miércoles, 16 de septiembre de 2009

La amabilidad

La palabra amable es como una caricia de quien la dice para el alma del que la recibe.

*****************

Una pequeña alegría puede acabar con la negrura de un día entero.

******************

Más vale ser un poco amable todos los días que muy amable un solo día a la semana.

************

Y ahora...una coplilla:

Que detrás del abanico

que en la mano tengo abierto,

te tengo guardado un beso.

Ven y verás como es cierto.





28 comentarios:

Silvia dijo...

Rosa, ha sido un placer conversar contigo esta tarde. Al hilo de tu post, muchas gracias por tu amabilidad.

En cuanto me descargue las fotos te las envío. No se me olvida.

Un beso :-)

Jota Ele dijo...

Bonita foto y graciosa coplilla, Rosa.

Por cierto, hablando de amabilidad, ¿estás enfadada conmigo? De un tiempo a esta parte, no te he visto por mis blogs.

Evidentemente, no tienes obligación alguna de visitarme, pero me ha extrañado.

De todas formas, no me hagas mucho caso, seguramente son rarezas mías.

Un cordial saludo.

Begoña Sánchez dijo...

La amabilidad, palabra que parece entrar en el olvido...

Besos

Rosario dijo...

Acabo de ver un comentario tuyo, en la foto de la catedral de Guadix, en el verano se me pasó, pues en la playa el ordenador estaba de descanso...
Hoy te lo agradezco pues me gusta ser amable, además es cierto que las calles son muy estrechas y las chapas pueden sufrir esos "chichones". Bonita rosa
Un abrazo fuerte Rosario

Arantza G. dijo...

Y tú haces gala de ello.
Me gusta la coplilla, un poco picarona...ja,ja.
Un beso lleno de cariño.
Cuando termine el libro que estoy leyendo comenzaré con el tuyo.
Tengo unas ganas....

Sara dijo...

Siempre, siempre lo practico y me da muy buenos resultados, esta es la mejor filosofía de vida para ser feliz y hacer felices a los demás.
Gracias por este post tan amable y bonito, te dejo un abrazote.

Rosa Cáceres dijo...

Silvia, lo mismo digo, desde luego las fotos que me has hecho me han encantado. estoy deseando ver cómo queda la entrevista en el periódico.

Un beso.

Rosa Cáceres dijo...

Jota Ele, gracias, salao.
¿pero cómo se te ocurre que pueda yo estar enfadada contigo? ¡de ningún modo! Lo que pasa es que voy como una moto y estoy faltando a mi costumbre de visitaros y dejar un comentario. El comienzo de curso me estresa de manera increíble. Tengo cosas con esto del libro, que se une a lo anterior.
Para colmo una contractura importante en el cuello me obliga a ir a rehabilitación una hora al día...y lo peor es que sigue doliéndome horrores.

Estoy con programaciones, reuniones de Departamento y gestiones varias que me corresponden como Jefa de Departamento.

Mis disculpas de todas formas.

Rosa Cáceres dijo...

Begoña, no creo que la amabilidad esté olvidada. hay mucha gente amable, encantadora...tú, por ejemplo.

Oye, y yo también jajajaja

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, jajaja aquello fue...no tengo palabras para describirlo. Pero con el coche encajado que tendríamos que habesr salido rompiendo el parabrisas o el cristal trasero. Para no olvidarlo.
Pero ¡qué maravilla Guadix!

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, a leer deprisa el que tienes entre manos, que estoy deseando que me digas qué te parece.
Si te gusta la Edad Media, las Cortes de Amor o el amor cortés, las serranas y todo eso...además de el Cid Campeador y la Reconquista...te gustará.
¡Qué emoción...!

Rosa Cáceres dijo...

Sara, preciosa, ¿qué es lo que practicas? ¿los besos tras el abanico? ¡Qué bonico!


Un abanico sirve...
¿sabéis para qué?
para ocultar el rostro
y tapar los besos
de una mujer.

Leticia dijo...

Muy bonita la coplilla...

Clares dijo...

La amabilidad... qué distinto sería el mundo, qué diferente la vida, si nos educaran en la amabilidad. No en los buenos modos, sino en la amabilidad real, aquella que considera a los demás seres, no como enemigos, sino como iguales, aquellos a los que puedes sonreir porque sabes que entre toda la creación, ellos son los únicos que tienen esa misma capacidad tuya del gesto amable.

Ruy dijo...

Réplicas

1)... Que presto se olvida
si no la repites mañana.

2)En la negrura de la noche
resuena la risa
de la amargura vencida.

3)Amabilidad de un sólo dia,
más es tropiezo que alegría

4)Beso guardado, escondido
no lo quiero, que no es mío.

cabopá dijo...

Me quedo con "más vale ser amable todos los días....."
Qué verdad esta, tan fácil de llevar a cabo y que poco la practicamos a veces................
Antes de salir a la calle o quizás antes de despertar deberíamos tomarnos unas gotitas de "amabilina"...Cada día es un gran día y lo más amable es vivirlo....Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

Leticia, una coplilla alegra un poco ¿verdad?
Es una debilidad mía esto de rimar nimiedades así, considero que es echar un poco de sal y pimienta a la vida diaria.

Rosa Cáceres dijo...

Clares, qué razón tienes. Ser amable es ser digno de ser amado, pero únicamente se puede ser digno de ello si antes un ha considerado que los que tiene a su alrededor merecen ser amados a su vez.
Parece un galimatías, pero es que es así.
El ser humano es capaz de sonreír a sus semejantes. Maravilloso don.
Disfrutémoslo.

Rosa Cáceres dijo...

Ruy, qué metódicamente replicas a mis frases. Me encanta la réplica 2 y la 3, que es genial.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, seguro que tú no necesitas gotas de amabilina, jajaja, yo creo que tampoco. Soy de las que me lanzo y trato a la gente al primer momento como si la conociera de toda la vida.
Luego alguna petrsona que otra me sale "rana", pero hay más que me salen "perlas".

maruxiña dijo...

Es tan fácil ser amable y a veces parece que nos cuesta tanto, sobre todo a ciertas personas.

Biquiños!

Amig@mi@ dijo...

¿Qué cuesta ser amable?
¿Cuánto se gana?
Un besote

fonsilleda dijo...

No está de moda la amabilidad, como tampoco lo están muchos comportamientos necesarios para la buena convivencia.
Hay que recuperarlos. Tú eres amable, se nota incluso nada más leyéndote.
Bicos.

Rosa Cáceres dijo...

maruxiña, la sonrisa es la mejor embajadora del espíritu de una persona.
Pero ha de ser sincera, y ha de salir del corazón a los labios.

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, qué dos preguntas tan tendenciosas. Se parece a las que hacen los alumnos de instituto. ¿para qué sirve?
Sé que lo dices por eso, es una fina ironía.
La sonrisa no nos cuesta nada, y nos pagan con otra, o con afecto.
¿para qué sirve el afecto?
Para no sentir frío en el alma.

Rosa Cáceres dijo...

fonsilleda, que cada uno tome su apero de labranza y se dedique a labrar el terreno que tiene a su alrededor, para que crezcan ahí las flores y las espigas, las frutas sabrosas y la hierba verde y fresca.
La mayor caminata comienza por un solo paso.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

GRACIAS POR LA AMBILIDAD Y CULTURA QUE DERROCHAS EN TUS ENTRADAS.
BESOS DESDE VALENCIA, DE ESTA CATALANA

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat,
besos, cultura,
qué derroche de humor
cuánta locuraaaaaaaaaaa...
Gracias, catalana.