sábado, 22 de mayo de 2010

Un sencillo relato sobre un sencillo tesoro

A ella no le costaba esfuerzo llevar el corazón en la mano.
Le parecía que llevándolo así, disponible, le resultaba más fácil relacionarse con otras personas que también preferían la sinceridad al artificio.
Y su corazón tenía matices diferentes, que se mostraban oportunamente para compartir alegrías espléndidas, esperanzas verdes como la hierba en primavera, y alguna pena, si tocaba.


Contenta de coleccionar corazones, gustaba de acercarse a los que ya consideraba suyos en parte, porque, amigos míos, una persona se hace dueña (en parte, no digo del todo) de los corazones de
los que son sus amigos y no tienen duda en mostrar su afecto:
ahí ya han abierto una puerta, ahí ya han dado un trocito de sí.
Y para ella esos corazones sonreían de corazón.
Los amigos son hermanos que podemos elegir.

Así es que esos eran sus mejores tesoros, sus joyas preciadas.

Y aunque no tuviera mucho tiempo algunos dias, ni uno solo pasaba sin que se acordara de ellos. ¡Y qué alegría a cada latido que le dedicaban!
Sobre las esmeraldas de mar tenía posados varios.




En suma, ella tenía una gran cantidad de corazones que se había encontrado en el mar de su blog, y habían llegado a su orilla.
De veras que los había recogido con todo su cariño, y quería cuidarlos.



Y siempre, siempre, les prestaría oídos...oídos de nácar.


Oídos como para escucharlos a todos, a todos, a todos...


Solución al enigma: "ELLA" SOY YO
que colecciono corazones de playa .
..de monte...
de cumbres soñadoras
de peñas serradas
de ciudad del norte
de ciudad del Sur










25 comentarios:

cabopá dijo...

A mi no me hacía falta resolver el enigma. Tus palabras,tus corazones(CORAZÓN) va contigo donde quiera que tu vas...
Me voy luego vuelvo...(a la calle)
Eres mi primera amiga bloguera, te quiero un montón a través de nuestras ventanas y tu maestría en las letras a veces quisiera hacerala mía...
BESICOS.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA:

SON PRECIOSOS TODOS ESATOS CORAZONES, PERO EL TUYOI AUN LO MÁS.
CUIDATE MUCHO Y BESICOS, Montserrat

caracola dijo...

¡Que entrada más linda con metáforas de piedra y nácar!

Yo tambien coleccciono piedras, esmeraldas de mar y orejas de nácar.

Me ha encantado pasearme por tu mar, con el corazón en la mano :)

Un abrazo.

Cathy Brown dijo...

Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa,me emocione hasta las lagrimas!!!!Te pasaste con estas bellisimas palabras,Te quiero mucho mi querida Hada!!!!!.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, ayer hice esta entrada antes de ir a pasear por el puerto deportivo porque Montserrat decía que en la última no había dejado respuesta para mis comentaristas. Dos veces subí la fotico de Cabo Palos que me mandaste, porque me acordé de ti, mucho, es verdad, ya que estamos en el mismo mar, al dar la vuelta al Cabo que separa Mazarrón de Cartagena, total...el caso es que cada vez que miro para La Azohía y Cabo Tiñoso me acuerdo de tu nombre, de ahí que Javier te adjudique los corazones que me encuentro y diga que son regalos de mi amiga CABOPÁ.
Así es que el efecto es mutuo, y más que estoy segura de que habrán oportunidades de volver a vernos. Jajaja, el lunes y el martes iré por la tarde a Murcia, pero....a médicos, malhaya sea mi sino jajaja

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, ahora mismo vuelvo a Orihuela, pero en fin, en el Puerto de Mazarrón tengo ordenador, pero escasísimos archivos fotográficos . Y como sabes que coleccuiono piedras del mar, porque me enamoro de muchísmas, incluso de pedruscos enormes, y tengo la casa llenetica de ellos...pues eché mano de estas colecciones y les puse el relato-descripción de mis sentimientos blogeros.
Tú eres en él "la amiga de las peñas serradas" Montserrat...

Rosa Cáceres dijo...

caracola, ¿coleccionas lo mismo que yo? Eso es que nos parecemos en algo.
¿Colecciones también caracolas? Yo tengo muchísimas, incluso en botes de cristal, que los lleno con piedras, caracolas, chapinas...y agoa (ópticamente se agrandan y brillan) y quedan muy decorativos, mi casa es una "tarrería" jajaja.
Añadir las metáforas ya es cosa de coser y cantar.

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, daría algo por conocerte en persona...No he visto a nadie cn esa emotividad tan calurosa y humana que tú tienes.
Lagrimitas de emoción
que Cathy siempre derrama,
son regalos de ilusión
que de Argentina me manda.
Su afecto, que es tan sincero,
y a todo el mundo regala
la convierte en corazón,
con sentimientos de plata.
De oro es tu alma de amiga,
de plata tus emociones,
de perlas tus lagrimitas
y el amor que tú les pones.

Arantza G. dijo...

ERes todo corazón.
Te quiero.
Besos llenos de cariño.

Cayetano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cabopá dijo...

¿No has visto mi exclusiva...?
Un día tenemos que vernos en Mazarrón a ver sí yo encuentro esos corazones...
Besicos.

Cayetano dijo...

Coleccionar corazones
no es cosa caprichosa,
que en esta vida azarosa,
entre varias colecciones,
no hay ninguna tan honrosa.

