sábado, 21 de mayo de 2011

garabato para un pensamiento

Siempre estoy garabateando en cualquier papel que caiga en mis manos, en un bloc casi sin hojas, he encontrado este dibujo mío, abajo lleva escrito un pensamiento, que me vino un día al comentar a mis alumnos ese poema de Salinas de "La voz a ti debida", tan conocido (Para vivir no quiero/ islas palacios torres/ qué alegría más grande/ vivir en los pronombres") .
Mi pensamiento no se expande en poema alguno, es sencillo y a la vez utópico. Sin más preámbulos, este es:

Para vivir yo quiero un huerto de sueños que germinen cada día.

20 comentarios:

Luis G. dijo...

Es un pensamiento precioso, Rosa. Que felices seriamos todos si cada uno tuviera su huerto, viendo cada día la belleza.

Un abrazo,

Luis.

Cabopá dijo...

Subscribo tu pensamiento de todas todas las maneras, formas y vueltas posibles...
Eres una amiga querida Rosa.
¿Has dado el abrazo para Lorca?
Para ti
Besicos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas noches Rosa:

No es un garabato sino una cara bien dibujada.

Y el pensamiento na maravilla de sueños sembrados con tu creatividad.

Besicos, Montserrat

chus dijo...

Es sueo bonito, pero imagina tenemos que contar con el tiempo, y ahi esta el problema jajaj Un abrazo suerte mañana

Arantza G. dijo...

Me gusta el pensamiento
Besos Rosa, cuídate

Rosa Cáceres dijo...

Luis, yo creo que a pesar de las penalidades de este mundo, incluso precisamente por eso, todos tenemos el deber de buscar la ilusión y la alegría, para uno mismo y para los que se relacionen con nosotros.
Puede parecer una ingenuidad hablar de alegría en medio de tanto dolor como hay por todas partes, pero es demasiado fácil y tentador rendirse al desaliento y abundar en el que aflige a los otros. Yo quisiera tener un huerto de palabras que lograran animar a quien está desanimado. Las ´regalaría a distro y siniestro, de veras.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, una sola palabra levanta el ánimo y una sola igualmente puede hundirnos en la miseria moral. Las palabras son armas y son caricias, de cada cual depende cómo decide usarlas. Yo he optado por el optimismo...jajaja, así me va en lo literario. Tenemos el tópoco absurdo de que sólo lo triste, lacrimoso y amargo tiene calidad literaria ¡Pues me rebelo con todas mis fuerzas a echar sal en las heridas y hiel en la amargura! ¡ya tenemos bastante todos los días!
Un besico, y claro que abrazo a Lorca, tengo una penica de ver todos los lugares que tanto conozco como ahora los veo...

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, ojalá el cielo me inspirara la palabra oportuna para hacer sonreir a la gente.

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

chus, es verdad, el tiempo es un factor ineludible. Me deseas suerte para mañana, muchas gracias, espero que sea un día normal.

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, los pensamientos son apenas un destello de la mente, pero a veces iluminan las propias sombras.
Un abrazo

Cayetano dijo...

Mejor tú, yo y nosotros que tanto palacio frío y desangelado.
Pedro Salinas era muy sabio, aunque del 27 mi preferido es don Vicente.
Un saludo.

Amig@mi@ dijo...

Genial el comentario, y el garabato, "puro rostro de creer en los sueños"
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, del 27 yo adoro a Jorge Guillén, el de las doce en el reloj y el beato sillón, el del optimismo irreductible.
Te voy a decir una cosa que te va a dar una envidia de esa de arañar los suelos con los dientes jajaja:
Este curso es el último para mí, me jubilo. Claro que eso es una ventaja relativa jajaja, me pasa por haber llegado a provecta edad jajaja, pero la misma iba a tener aunque no me jubilara...ya daré la noticia en el blog a bombo y platillo. Me voy a convertir en una escritora y nada más, con un poco más de tiempo para escribir.
Un abrazo, jovenzuelo.

Juan Serrano dijo...

Hoy recibí un correo relacionado con el Movimiento 15-M que decía: Ya tenemos el sol, ahora queremos la luna. Y ahora relaciono tu pensamiento (para vivir yo quiero un huerto...) y veo que todo se reduce a lo mismo; pero tal vez no somos capaces de relacionar las partes y el todo. Tenemos huerto, tenemos sol, tenemos sueños, tenemos tiempo, tenemos ganas... Entonces pues, ¿qué nos falta?

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, soñar es el motor de la cretividad. Sin soñar es imposible levantar los pies de la imaginación del suelo de la realidad y la rutina.

Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Juan,
todos sabemos que el agua
nos sirve para beber,
lo malo es que no sabemos
para qué sirve la sed.
Fue Antonio Machado quién dijo esto o algo parecido ¿no?
Pues bien, el ser humano es un eterno insatisfecho, siempre desea un algo que le falta y que él mismo no sabe a veces en qué consiste...es la naturaleza humana. Quizás es que intuye la sombra del paraíso y no sabe encontrar el camino de vuelta a él.

Un abrazo

Princesa115 dijo...

Un pensamiento precioso. Yo también quiero ese huerto de sueños, aunque creo que ese huerto lo sembramos, cultivamos y aramos nosotros y de ahí depende estar alegres o tristes.

Un beso Rosa

teresa dijo...

Rosa, que los sueños nunca acaben, son los que nos sostienen en esta vida.
Yo no lo llamaria garabato, es un dibujo precioso.
Un beso cariñoso para ti mi querida amiga.

Rosa Cáceres dijo...

Princesa, cierta clase de sueños pueden ser un motor de empuje en la vida, pero hay también malos sueños, líbrenos Dios de ellos.

Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

teresa, como reza el dicho popular "soñar no cuesta dinero", y eso ya es algo en este mundo que a todo le pone precio.

Un abrazo