jueves, 23 de abril de 2009

Pido mil perdones, y envío un montón de besos

Lo primero de todo: Un beso, Amig@mi@, Un beso Campanilla, un beso Charo...
Y una aclaración: los besos son míos de verdad, huellas de pintalabios sobre papel, escaneadas.

No sé cómo disculparme con vosotras.
Muchos besos, amigas...
Espero que perdoneis mi despiste. Intenté arreglarlo, pero mi escasa maña frustró mis buenos deseos.


Una foto de desagravio, que es de mi querido Puerto de Mazarrón.
Soy un desastre, que no sé poner las cosas donde quiero, pero más abajo encontrareis también una canción para todos mis amigos amantes del mar.

Especial para Montse. ramo de margaritas silvestres en una rocalla. Foto mía.




Especial para Campanilla, campanillas silvestres en Mazarrón, junto al mar.

Y ahora más fotos, porque -esto es imperdonable- me olvidé de poner a santiago, a Aurora y a Javier, mi marido y también mi mejor amigo.



Santiago Delgado es algo así como mi MECENAS, porque presenta mis novelas con un arte y una amenidad que no hay más que decir.



Mirad qué sitio para la música. Lo siento. Pero más vale eso que nada. EL mar, para vosotros.
Aquí está diciendo algo ingenioso, si no mirad mi gesto. Estamos en el Museo Gaya, en la presentación de "La delicada piel del alma"




Con el pintor Pedro Díaz-Obregón Barajuan,
en su Museo Pobre, en Soto de Iruz (Cantabria)


Y seguro que me dejo a más gente magnífica, pues me lo decís, que ya continuaré mi lista de personas gratas.














4 comentarios:

cabopá dijo...

Esa foto de la playa está muy cerca del Alamillo...¿verdad?..Lo he reconocido. He ido por ahí,tenemos unos amigos.Lo de la música muy bieeeeeeeeeeen.Besicos.

Amig@mi@ dijo...

perdonada, pero me sentí algo celosa...
jeje
bessosss

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, has acertado. Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

Amig@mí@, edité la entrada para añadir lo que faltaba, y me saleier4on unos códigos rarísimos, que ...nada, que no lo conseguí. No te miento.
Menos mal que me has perdonado. Ya sé yo que tú eres generosa.