domingo, 27 de marzo de 2011

Salón del Libro Infantil en Orihuela...y yo en el ajo.

El viernes se inauguró el IV Salón del Libro Infantil en la Ciudad de Orihuela. A mí me habían puesto en el programa para una Mesa redonda en la mañana del sábado.
Aquí aparezco, junto con otros escritores.

La verdad es que me pusieron, pero yo ni me acordaba de que tenía tal compromiso, si no me lo recuerdan un par de días antes...jajaja
Desde las vidrieras de la LONJA-Conservatorio-Auditorio , que, por cierto, tengo justo delante de mi casa, se puede ver la fachada de la iglesis de San Sebastián, que tiene seis siglos de antigüedad.
Aquí está la mesa de escritores, bueno, las dos chicas son una bibliotecaria y otra de una asociación de padres de un Colegio.

¿Dónde estoy yo?.....
Aquí, al extremo de la mesa, no sé si de telonera, guinda del pastel, postre del menú o-como dije yo- de AJO, porque el ajo se repite mucho jajaja y como intervine en último lugar...ya los demás lo habían dicho todo.
Escucho con atención lo que dijeron los otros oradores, que llevaban sus notas como es normal...menos en mí, que siempre toreo sin capa, es decir, jamás preparo nada: miro a la gente y les hablo.
En este caso mi intervención fue- según dijeron todos- pura pasión, yo diría más bien que fue espontánea, y advertí a todos que yo no sé ser de otra manera, aunque me lo proponga mil veces.

Verba movent, sed exempla trahunt. Las palabras mueven, pero los ejemplos arrastran.

Eso dije.

Si el niño o el joven no tiene el ejemplo de pasión por la lectura y por los libros en su casa y en sus profesores...mala cosa.

Hay quien dice que un libro es un pobre regalo, bien, pues completen el regalo con otra cosa todo lo cara que quieran, pero que no falte el regalo del libro en ninguna fecha de celebración, porque el niño ha de interiorizar que el libro es un regalo, un premio, un placer, y no el castigo que le viene impuesto por el profesor de turno.

Hay quien dice que los libros acumulan polvo, pues bien, existen los plumeros, las aspiradoras y la posibilidad si la cosa pasa a mayores de sembrar patatas en el polvo...y a lo mejor brotan.

Ese fue mi último rasgo de humor. Por tanto, la conferencia acabó en carcajada general. Después del turno de preguntas del público (la primera pregunta fue para mí) me levanto deseosa de salir a dar un paseo bajo el sol primaveral que por fin lucía esplendorosos tras días de niebla, viento de levante y lluvia. Conversando con los escritores Julián Montesinos y José Luis Berenguer, al fondo Manuel Ferrer, Jefe de Servicios Educativos del Ayuntamiento y Moderador de la Mesa.

José Luis Berenguer me dijo que salía con las pilas recargadas después de haberme oído hablas con tanto entusiasmo. Es el que lleva barba y la carpeta azul.

****

¡Ah!, una cosa, los bordados de la camiseta negra que llevo...los he hecho yo, esyoy orgullosa de lo bien que me han quedado.

19 comentarios:

Cayetano dijo...

Pues sí, te pusieron en la esquina para que tiraras un "córner".
Olé, torera. Ahí se ve el poderío docente y literario.
¿Por qué le llamarán mesa redonda si siempre es más cuadrada que la raíz de 100?
Salutem pluriman, etc.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:


Sabes que el polvo de los libros es solera, como la del buen vino.

Seguro que resultaste simpatiquísima y las personas saldrían con una sensación agradable.

Besicos, Montserrat

Begoña de Urrutia dijo...

Está claro que te divertiste y divertiste a los demás. ¡Viva el humor!. Hay muchas otras cosas que recogen polvo y sin embargo no son tan enriquecedoras como el polvo de los libros.
Es bueno verte otra vez en acción; espero que la corrección que te traes entre manos vaya avanzado.
Un abrazo fuerte

MAJECARMU dijo...

