martes, 2 de marzo de 2010

Digo yo...cosas que pienso.

Digo yo, que un día cualquiera, seguramente no a fecha fija de calendario, encontrarás el cielo más azul que nunca, y la fragancia del aire marino te parecerá exquisita como nunca.
****************************
Digo yo, que algunas veces el silencio habla más claramente que las palabras.
****************************
Digo yo, que sólo en el silencio puedes escuchar tu verdadera voz.
****************************
Digo yo, que quién no sabe estar consigo mismo a solas, dificilmente sabrá estar de verdad con nadie.
****************************

Y digo yo que mucho mejor es ser carne de poesía que letra de poema.

Porque es que es de carne de poesía es sensibilidad sincera, el que es letra de verso nada más es pura apariencia.
*********************************
*********************************

Digo yo muchas cosas, pero todas me las dicta el estar a solas con mis pensamientos.

Unos versos de mi preferencia son estos de Lope de Vega:

A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para estar conmigo
me bastan mis pensamientos.

10 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa: Y dices muy bien, Rosa.

Me gusta que digas lo que piensas es mu noble por tu parte.

Efectivamente el estar en soledad con uno mismo, a veces es necesario.

Que belleza la de la fotografia que nos has puesto.

Un abrazo y una franca sonrisa. Montserrat

Rosa dijo...

Mi querida amiga pase a saludarte y desearte buena semana, y gracias de corazon portu apoyo en estos momentos tan dificiles para mi
Hermoso texto y hermasa foto
Un besito Cielo, Rosa

Cayetano dijo...

Claro que sí: a veces es mejor estar solo que mal acompañado. A mí, que tengo rachas de autista empedernido, me gusta mucho a ratos la soledad. Estar conmigo mismo. Escucharme y aguantarme. Tener mi propio espacio para mí: mis libros, mis cosas... Creo que para los que trabajamos con gente, esa terapia es necesaria. No siempre y a todas horas, claro está..
Un saludo.

Rosario dijo...

PIENSAS UNAS COSAS MUY PROFUNDAS ROSA, ESTOY DE ACUERDO CONTIGO.

DIGO YO QUE EL SILENCIO ,VALE MÁS QUE MIL PALABRAS.

DIGO YO QUE EN EL SILENCIO, PUEDES ESCUCHAR TU VERDADERA VOZ.

PORQUE PARA ESTAR CONMIGO,
ME BASTAN MIS PENSAMIENTOS.

Un abrazo fuerte amiga, desde mi librillo.

Arantza G. dijo...

Que razón tenía Lope de Vega y dices bien, mi querida Rosa.
Mi mejor compañero es el silencio; no me estorba, no me contradice, no me importuna.
Besos silenciosos, no quiero romper el misterio....

cabopá dijo...

Digo yo...que haces muy bien con decirlas y que las dices muy bien.
Sabes cuando la azotea de los pensamientos se llena, produce sinsabores,así que es mejor dejar que vayan saliendo poco a poco.....
El otro día leí en algún sitio que las palabras son flechas que una vez disparadas no vuelven atrás....
Yo tambien vi el domingo la 2 pero ya cuando terminaba....
Besicos.

Juan Martín Serrano dijo...

La soledad nunca está sola. Somos soledad.
“Pobre barquilla mia
entre peñascos rotas,
sin velas, desveladas
y entre las olas solas.”
(Lope de Vega)

emejota dijo...

Cuando los pensamientos se convierten en las palabras justas, la armonía del universo le replica desplegando sus alas sobre nuestro sentimiento.

Me parece que en ti brota de forma espontanea y natural como un manantial.

Rosa Cáceres dijo...

Somos, creo yo, como islas. Todo ser humano es un espacio de soledad íntima y definitiva, atenuada algunas veces, acompañada incluso, pero siempre soledad esencial, destino único, que debe ser afrontado por cada uno, individualmente, de forma inevitable.
En una de mis novelas digo que somos eso, islas personales, y que el abrazo entre un hombre y una mujer no es sino el intento de dejar de ser islas de soledad.
No sé si me está quedando la cosa muy transcendente, pero es que por más vueltas que le demos al asunto, cada uno es un mundo, o mejor dicho, el mundo es uno diferente para cada uno.

fonsilleda dijo...

Y sí, de acuerdo, todo eso que dices tú, lo digo yo también.
Y gracias por Lope de Vega, mucho tiempo hacía que no leía lo que me encanta vivir en soledad.
Bicos.