domingo, 9 de marzo de 2014

No envidies


No envidies a nadie, porque en este mundo cada cual tiene su tiempo y nadie vive en días ajenos. 
La envidia es un sentimiento inútil y dañino, perjudica al que envidioso, no al envidiado.

27 comentarios:

Maruja dijo...

La envidia es una de las peores enfermedades. Un saludo y feliz domingo.

Rosa Cáceres dijo...

Maruja
Así es. Yo no quisiera jamás sentir envidia.
Un abrazo

AMBAR dijo...

Hola Rosa.
No importa que nos visitemos poco, lo importante es no quedarse en el olvido he repasado unas cuantas entradas y las he disfrutado.
Muy cierto que la envidia es dañina y muy mala enfermedad, corroe a quien la padece pero también a quien va dirigida, la persona que envidia, puede causar mucho daño.
Un abrazo y un buen domingo.
Ambar

Amig@mi@ dijo...

Pero es tan abundante, Rosa...
Es difícil de vencer.
Un abrazo

Cayetano Gea dijo...

La envidia es muy mala.
Un servidor, como decía Fray Luis, prefiere pasar por esta vida "ni envidiado ni envidioso". Y el poeta sabía de qué hablaba. Había padecido en su propia carne los rigores de la envidia ajena.
Un saludo.

Cayetano Gea dijo...

Aunque se dice que el gran pecado de los españoles es precisamente éste, habría que distinguir entre lo que llamamos la "envidia sana" y la enfermiza. He conocido gente que realmente "enfermaba" si a ti las cosas te iban medianamente bien. En este caso estamos hablando de algo destructivo y mejor no ponerte nunca en el punto de mira de uno de estos "francotiradores."

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola, amiga...admirada, querida y entrañable amiga...¡qué frases más ciertas!. El envidioso suele coincidir con "el trepa". Son capaces de muchas cosas para conseguir destacar y lo más importante para ellos es estar ahí. El prójimo les importa muy poco. Un beso, querida amiga. En mi bloG he puesto una reseña del día que estuvimos en la tertulia de "Gallos quiebran albores", de Mérida. Es una foto muy linda...me enorgullece de haberos tenido allí .Besossssssssss

Rosa Cáceres dijo...

AMBAR
Es verdad, aunque nos visitemos poco, ahí estamos, apreciándonos y sintiéndonos amigas.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Amig@mi@
Yo no quisiera padecer esa auténtica enfermedad del alma...Hay que alegrarse de los éxitos ajenos, creyendo además que el éxito propio es alcanzable, al menos en lo personal, que es lo que realmente importa al final.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano
La envidia sana conduce a la emulación, que consiste en intentar ser tan bueno como otros en la materia de la que se trate, pero la tristeza por el bien ajeno...¡qué triste es!-valga la redundancia.
Un saludo

Rosa Cáceres dijo...

Francisca
Voy a visitar tu blog ahora mismo. Lo pasamos muy bien ese día, me encantó estar entre vosotros. No olvidaremos vuestra acogida, que fue de verdaderos hermanos, más que de amigos.
Un besico

María Bote dijo...

Es totalmente cierto que, la envidia y el rencor, hacen más daño a quien lo siente, que a quien lo padece, querida Rosa.

Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

María
Compadezcamos al envidioso entonces.
¿Cómo va tu pierna? Espero que ya en vías de recuperación total.
Un besico

Alicia María Abatilli dijo...

Alma pequeña debe tener aquel que envidia, no sabe llenar la propia.
Abrazos, Rosa.

Rosa Cáceres dijo...

Alicia María
es cierto lo que dices.
Muchas gracias por visitarme.
Un abrazo

Conchita dijo...

QUERIDA ROSICA, PARA MI ES LA PEOR ENFERMEDAD QUE PUEDA PADECER EL SER HUMANO , PADEZCO MUCHAS PLAGAS PERO ESA NO LA HE PADECIDO EN MI YA LARGA VIDA... UN ABRAZO CONCHITA,

Patricia dijo...

Muy lindo, es una emocion negativa que solo danya al alma.
besos,

Rosa Cáceres dijo...

CONCHITA
ya sé que no la padeces; eres una de las personas más generosas que conozco, y la generosidad es opuesta a la envidia.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Patricia
Ojalá no la experimentemos nunca ¿verdad?
Un abrazo

Gabriela Szuster (Gamyr) dijo...

La envidia envenena por dentro.
Saludos :)

PEPE LASALA dijo...

Así es Rosa, no hay que envidiar, sino tomar ejemplo, la envidia es de lo peor que hay, y además quien la padece sufre. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

Rosa Cáceres dijo...

Gabriela
Lo que ocurre es que la envidia está "ahí", acechando los momentos de debilidad emocional...¡Huyamos de ella!
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

PEPE
Estoy completamente segura de que tú jamás la has sentido. La envidia muerde el alma, es dolorosa, lacerante...Dios nos libre de ella.
Un abrazo

Conchita dijo...

BUENAS MADRUGADAS , QUERIDA AMIGA ROSICAAAAA...

PEPE LASALA dijo...

Hola de nuevo Rosa, vengo aquí a despedirme hasta la vuelta y a desearte muy buena Semana Santa. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.

PEPE LASALA dijo...

Hola de nuevo Rosa, vengo aquí a despedirme hasta la vuelta y a desearte muy buena Semana Santa. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.

PEPE LASALA dijo...

Por aquí paso de nuevo Rosa, para saludarte tras la Semana Santa. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.