jueves, 18 de diciembre de 2008

Mi carpeta de exámenes


Todas mis carpetas de trabajo están decoradas con mis dibujos. Aquí presento una de ellas. Sobre el cartón, bolígrafos de colores, corrector blanco, rotuladores e imaginación.
Para mí el trabajo no es una cuestión tristona y rutinaria, sino fuente de entusiasmo por la tarea bien hecha. Obras son amores, y -siento mucho contradecir el antiguo refrán- también lo son las buenas razones, es decir, las buenas palabras.
Buenas palabras son las que aparecen escritas en el cuaderno que he pintado, al menos, así las creo. Se trata de tres sencillos poemas en honor del libro y de los que aman la lectura. Dicen así:
EL PRÉSTAMO GENEROSO
Y tú me prestaste un libro como el que tiende una mano.
Me ofreciste su tesoro, me revelaste el arcano,
el portentoso secreto de su generoso abrazo
de páginas y palabras tan fieles como un hermano.
****************
EL ABRAZO DEL LIBRO
El libro da, generoso,
el abrazo de un hermano,
el portentoso refugio
de su mundo imaginado.
****************
LOS SECRETOS ESCRITOS
Amigo, préstame un libro,
que quiero soñar despierto
y descubrir los secretos
de los vivos y los muertos.
******************

3 comentarios:

Alvaro Peña dijo...

Una autentica obra de arte. Me recuerda de pequeño, que mi madre me decía que tenía que decorar mis cuadernos de clase, ella era maestra, yo creo que esos fueron mis inicios.
Feliz Navidad Rosa, para ti y tu familia

Rosa Cáceres dijo...

Gracias Álvaro. También yo os deseo una feliz Navidad a vosotros.

Amig@mi@ dijo...

Me encanta la idea, no descarto el copiartela... ;)
Besos