lunes, 6 de septiembre de 2010

Chuzos de punta




No he podido resistirme a fotografíar este chuzo de sereno.

Lo serenos se las veían con los alborotadores nocturnos y les abrían los portales a los olvidadizos, sin contar con las veces que como hermanitas de la caridad conducían a los alegres beodos que no acertaban con su domicilio o con el ojo de la cerradura, si es que habían dado con la puerta por pura casualidad.

Ese grito de "¡Las dos y media y serenooooooooo!", ya está más que olvidado. Ahora se ha sustituído por los bramidos incoherentes de los pipiolos que regresan del botellón. Cosas de los tiempos...¡Oh tempora, oh mores! ¡Oh tiempos, oh costumbres!


*****

Me gusta fantasear con lo que yo haría con un chuzo así en mi poder jajaja....


*****

Si yo tuviera un chuzo

bien afilado,

ya podías subirte

por el tejado

que te iba a dar un cate,

¡desvergonzado!
********
Nota: he subido mi foto con el chuzo en la mano, en plan ofensivo y tal (que me la hice, oye, con una ilusión que era inconmensurable, porque la ocasión lo merecía, claro) pero la he quitado porque me ha dado cierta vergüenza, lo cual me alegra, pues demuestra que todavía me queda, que creía yo que no, la verdad.
Pero he pensado que ya cuelgo bastantes barbaridades a base de coplillas repentizadas.

45 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA:

PUES MENOS MAL QUE NO LO TIENES.

GRACIAS POR HACERME REIR.

UN ABRAZO, Montserrat

emejota dijo...

Ya te veía recogiendo el agua de casa con cubos por culpa de la lluvia porque caían chuzos de punta y vas y me sales con un chuzo de verdad. Dices bien, oh tempora o mores, no necesariamente mejores ni peores, sino diferentes y cada mochuelo prefiere su olivo. Un abrazo.

Rosario dijo...

Siempre tan oportuna con tus coplillas y con las palabras correctas.
¡Qué suerte tienen tus alumnos!
Un abrazo fuerte amiga, desde mi librillo.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, qué bien me has calado jajaja. No sabes las veces que doy gracias a Dios por no haberme dado el poder de fulminar con la mirada, porque a estas alturas tendría una verdadera multitud de chicharrones a mis costillas jajaja
Pero, oye, soñar no cuesta dinero...ni ná de ná. Y eso de fantasear con lo que yo podría hacer con un chuzo en la mano...jajaja

Rosa Cáceres dijo...

emejota, y lo mejor es que tengo una foto empuñando amenazadoramente el chuzo, claro que no la pongo aquí jajaja, bonita fama iba a adquirir...claro, que sería merecida jajaja

Arantza G. dijo...

Qué peligro!! jajaja
Un beso

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, ¿sabes que un grupo de alumnos me regaló la espada laser de la guerra de las galaxias y además comisionaron al padre de uno de ellos para que me la trajera a clase? Me pasan las cosas más estrambóticas. Y todo fue porque yo quería el látigo de Indiana Jones para fustigar a los alumnos...
Luego iba yo tan hueca con la espada por el pasillo. No tengo pudor para esas cosas jajaja, una señora respetable como yo jajaja Jefa de Departamento y tal. Oye ¿pero y lo bien que me lo paso?

Noelplebeyo dijo...

arma de destrucción masiva, según parece

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, peligro es poco jajaja no me conoces tú a mí.
Mis sueños son:
a) ser un dragón de los que echan fuego por la boca en plan lanzallamas y carbonizar a los indeseables.
b) manejar un látigo y pegarle zurriagazos en el trasero a los mismos de antes, en caso de que el genio de la lámpara no me concediera el deseo de ser dragona.
c) El chuzo (idem)
d) la vara de almendro (idem de lienzo)

¿Acaso soy yo solica la que sueña con estas cosas? jajajaja

Rosa Cáceres dijo...

Noelplebeyo, en este mundo de valores tan sólo económicos, sería arma de destrucción+iva, porque podría adquirirse en tiendas de armamento como las americanas, que va el ciudadano o la ciudadana (¡Oh, política de la corrección de género o génera!) y se compra los chicles para rumiar, rumiantemente hablando, y la pistolica pá apiolar al primero que se tercie.

