lunes, 6 de abril de 2009

Campanas de La Giralda

No estoy en Sevilla, qué va.
Pero me sirve esta foto para dar un toque de recuerdo a todos.
¡Voy por la página 132!
Y mañana, viajecillo a VALLANCA, en el Rincón de Ademuz.
Ya os contaré.

10 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Pásalo requeteton,ton,tin, ton ton, tin tin... jaja
Bien.
besos

cabopá dijo...

Ya me fijaré si veo el barco..voy el jueves..Se lo bonito de los fondos por lo documentales.Ánimo que te cunde bastante ya etoy deseando que la publiques para comprarla.Si me avisas iré a la presentación. Habrás visto que uso la técnica del "repente" y tal como lo pensé lo escribí. Me alegra que te haya gustado.Me gustó ir a ver la casa hacía muchos años que quería verla..y por fin lo conseguí, es verdad que está de aquella manera y el "sobrino" vaya personaje...volveré. Besicos.

VIVIR dijo...

OLE... OLE Y OLE...

VIVA TU... Y TU ARTE...

QUE REPIQUEN LAS CAMPANAS EN TU CORAZON....

UN BESITO ....

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Que lo disfrutes

Antonio Verdú Asís dijo...

Hace años estuvimos en Sevilla,nos cautivó, pero tenemos que volver, pues nos dejamos muchos lugares que ver. Que disfrutéis del viaje al Rincón de Ademuz, es un lugar precioso, aunque nosotros pasamos por allí viniendo de Cuenca, era una tarde con una formidable tormenta que venía detrás de nosotros persiguiéndonos, una odisea. Abrazos.

Rosa Cáceres dijo...

Amig@mi@, ya estoy aquí. En Vallanca hacía mucho frío, el río Bohilgues, que es el otro nombre del Turia, corría tumultuosamente, al igual que las cascadas y los arroyos, rebosantes de agua del deshielo.
En medio del silencio, se escuchaban los trinos de los pájaros y el ulular profundo de los chopos y los álamos batidos por el aire.
¿qué voy a decir? Paz, naturaleza, belleza, soledad...

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, no sé si verás el barco, mi hija navega en el "Karyam", una goleta magnífica, antigua, que amarra en el Puerto de Mazarrón. Esos días embarcó en el Meche III porque estaban flojos de tripulación y la necesitaban.
La casa de Miguel Herná,dez quetú viste está muy bien, yo me refería a su casa natal, que es otra, y está en la calle San Juan de la Penitencia. Esa sí se está cayendo.
Si vuelves, me avisas.

Rosa Cáceres dijo...

VIVIR, gracias por tu visita y por tu bellísimo deseo de repiques. VIves en Jerez de la Frontera, uno de los sitios que deseo conocer y aun no conozco. Yo vivo en Orihuela, que llaman "ciudad levítica" por tener 23 iglesias y 17 conventos. Aquí repican las campanas a todas horas. Quiero creer que también lo hacen en mi corazón.
Hermoso lema ese de vive y deja vivir, hermoso y difícil, aunque no lo parezca. Cuántas veces la vida de los otros nos obsesiona hasta el extremo de fagocitar la nuestra...
Pero hay que aprender de la vida, hay que ser generoso con la libertad ajena, y dedicarnos a -como dice góngora- andar calientes aunque se ría la gente.

Rosa Cáceres dijo...

Francisco Javier, Muchas gracias. Lo he disfrutado y ya estoy en "El Emboscado" otra vez.

Rosa Cáceres dijo...

Antonio ¿A que dan miedo esas montañas tan empinadas? Pues Vallanca aún está más arriba, es un pueblo de alta montaña que parece parado en el tiempo. Casas de piedra, galerías de madera, montañas inverosímiles, con rocas de formas fantásticas...¡qué paisaje para un pintor!