martes, 16 de diciembre de 2008

INACABADO


ESte es un fragmento del cuadro que estoy pintando ahora mismo. Está inacabado, la foto ha salido borrosa, pero la utilizaré como pretexto para un texto, valga el juego de palabras.
ESPINAS
La espina del poema que se clava
en el cuaderno intacto
y que lo hiere
como si fuera el lápiz un acero
escribiendo de besos
y de nieve.
La espina de la vida,
que se clava con heridas diversas, diferentes,
quizás tan sólo en superficie,
a veces, una punzada breve, un arañazo,
un dolor pasajero, cosa leve.
O quizás la carga es más profunda,
es la enconada serie
de duros martillazos alevosos
que clavan
muerte a muerte
el dolor en la carne
del alma que los siente y los padece.

4 comentarios:

Antonio Verdú Asís dijo...

Precioso fragmento y precioso poema. Como sigas así, ciertamente deberás preparar una exposición de pintura. Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Gracias, Antonio. Me gusta mucho la pintura, aunque quizás más aún me gusta dibujar. Los poemas los repentizo frente al teclado del ordenador, son meras improvisaciones, por poner algo. Los míos de verdad, serán siempre un secreto. Soy pudorosa porque no creo que la poesía sea lo mío. Pero, en fin.., ahí están, y como no guardo copia, se van volando.

Lugareño dijo...

Hola Rosa, te envié ayer un email a tu dirección de correo, espero que te haya llegado. Bonita obra "inacabada" y bonitos versos "espinados". Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Lugareño, recibí tu mensaje y hoy lo he contestado. Por fin he acabado este cuadro, en tabla, que es el soporte en que prefiero trabajar. Ya ves, presento obras incompletas, eso te dará una idea de lo poco alambicado de mi forma de ser.