Rita dijo...

Me encantan éstos objetos antiguos, me traen agradables recuerdos, lo que no sé es para que quería el sereno ese chuzo, que hacía con él, será cuestión de investigar, me pondré a ello........

Rosa Cáceres dijo...

Rita, yo creo que lo quería para amenazar, a mí me parece que atemoriza que no veas jajaja. Estoy por ponerme yo con el chuzo a ver que parezco jajaja

María Bote dijo...

Delicioso, querida Rosa. El texto, el chuzo,¡Dios mío qué tiempos! en fin todo. Pura delicia visitarte, amiga.
Besos. María.

andres lopez villar dijo...

Deberías haberla puesto (tu foto) , parecerías mas que un sereno , una amazona.
Recuerdo una vez cuando era muy pequeño a un señor cargado de llaves que decia las 12 y media ""y sigue lloviendo".
no pierdas tu humor ni tu ternura.
un beso

tejedora dijo...

No sé si quedó bastante o no lejano lo del sereno respecto al año en que nací. Lástima que no lo he podido ver, nada más que en las películas.
Y por la foto que dices que estabas con el chuzo, me encantaría haberla visto. Tienes un ingenio para las coplillas que ya quisiera yo.
Muchos besitos, mi Rosa murciana.

cabopá dijo...

Me hubiera encantado verte con el chuzo en la mano.....jejejeje..
Los serenos de las noches de ahora son ruidosos,jaleantes,bulliciosos y un tanto bárbaros y gamberros...por no decir otros adjetivos más contundentes...
Bonica y graciosa entrada amiga,
Besicos.

La Fuensanta y el Antón dijo...

Ahora vuelve a haber serenos, pero en puesto de chuzos de punta llevan chalecos relectantes.

¡Son más moernos, pero no tienen la gracia de los serenos tradicionales!

Mercedes González dijo...

Las doce en punto y sereno...!!!!
Me he reído un rato contigo. Me encanta tu sentido del humor tan fresco.

Un beso o dos

AROBOS dijo...

¿Puedo seguir viniendo a tu blog o cuando venga me caerán chuzos de punta?

AROBOS dijo...

¿Puedo seguir viniendo a tu blog o cuando venga me caerán chuzos de punta?

Princesa.triste.115 dijo...

Miedo me das, jajaj...pero no será para tanto.

Divertida entrada y curiosa ocurrencia, gracias

Besos

Rosa Cáceres dijo...

María Bote, el sereno era conocido en cada barrio, cantaba las horas y ayudaba, pero era un latazo cuando los vecinos batían palmas para que acudiera con su enorme manojo de llaves.
En las zarzuelas salen mucho.
Yo sí que los he conocido, en Murcia. Ahora creo que han vuelto.
Una cosa curiosa es que hacían respetar el silencio a la hora de la siesta. Yo diría como en la famosa canción "Noche de ronda":
¡Que vuelvan yaaaaaaaaaa!
¡Que las siestas no son buenas
que la gente es que berreaaaaaaa
y no me dejaaaaaaaaaaa
dormirrrrrrrrrrrrr.

Rosa Cáceres dijo...

andrés, veremos si pongo, la foto terrorífica. salí hecha un feroche jajaja, pero bueno, las fotos en que salgo así me encanta guardarlas, para reírme de mí misma.
Hace un par de años me renové el DNI y no veas jajaja qué foto!!!
Todo el que la veía estallaba en carcajadas, y dura 10 años ¡horrorrr!
Pero tuve la suerte de que habían cometido un error en mi segundo apellido...y me lo renovaron con otra foto nueva. Me preguntaron si quería conserva, inutilizado claro, el antiguo. Dije que sí. Es mi talismán de la risa. estoy...que parezco una cosa rara jajajaja

Cayetano dijo...

- ¡Sereeeeeeno!
- ¡Vaaa!
Cuántos recuerdos de la infancia, con esos hombres solitarios y su manojo de llaves y su chuzo, claro, abriendo portales y deseando las buenas noches a los noctámbulos que decidían por fin recogerse en sus casa.
Y la pregunta inevitable: ¿Por qué casi todos eran asturianos?
Hasta en "Luces de Bohemia", gran obra del esperpento valleinclanesco, aparece uno, un "troglodita asturiano", según Max Estrella o Don Latino de Hispalis, no recuerdo ahora.
Un saludo.