Debes tener tus razones,
cuando a toda luz expones
tu afición, amiga Rosa.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano

Mis razones son prosaicas,
tengo poco de enigmática,
mas procuro ser simpática
Porque es bueno ser empática.

Los corazones artísticos,
pues y me esmero pintándolos,
son saludos metafóricos
que yo envío, decorándolos.

Los profesores "históricos",
comprenden a los "románicos"
cuando hacen sus artículos
claramente improvisándolos.

Me esmerado en las esdrújulas,
al puro gusto romántico;
el arte decimonónico
que así me estaba inspirándolos,
es epigrámático y atíco
y gramático y simbólico,
y espero que lo hiperbólico
no os resulta muy antipático.

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, de ti me acuerdo
cuando escribo algunas cosas,
porque son sobre tu tierra
que es, como tú, preciosa.

Yo soy mujer de secano,
mediterránea y algo sosa,
y he de imaginarme cielos,
montañas y ciudades trafagosas
con horizontes distintos
a los del sur, de esta zona.

Muchas veces yo quisiera
en sociedad tan curiosa
como yo sé que frecuentas
probar cocina sabrosa
que no sea de gaspachos,
ensaladas y esas cosas
que como la paella mixta
son el condumio en Levante
porque es Región calurosa.

Voy a ver si tengo suerte
y puedo viajar rumbosa
rumbo a las tierras del norte
y decir: Aquí esta Rosa,
Arantza. Yo me presento
desde mi blog, amistosa,
porque las dos en persona
nos contemos nuestras cosas
como dos buenas amigas.
¿un saludo, salerosa!

Adolfo Payés dijo...

Así me quedo siempre que te visito con el corazon en la mano..


.... después de tanto tiempo sin visitarte.. ya lo siento..

Un abrazo
Saludos fraternos

Que tengas una semana formidable..

Cassiopeia dijo...

Rosa, sigues sorprendiéndome. En casa tenemos un poco de todo; pero jamás pensé que los tuyos eran corazones paridos de tierra y mar.

A mí me regalan muchos porque firmo (a mis queridos) siempre con uno.

Y mira esto: uno de mis hijos colecciona piedras; el otro arenas de distintas playas del mundo, y yo, caracoles y pedacitos de coral de playas caribeñas.

Pero tus letras, repletas de corazones de amor... eso es inigualable. Gracias por ese regalo que tan preciado compartes con todos.

Un abrazote

Cathy Brown dijo...

BELLISIMOOOOOOOOOOOO!!!!!!mil gracias....

María Bote dijo...

Colecciona corazones,
Rosa, en sarta de amores.
son de todos los tamaños
y de todos los colores.

Coleccionando los sueños
que pululan por los blogger,
la de apellido señero,
colecciona sensaciones...

Sencillamente admirable,
Magnífica mujer y escritora.
Te felicito en este hermoso
domingo de Pentecostes, tan adecuado para que nos muestres tu bella colección.
Besos. María.

Cayetano dijo...

Con tu poema hiperbólico
no puedo estar impertérrito,
mas no son versos diabólicos,
en todo caso benéficos.

Emplear versos esdrújulos
es un pasatiempo espléndido
-idea de Rosa Cáceres-
de agudeza, ingenio y mérito.

Nácares y piedras sólidas,
orejones hipoacúsicos,
corazones alopécicos...
Ornan en grado mayúsculo
como adornos estratégicos,
poblando un mundo simbólico,
creando un cosmos modélico.

Un pasatiempo simpático,
un detalle de gran mérito.

Rosa Cáceres dijo...

Adolfo, eres generoso, amable y por todo eso digno de que todos te aprecien, pero...también eres un poeta de raza, porque poeta se nace, no hay remedio...así es que ¡jajaja! me estoy imaginando las carcajadas que te producirán mis ripios de entretenimiento.
Algo de poesía escribo, no creas, pero soy demasiado tímida como para exponerla aquí, porque hay poetas de verdad que pueden leerla...
Un saludo...de corazón.

Rosa Cáceres dijo...

Cassiopea, yo me encuentro corazones en sitios increíbles, pero en la playa...a cada paso, es un misterios, porque Piedras de Jaqueca me he encontrado tres o cuatro nada más en toda mi vida.
Yo colecciono piedras, como tu hijo. Tengo mi patio de detrás en la playa con ejemplares de todos los colores y de formas curiosas, grandes algunas. También las pinto y las uso para sujetar puertas y que no den portazos, para sujetar libros, como pisapapeles...
Nunca he estado en El Caribe, me imagino lo bonito que será encontrar un trocito de coral...
Un besico.

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, no merece las gracias, ya sabes que lo digo...de corazón.

Rosa Cáceres dijo...

María Bote,
Tú si que escribes poesía,
y me asombras con tu arte,
no me queda más remedio
que esforzarme en imitarte.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano

No puedo lanzar un reto
a mi amigo sevillano,
porque me gana sin duda,
en cualquier duelo a versazos.
Y como vive en Madrid,
se supera y me supera
porque es mucha capital
y es la tela marinera.
Creo que empero, lo reto,
soy así, yo no me enmiendo,
y se nota que he leído
"La venganza de don Mendo".
Sé que el buen don Cayetano
también conoce esa obra,
de todas formas, amigo,
la inspiración que te sobra
es tuya, y tan sólo tuya,
y no te cause zozobra
que esta humilde literata
no pretende hacerte sombra.

Cayetano dijo...

Esta semana ando muy mal de tiempo. Habrá que esperar el momento adecuado, sin prisas, para hacer un homenaje al "don Mendo" a versazo limpio.
Queda pendiente.
Un saludo.