Mi felicitación por esa espontaneidad y tu amor a los libros.LOS NIÑOS DEBEN APRENDER A AMAR LA LECTURA,SIN DUDA ALGUNA.
Mi abrazo inmenso,maestra.
M.Jesús

cabopá dijo...

Ya estás poniendo un día de estos esos bordados de la camiseta negra, artista que eres una artista...No sólo de las palabras, ahora también del costurero...je,je...
Muy buenos consejos diste en la mesa alargada y de guinda nada tu siempre de "tortada murciana" ¡Qué rica"...Ayer en Aguilas comí una bien rica hecha en Lorca que son maestros pasteleros.
Besicos.

Amig@mi@ dijo...

No paras, jaja, siempre dándole a la pata...
( eso es un dicho de por aquí)
Y yo que acabo de terminar un libro infantil...
¡Qué casualidad!
Besos

Rosario dijo...

¡Mae mía! Lo que se aprende en este blog...
¡Sin papeles, espontanea, sin ninguna chuletica... y encima costurerica!
¡¡¡Pues menuda escritora!!!
Seguro que fuiste el alma de la reunión.
Un abrazo fuerte amiga,desde mi Librillo

Francisca Quintana Vega dijo...

Sigo pensando que es un honor haberte conocido, saber de tus obras y actividades. Y...aunque en los más lindos caminos haya alguna piedrecita...no le des importancia.
¡Creo que eres una persona afortunada!. Un beso fuerte para tí.

Menchu dijo...

Enhorabuena!!!
por tu soltura
tan pura,
por tu costura,
pintura,
y por derramar cultura.
Ahora vengo!!!.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, esa misma pregunta me la hago yo; las mesas redondas simbolizan la igual categoría de los que a ella se sientan, los caballeros de la tabla redonda del rey Arturo de Ingalaterra, los doce pares de Francia en la Table ronde...jejeje en las otras...yo qué sé. Y, al cabo, ¿qué
importancia tiene?
Un saludo

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, he visto a tu nietecica vestida de fallera, qué preciosa está, y tú, qué bella.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Begoña, he entrado muchas veces a tu blog y no encuentro artículos ¿es que no escribes o es que no sé encontrarlos?
Bien sane Dios que me encantaba leer las cosas que contabas.
Esta mañana he estado en Alicante trabajando con mi editor y su equipo en las puebas de la novela.
Va genial. Muchas gracias.
Un besico, guapísima, que me pongo muy contenta cuando me vistas.

Rosa Cáceres dijo...

MAJECARMU, la lástima es que yo no tengo niños como alumnos, sino jovencitos de bachiller. Espero trasmitirles mi entusismo por la literatura, en ese sentido...hago lo que puedo.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, no paras, ahora en Águilas..., vaya sitio bonito, aunque una vez se nos ocurrió volver desde allí a Mazarrón por la costa y por poco no lo contamos, porque era una senda de cabras con acantilados y tramos con peligro de derrumbe, terreno gredoso...bueno, cuando pudimos bajar aquellos montes, que no se veía el fondo del precipicio...¡Ah, qué miedo pasé!
Desde entonces, si el camino no está asfaltado, no quiero ir por él.
La última vez que estuvimos fue el año pasado, y por carretera como Dios manda.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Amig@mi@, enhorabuena, un libro infantil...qué maravilla.
Ya nos contarás cosas ¿no?
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, no se hablar sino mirando a los ojos a mis interlocutores...o a mis oyentes.
seguro que tú me entiendes muy bien. A los niños se les habla tanto con las palabras como los ojos y con los gestos. Y a los mayores igual, porque nunca dejamos de ser niños en el fondo.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Francisca, ¿cómo puedo darte las gracias por tus preciosas palabras hacia mí?
Yo sí que estoy encantada de haberte conocido, eres la amabilidad en persona, y tu blog está lleno de buenos sentimientos.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Menchu, es un comentario original, en verso breve de rima única.
Muchas gracias.
Un besico

Amig@mi@ dijo...

No lo dudes, lo haré.
Besos de nuevo
:)