Annick dijo...

Pues , no sería mala idea de que volvieran estos serenos .
Mas de uno lo agradecería.

Besos desde Málaga.

Rosa Cáceres dijo...

tejedora, yo tampoco recuerdo exactamente cuándo desaparecieron, pero lo cierto es que se está recuperando el oficio, según he leído por ahí. Yo no le veo futuro, valiente hay que ser para lidiar con los escandalosos actuales, que ni la policía puede con ellos.
El no haberlos conocido dice a las claras lo jovencica que eres ¡juventud, divino tesoro!, que dijo el padre Rubén Darío.
Lo de la foto jajaja, es que estoy que meto miedo jajaja desenfocá y por eso mismo "afocá" jajaja o con pinta de foca.

Un beso, sevillanica preciosa.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, ya ves que hago entradas estrambóticas, según se me ocurre en un momento, estoy dejadísima, perezosa como una osa idem, jajaja
Estoy con la novela, 387 folios llevo, pero me falta ilusión, no sé qué me pasa. La calorina me tiene amilaná, que no afloja la muy asquerosa. En fin, buena feria, y que te feries buenos aperitivos en los huertos.

Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

La Fuensanta y el Antón
sabem mucho de serenos,
pero añoran los de antaño,
más graciosos que los nuevos.
¿Ande va usté a comparar,
si entramos en comparanzas,
un chuzo bien afilao
con un chaleco?. Es de chanza,
que si aparece un gamberro
con el chuzo se le espanta,
pero enseñando el chaleco
de espantarlo, ni esperanzas.

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, jajaja, en las obras de Mihura, de Arniches, de Muñoz Seca, aparecen serenos muy salaos.
Ese grito de la hora que fuera y sereno era el sonido de vigilancia de la noche que daba seguridad a los que lo oían, tal como el de ¡Centinela alerta!, contestado con el consabido ¡Alerta está!
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

AROBOS
Puedes venir cuando quieras,
que serás bien recibido,
pero debo prevenirte
de que a veces yo me olvido
de que soy persona seria,
y lo que tengo escondido,
que es mi vena de gamberra,
aflora. Y estás perdido.
Que como endiñe pá ti
con un sarcasmo florido
vas a enterate, serrano,
lo que es un buen peine fino.

Rosa Cáceres dijo...

Princesa triste, resulta
que yo espanto a la Tristeza,
porque soltar carcajadas,
oye, no me da pereza.
Si me da la ventolera,
ya ves qué cosas invento,
que los disparates gordos
vienen a mí como el viento.
Si repentizo estos versos
es porque a mí la tristeza
me parece un grave incordio.
¡Sursum cordam, mi princesa!

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, Cayetano,
ya tengo la explicación
de por qué los asturianos
son serenos a montón.
La razón es poderosa,
radica en un himno bello:
"Asturias patria querida"
que cantan a voz en cuello
los beodos que se precian
de tener el vino bueno
y coger las melopeas
de patriótico acento.

Rosa Cáceres dijo...

Annik, que vives en Málaga,
será una revolución
ver de nuevo a los serenos
abriéndonos el portón.
Habrá algunos que les pidan
los lleven al ascensor
porque vienen medio ciegos
de un juvenil botellón.
Pero, hija, no esta el horno
pá bollos al por mayor,
que ahora si riñes a alguno
te puedes ver en prisión.
Y del chuzo, ni te cuento,
permitido no está, no.
Así es que con estos mimbres...
mala cesta, digo yo.

Cayetano dijo...

Un asturiano beodo
no es asturiano sereno,
que para andar por las calles,
aguantando el aguacero,
los vecinos medio curdas,
los ladridos de los perros,
los niñatos de las motos,
los amigos de lo ajeno,
en octubre o en noviembre,
en diciembre o en enero,
hace falta estar muy sobrio,
equilibrado y despierto.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano

No son beodos los serenos,
sean asturianos o de Ávila,
o incluso sean de Albacete
o de Cuenca o Calasparra.
Los beodos son los otros,
los borrachos que a sus anchas
campan por sus no respetos,
porque no respetan nada.

