jueves, 17 de septiembre de 2009

Otro paseo por Orihuela y pensamientos filosóficos al hilo de las imágenes

Esta rotonda tiene una barraca huertana con su crucero y todo. La pobre barraca tiene unos cuantos naranjos y palmeras, y coches y más coches que la circundan constantemente.




Aunque alrededor de tu mente den vueltas y vueltas los pensamientos autodestructivos, recuerda que tienen prohibido entrar en ella. Así como los coches tienen prohibido entrar en esta rotonda.



Calle del Ángel, al fondo la torre de Santas Justa y Rufina, Monumento Nacional. Tiene unas gárgolas impresionantes. En primer término el palacio Sorzano de Tejada.
Justo a los pies de Santa Justa está el Museo de la muralla árabe de la ciudad.


Por una calle estrecha se puede llegar a una maravillosa meta.



Camina tranquilamente, pero ten la previsión de cimentar fuertemente tus propósitos. Y tendrás una muralla que impida la entrada al desánimo.




Inicio de la subida al Seminario de San Miguel, se llega echando el bofe, pero desde allí se ve hasta la torre de la catedral de Murcia, tan cerca estamos, aunque Orihuela sea de Alicante.
Desde mi casa se ve toda la impresionante cuesta de subida y el seminario entero. Por la noche hay un montón de ventanas encendidas. Son los seminaristas estudiando.




Ascender por una cuesta empinada es trabajoso, pero no es necesario hacer el recorrido a la carrera. Vale más la constancia que el apresuramiento. Sube, aunque sea a paso de caracol ¡Sube! Una vez arriba, verás que te has superado a ti mismo y que todo el paisaje adquiere otra perspectiva. y tus problemas parecen más pequeños, vistos desde la altura de la superación personal.






La catedral, una de las puertas, la de las cadenas. La torre fue minarete árabe.

Que ninguna cadena te impida la entrada a tui mundo interior.
Rompe la cadena cuyos eslabones son la preocupación, el prejuicio, e la inquina, la indolencia, la envidia...

Nadie mejor que tú sabe de qué metales están forjados los eslabones de la cadena que quiere apresarte.

Un callejón tiene a la izquierda el claustro de la catedra, al fondo puerta lateral de la Biblioteca Pública, también instalada en un palacio.




Los libros son, sin duda, la llave que bre la puerta de un mundo fabulosos.



Los libros son la alfombra mágica en la que vuela la imaginación.



Los libros son la lámpara mágica de la cual sale la genialidad y el prodigio.







Una rotonda cercana a mi casa, la palmera es un enorme ejemplar de siete brazos.

Abre tus brazos a quienes buscan en ellos refugio. Muéstrate dispuesto a la acogida. Para unos sé abanico de palmas, para otros sombra refrescante, abre tu corazón y no te guardes sólo para ti.




Claustro de la Catedral.
**************************


**************************
Aprende a estar a solas contigo. Es necesario. Si no sabes escucharte a ti mismo, no pretendas hacer creer que sabes escuchar a los demás.



25 comentarios:

Jota Ele dijo...

Muy bonito reportaje de Orihuela, Rosa e interesantes pensamientos para "bucear" en nuestro interior.

Una entrada redonda, vamos.

Un cordial saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Gracias, Jota Ele.

Esta tarde el ordenador me está toreando, no dy pie con bola...
Un saludo

Miguel dijo...

Amables y sesusos pensamientos al socaire de lindos y sugerentes paisajes. Un post alegre y vistoso.

Un abrazo.

Cyd Charisse dijo...

Me da una nostalgia tremenda ver estas imágenes. Yo pasé seis años en Orihuela, interna en un colegio de monjas y recuerdo perfectamente la catedral y el seminario, al que subimos más de una vez de excursión.
Por entonces yo detestaba la ciudad por mi situación de 'internamiento' pero cuando he vuelto después, lo he visto todo con otros ojos.
Y los pensamientos son una maravilla, lo seguiré al pie de la letra...

Rosa Cáceres dijo...

Miguel, improviso sobre la marcha, así lo hago. tengo tantas cosas en este momento que aquí pienso según escribo. Pero es verdad que las imágenes, las calles, los rincones, sugieren pensamientos.

Rosa Cáceres dijo...

Cyd Charisse, cómo lima el tiempo las asperezas del recuerdo, cómo nos deja el poso en el fondo de la memoria, y siempre es un posos reposado, valga la redundancia, amable, con sabor a nostalgia.
Te entiendo perfectamente.

Gala dijo...

Bonitas fotos y mejores comentarios.
Aprovecho para felicitarte por tus novelas.
Un beso

Rosa Cáceres dijo...

Gala, muchas gracias, me alegra que te hayan gustado los comentarios.

Pili dijo...

