miércoles, 17 de marzo de 2010

Dice el saber popular...



Dice el saber popular algunas verdades que si se meditan y se asimilan pueden cambiar por completo la forma de encarar la vida. Un ejemplo es la coplilla tradicional que dice así:

La monedita de oro
quizás se pueda guardar,
la monedita del alma
se pierde si no se da.

11 comentarios:

Cayetano dijo...

Una variación, abundando más en el tema y valga la "rebuznancia", podría ser:

La monedita de plata
tal vez se pueda gastar,
la monedita del alma
siempre puede durar.

Pues no se gasta el cariño
si lo entregas de verdad.
¡Vaya copla "ma" salío,
sin pensarlo apenas "na"!

Jejeje. Un saludo.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

hola Rosa:

Vaya duelo de coplillas os traeis, el Sr. Cayetano y tú
(iba a poner el Caye y tu), pero no me ha parecido correcto.

Un abrazo desde Valencia en Fallas.

Montserrat

cabopá dijo...

Ay el saber popular que rico es en filosofías.....
A mi casa han llegado los "Buzos" por correo tradicional y yo acabo de mandarte uno virtual.........
Besicos amiga....Y gracias, gracias
muchas gracias.

Rosario dijo...

La monedita de cobre
siempre se puede gastar,
los besos y las sonrisas,
aumentan cuando se dan.

Rosa y Cayetano
siempre lo pasan genial,
a sus seguidores regalan
poemarios de verdad.

Rosario la del librillo
lo intenta de vez en vez,
más no se dá por vencida,
no la van a suspender.

Un abrazo fuerte amiga,
desde mi librillo.

emejota dijo...

Seguid así porfa. Sois verdadera terapia de alegría. Un abrazo.

Menchu dijo...

Me gusta esta coplilla tradicional.
Si partimos la palabra VIDA encontramos dos silabas con sentido auténtico:
VI-DA
VI: al nacer vemos el mundo q nos rodea.
DA: nacemos para darnos, así dejarémos huella.
Besos miles.

Cyd Charisse dijo...

A mí la poesía se me da fatal, no puedo estar a vuestra altura, por eso prefiero leeros, asimilar y disfrutar de vuestros versos. Un bálsamo después de un día de mucho trabajo.
Besos mil.

Rosa Cáceres dijo...

Hoy, amigos, he pensado
en la amistad verdadera,
esa que siempre perdona
las faltas y pejigueras
que el que menos y el que más
siempre tiene en su mollera.

Las almas son de metales
de diversa aleación,
unos oro y otros cobre,
otros plata, otros carbón,
pues también los minerales
conforman los corazones,
y hay corazones de piedra
y otros son como algodones.

Yo la moneda del alma
no me la quiero guardar,
pues si no se le da curso
siempre se devaluará.


Vaya poemas más cutres
los que estoy repentizando,
perdónenme los errores
porque es que voy yo volando.
Llevo un día que es de locos,
corro de aquí para allá, he ido y he vuelto a Alicante...
cosas de mi Editorial.

Y sin contar los exámenes,
que me tienen dislocá.
¡Anda! mejor que me calle,
que es que estoy muy trastorná
y no me fío ni un pelo
de lo que pueda soltar.
CCuando cojo carrerilla
es que no puedo parar,
dale dale a las coplillas...
¡siempre fui una exagerá!

Jajajajajajajaja,
jajajaja,
jajaja.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Rosa:

Mi segundo comentario en esta entrada.

Contigo no se puede estar triste.

Besos. Montserrat

La sonrisa de Hiperión dijo...

La verdad romana de la leche de la loba....

Saludos y un abrazo enorme.

Fran dijo...

Tenemos muchas monedas
para poder obsequiar
son los dones que tenemos
y no nos los podemos quedar.
Si los necesita un hermano
que nos tiende la mano
se generoso en tu oferta
y da de tu alma la ofrenda
porque cien veces más
recibirás.