Man dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Man dijo...

Vengo a visitarte animado por la palabras que tú has dejado en mi blog. Posiblemente tu visita sea la última que en él haya aunque nunca diré "Nunca Jamás".
Comparto los sentimientos de tu perfil además de ese amor a este nuestro Mediterráneo inmediato que nos baña.
Mis últimas entradas, sin saber porqué, me han dejado triste y vacío y no me siento con ánimos para "vaciar" más mis sentimientos.
Además debo dedicarle el poco tiempo que me queda, hasta mi jubilación en diciembre, a lo que ahora estoy escribiendo y que se está haciendo eterno desde que me intensifiqué tanto con el blog.

Me ha gustado mucho este recuerdo tuyo que nos revive la persona del SERENO y su chuzo a aquellos que, cuando éramos niños, lo hemos conocido. Yo recuerdo perfectamente al de mi calle, hombre enjuto, enfundado en un guardapolvos azul, con gorra de plato, y con un manojo de llave mayor que las de San Pedro. Mil historias podría yo relatar de ellos cuando todas las noches acudían a la Telefónica que estaba en la calle Frenería, de Murcia, justo en frente de mi casa, para recoger a las señoritas telefonistas y acompañarlas a sus casas a la salida de su turno.
Todo un personaje que ya ha desaparecido y que los que los recordamos tenemos la obligación de rescatar su memoria.
Por ejemplo lo del nombre SERENO viene de que cuando la noche estaba serena, es decir que no llovía o amenazaba hacerlo y daba la hora y "el parte meteorológico". "LAS DOS Y MEDIA Y SERENOOOO!
En los pueblos había la costumbre de que cuando alguien se tenía que ir de viaje y madrugar por ello, en el exterior de la ventana del dormitorio dejaba un número de piedras en función de la hora a la que quería que el SERENO le llamara (p.e. 4 piedras = 4 de la madrugada). Los zagales gastábamos bromas y le poníamos algunas piedras a otro vecino malasombra o le quitábamos alguna piedra para que le llamase antes de la hora deseada. Gamberretes los ha habido siempre pero entonces no hacíamos daño ni perjudicábamos a nadie.

Un abrazo

Man dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Man dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Man dijo...

Lo siento pero no entraba el comentario y luego resultó que se había publicado cuatro veces y he tenido que borrar
LO MALO SI LARGO CUATRO VECES MALO

Maria Rosa dijo...

Querida amiga, me has recordado cosas en las que yo era muy pequeña y casi olvidadas: Los serenos. Eran solo lujos de las grandes ciudades pero no de los pueblos mas pequeños y como tu bien dices, ahora hay otro tipo de "serenos". Que sabran estos de la maravillosa profesión de aquellos... Un beso.

Aurora dijo...

Eres genial escribiendo !! me he reido un montòn y me he acordado del sereno, del querido y olvidado sereno :))) y lo de el chuzo - Caramba!!! casi nada ( no lo sabia)

Puès hubiera sido simpàtica la foto :) muy buen post, me ha encantado.

Un beso

Aurora

Rosa Cáceres dijo...

Aurora, perdida ya la última reserva de vergüenza, había yo decidido exponer al público escarnio, mofa, befa y choteo, mi malhadada foto con el chuzo en la mano, en plan amenazador y tal, pero resulta que la tengo en los archivos de mi ordenata de Oriola, y estoy "gosando" mis últimos días de libertad (no estoy con la condicional, no temas, es que empiezan las clases en el instituto) en las cálidas aguas mediterráneas. Otra vez será jajaja si es que no me arrepiento, que la dichosa foto tiene delito, estoy feróstica a más no poder jajaja

verdial dijo...

Ay los serenos...yo no llegué a conocerlos (donde vvo dejaron de existir antes de que yo naciera), pero recuerdo la historias que me contaban de ellos mi abuala y mi madre.
Y esas coplillas de Cádiz "En cádiz había un sereno, que nunca sereno está..."
Dices bien cuando anotas que hoy se ha cambiado su voz por la de los que vienen del botellón. Como cambian los tiempos...

Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

verdial ¡ay! las coplillas de Cádiz, no hay otras como ellas.