Hola Rosa, qué bonitas reflexiones para uno y acompañadas de fotografías estupendas.
Un beso

Luis G. dijo...

Rosa, mañana tendré tu novela. Ansío leerla en mi próximo viaje en tren, mientras su traqueteo se funde en el paisaje, camino de Andalucía. Y felicitarte por tu reportaje. Me ha gustado mucho, con el singular aditamento de esa serie de sugestivos pensamientos. Hay uno que se acopla muy bien a las felices sensaciones que obtenemos en nuestras ascensiones a las cumbres de las montañas: "Una vez arriba verás que te has superado a ti mismo". Precioso.

Besos.

Gala dijo...

"Mucho mejor es ser carne de poesía que letra de poema".
Precioso comentario.
Muchas gracias

cabopá dijo...

"Los libros son la alfombra mágica en la que vuela la imaginación" Me quedo con este pensamiento, me parece genial....Estás hecha una fotografa-comentarista perfecta..tus palabras ayudan a ver lo que la foto no nos ensenña..
Esa casa azul yo también la fotografie cuando estuve por ahí, eso que cuentas que se ve la catedral de Mu desde el monte del seminario....tengo que ir un día con alguien que haga de cicerone como tu misma....será una visita única e irrepetible....Besicos.

maruxiña dijo...

Muy bueno acompañar las imágenes de los pensamientos, genial.

Buen fin de semana.

Biquiños guapiña!

Antonio Verdú Asís dijo...

Orihuela, qué preciosidad, algún día iré por ahí para disfrutar de sus calles y plazas, sin prisas.

Begoña Sánchez dijo...

Bonito paseo por Orihuela, acompañado de tus pensamientos.

Besos

Arantza G. dijo...

Como dicen los chavales; te has salido con esta entrada.
Soberbia.
Preciosas las fotos y las citas no valen menos.
Besos con cariño.

Rosa Cáceres dijo...

Pili, la jienense...
Andaluces de Jaen, aceituneros altivos...-que dijo Miguel Hernández.
Muchas gracias, recuerdo con enorme cariño los días pasados en tu provincia, Übeda y Baeza ¡Baeza! inolvidable su aire transparentre y frío, y el aula en que dio clases Antonio Machado...
He oído tantas maravillas sobre Cazorla...pero no la conozco aún. Todo se andará.

Rosa Cáceres dijo...

Luis, con la novela va carta que te escribo, espero que disfrutes de la historia, en la que se entretejen experiencias, recuerdos y la peripecia real de unos seres libérrimos. Te haremos compañía en tu viaje, ellos y, con ellos en cierta forma, yo misma.

Rosa Cáceres dijo...

Gala, carne de poesía...cuánto me alegra que te haya gustado mi frase, puedes considerarla definitoria de ti misma. Quédatela como un pequeño homenaje que quiero hacerte.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, pues claro que sí...te guiaría por estos recovecos oriolanos jajaja aunque al seminario llegaríamos con la lengua fuera. Aquí en cuaresma todos los viernes suben por la noche haciendo el Via Crucis con velas encendidas. desde mi casa vemos las lucecitas ascendiendo por las vueltas y revueltas del camino. También hay dos subidas más: una es La Senda del Gato, monte a través pero empedrada. Y otra desde un manantial que hay y acaba en una fuente en Monserrate. En una calle del centro histórico, antes de llegas a Santiago.
La catedral se ve si no hay niebla. Ayer, cuando me fui al instituto, no se veía a dos palmos, parecía Londres jajaja. Parece mentira, el Segura, con lo escuchimizao que está, las humedades que levanta por esta cloaca quie es a su paso por Oleza.

Rosa Cáceres dijo...

maruxiña, atención a mi próxima entrada que va a ir sobre mi novela gallega, que terminé de escribir en Santiago de Compostela. No es broma. Yo escribo en hoteles muchas veces. Siempre llevo los trastos de escritora jajaja, total un bloc y una docena de bolígrafos(me los bebo) me bastan.

Rosa Cáceres dijo...

Antonio, con tu maestría para captar paisajes urbanos, Orihuela te daría abundancia de temas y motivos.
Gracias por tu amabilidad y la de Sole, me conforta contar con amigos como vosotros, para que luego digan de los blogs...

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, cualquier ciudad tiene rincones preciosos. Es una aventura espiritual irlos descubriendo. Me seducen los ambientes no invadidos por el turismo al uso, las cosas en que nadie se fija, un azulejo puesto con gracia, una maceta en una reja antigua, una puerta con un picaporte deslustrado por los años...

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Preciosas imágenes de Orihuela y sabios pensamientos.

Gracias por publicarlos y permitirme verlos.

Saludos desde Valencia

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, Valencia es una de las ciudades que me gustan con locura. Allí me encuentro como en casa.
saludos desde la Vega Baixa, el extremo sur de la Comunitat.