lunes, 22 de marzo de 2010

Emulando a Cayetano

Presume Cayetano de perlas en los exámenes, claro, la envidia (¿o es la endivia?) me corroe, y quiero añadir alguna que me ha caído a mí en suerte:

*
Pregunta:

"El Auto de los Reyes Magos"
*
Respuesta: El auto de los Reyes Magos eran tres camellos, porque entonces aún no se había inventado el automóvil.
*
Comentario mío:

¡Ole!



Pregunta:

La trilogía de la Tierra Vasca, de Valle Inclán:

Respuesta:

"La casa del zigorrio" y no me acuerdo de más.

Comentario:

¿Y qué sabes del zigorrio ese?

*

Pregunta:

Los criados de Calisto en "La Celestina"

Respuesta:

Eran Parménides y Semprónides. Y luego, Tristón y Soso.

Comentario:

De filósofos a aburridos, mal cambio.


Lo que pasa es que no apunto estas perlas del saber, jajaja, aunque debería hacerlo, vaya que sí.


Me río por no llorar
siempre que corrijo exámenes.
No sé cómo estas criaturas
prepetran tales dialates.

Y lo peor es que luego
con reclamaciones vienen,
discutiendo a sangre y fuego,
y la respuesta mantienen.

La vida del profesor
bulle de cosas así,
no se salva ni el de Lengua
ni el de Física o Latín,
sin contar con los de Historia,
que ostentan el dicho record
de dislates -o dislatas-
que aquí hay variación de género,
como diría un entendido
en usos que sean correctos
políticamente hablando,
que nadie nos pide menos
a los lingüistas de pro
que abanderamos un texto
que no ofenda a los alumnos
ni a las alumnas ¡Qué menos!

9 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Ay Rosa.

Que trabajo el de los proferosres de hoy.

Cuidado que no se ofendan los alumnos.

Como antes.

QTuve una profesora que con una mirada te fulminaba. Se llamaba Doña Prudencia.

Era una profesora que se parecía a la bruja de los dibujos animados de las Trillizas.

Con su bata de lunares y sus zapatillas y de tipo igualita.

Era muy buena profesora y muy beata.

Nosotros le sacamos el mote de Doña Ogra.

Aunque aprendíamos de verdad.

Un abrazo, Doña Rosa.

¡Es broma!.

Muchos besicos. Montserrat

emejota dijo...

Que difícil debe ser eso de enseñar en estos tiempos, tenéis mucho mérito y deberíais tener más reconocimiento por parte de la sociedad. Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, yo recuerdo de niña a una monja buena, la catalana esa que me enseñó la sardana,y a otra que daba pellizcos de monja, es decir, retorcidos, con verdadera intención de hacer daño jajaja
Ya en el Instituto, hubo de todo, ejemplos que jamás olvidaré, casos de esos que daban miedo. Hoy en dçía, ningún profesor da miedo...más bien, es al revés.
Creo que en un buen medio está la virtud.
Yo ya he puesto las notas hoy...

Rosa Cáceres dijo...

emejota, la sociedad entera está contra los profesores...y así nos va. Yo creo que si somos tan malos y tan poco dignos de respeto, los padres que permiten que sus hijos sean educados por una serie de ineptos vagos y repugnantes seres (los profesores) son unos irresponsables, ya que no los libran de la perniciosa influencia de la educación que (¡Habráse visto cara dura!) les quieren imponer a sus niños del alma.
jejeje

tejedora dijo...

Los profesores tenéis el cielo ganado.
Muchos besos, mi ROSA murciana.

Cayetano dijo...

¡Qué susto me has dado!
Veo el título: "Emulando a Cayetano" y acto seguido mi asombro al contemplar dos camellos, que luego caigo que son el "auto" de los Reyes Magos. Jejeje.
El problema de los exámenes de literatura o de historia es que parece que tienes que demostrar con mil razones que el examen que te han "perpetrado" está para suspender. No se conforma el alumno con que le digas que está mal redactado o falto de contenidos... En matemáticas lo tienen más fácil: el problema está bien o está mal.
Como decía Sor (presa) Juana Inés de la Cruz:

Y quién es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga,
la que error hace por vaga
o el que quiere "vacilar".

Saludos.

Rosa Cáceres dijo...

Tejedora,
Todo trabajo
tiene sus altos y bajos.
Y el cielo puede ganarse
como se gana el sustento:
con paciencia, con sudores
pero ¡qué pascua! ¡Contentos!

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano:
¿cómo había de atreverme
a llamar a un buen colega
"camélido" nada menos?
¡Hombre, que no soy tan necia!
En cambio voy a obsequiarte
con unas coplillas doctas,
de sor Juana, que tú admiras,
y además está de moda
porque apuntó feminismo
sin que la llamaran boba.
Ahí van ya sin más preámbulo,
que se hace larga la historia:

Alumnos necios que acusáis
al profesor sin razón,
sin ver que sois la ocasión
misma por que cateais.
Y yo os pregunto, criaturas,
aunque sé que os va a enfadar,
¿quién es del cate culpable, el profesor -no me hables-
o el que no quiere estudiar?

Manuel dijo...

Realmente hay que reír para no llorar.
He sido preparador (una especie de ayudante a los cursantes de la materia)de una materia durante la carrera de medicina (Anatomía patológica) y formaba parte del equipo de corrección. A pesar de ser tan especifico, había algunas respuestas como la de los reyes magos...
Gracias por pasarte por el blog Rosa. Paso por aquí en silencio. Sabes que me gusta tu prosa.

Saludos