lunes, 26 de julio de 2010

Jazminero en la noche

Cuando el calor aprieta de verdad, la llegada de la noche parece una promesa de alivio; sin embargo, en las playas ocurre muchas veces que el aire cesa y es sustituido por una calmachicha veraderamente onerosa.
Los jazmines estallan en aroma como respondiendo al canto de los grillos.
Blancas flores de cinco pétalos se recortan en la oscuridad como estrellas vegetales y aromáticas.
Son las cálidas noches de verano, a menudo de insomnio rumoroso de mar y pensamientos.

32 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA:

AY QUE BUENO EL OLOR DE LOS JAZMINES.

CUANTOS REGALOS BELLOS NOS OFRECE LA NATURALEZA.

RECIBE UN ABRACICO DE TU AMIGA, Montserrat

Luis G. dijo...

Ese pensamiento adquiere con tus palabras una viva expresividad. Los jazmines, el mar, la noche.... revelan una total densidad poética.

Un abrazo,
Luis.

verdial dijo...

Delicioso el olor de los jazmines en la noche, y precioso tu texto, colmado de detalles que me han hecho situarme en el lugar.

Un abrazo

emejota dijo...

Hasta tal punto adoro los jazmines, recuerdo de la tierra de mis ancestros que hace diez años planté un jazminero comprado en Murcia, cerca de La Manga. Plantado en el punto apropiado para que no se helara, ni te cuento como está ya. Y su aroma las noches de Agosto y Setiembre, porque tarda más en florecer, mmmmm. Una maravilla. Un abrazo. A ver si encuentro alguna foto. Un abrazo.

La Fuensanta y el Antón dijo...

¡A mi Fuensanta y a mí nos gustan los jazmineros con locura, pero con lo que realmente nos sentimos identificaos, es con lo de la calma chicha y el calor! ¡Vaya veranico!

Mercedes González dijo...

Mar y pensamiento... no es mala pareja para una noche de verano prendida en un jazmín oloroso.

Besitos serenos

Rita dijo...

Que bonitas son esas noches y que bien huele el jazmín, tu relato también huele a poema, te acompaño en ese sentir
un beso

cabopá dijo...

Sé muy bien de lo que hablas,nuestro jazminero está a reventar de blancos jazmines que nos impregnan de olor cada día..Lo plantó mi padre hace ahora más de treinta años, está leñoso el tronco, cuando lo podamos en febrero parece que no va a brotar de nuevo, pero luego te sorprende por la cantidad de jazmines...
Este chisme no va muy bien espero que el comentario se publique...
Besicos con aroma a jazmín más allá de la media noche...

Cayetano dijo...

El olor a jazmín me gusta si es leve. Si es penetrante me empalaga y me da dolor de cabeza. A veces es demasiado fuerte para mí. Va en gustos.
Saludos.

AROBOS dijo...

Y cómo huelen los jazmines. Tengo yo un jazmín en el patio que, de noche, llena de aire de sus olores.

María Bote dijo...

Querida Rosa, con la pericia de tu bella prosa nos haces sentir sobre lo que escribes como si nosotros mismos lo estuviéramos viviendo. Ese es el prodigio del autor.

Tienes que volver a Extremadura, amiga ( cuando haga menos calor, jajaja) y deshacer el conjuro.
Ya lo procuraremos. Volví de unos dias espléndidos en la parte norte de cáceres (en mi blog está el producto de mi inspiración allí) y ahora nos vamos a la playa, a Cadíz.
También me inspira mucho la
orilla del mar.
Hasta la vuelta.
Besos. María

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, el aroma de los jazmines es uno de los regalos de mi verano, pues estoy rodeada de ellos. A lo largo del año los paso todos los días al ir a mi instituto. Por aquí florecen todos los meses.

Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Luis, los ingredientes de la poesía son múltiples y variados. En cada uno de nosotros combinan de forma única, al igual que también se muestran diferentes en los distintos paisajes y circunstancias por los que atravesamos.

Rosa Cáceres dijo...

verdial, cada rincón de un jardín está pleno de encanto y hasta misterio, si la noche es acompañante.
Un abrazo.

Corazón y Pluma dijo...

Hoy, 29 de julio, es mi santo, pues mi verdadero nombre es Marta, y me gustaría que pasases por mi rinconcito a recoger un humilde regalo que me gustaría compartir contigo…

Un beso de alegría y una flor de celebración…

Te dejo el link de la entrada por si tardas en venir a recogerlo...

http://almacorazonypluma.blogspot.com/2010/07/regalo-sorpresa-hoy-29-de-julio-es-mi.html

La sonrisa de Hiperión dijo...

Aynsss el aroma del jazmín en las noches secas de verano... que gustazo...


Saludos y un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

emejota, qué suerte tener "mano verde", porque yo...jajaja
yo no nací jardinera,
que flor que toco se agosta,
no conservo de las flores
más que el nombre...
y no su aroma.
Porque aunque Rosa me llame
no soy flor, que soy persona.

Rosa Cáceres dijo...

Rita
Con aroma de jazmín
son las noches estivales
pedazos del paraiso,
miel de estrellas,
ahuyentamales.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá
He visto noches de estrellas
como he visto jazmineros:
repletas unas de luces
y otros de flores de cielo,
porque del cielo han de ser
los jazmines, y en el pelo
vuelven cielo la cabeza
adornada de luceros.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano
hasta lo bueno, en exceso nos agobia. Te comprendo, eso me pasa a mí con el galan de noche. Hay uno en el jardín del vecino (el mío se me secó, como siempre) y es una delicia, pero porque lo tiene al final, lejos del porche, si no sería mareante.

Yulia dijo...

hola Rosa:
me ha gustado tu comentario tan bonito sobre el jazminero ,me ha recordado aromas del ayer cuando era niña y paseaba por las calles de mi preciosa Málaga ,se quedó como un tatuaje en mi memoria, el suave aroma a jazmin y a la dama de noche ,que habian en el barrio donde yo nací.

Rosa Cáceres dijo...

La Fuensanta y el Antón
han plantado un jazminero
que echa flores en verano
pero también en enero.
Será que el clima murciano
hace milagros pequeños,
ya que te asas en verano...
que hata flores en invierno.

Rosa Cáceres dijo...

Fuensanta y Antón, paisanos, perdonad que me haya saltado el orden y os haya contestado más tarde de lo que debía.

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, si tú cambiaras
una letra de tu nombre,
empezaría por mar
mira qué cosas, un nombre
de regalos y de dones
como el que llevas
esconde
un pedacito de cielo
con olas y espuma noble.

Rosa Cáceres dijo...

Rita
el jazmín y el pensamiento
se acompasan en la noche,
canta el grillo serenatas
y la brisa es un derroche
porque expande la fragancia
en el aire que responde
con un placer aromático
que regala a troche y moche.

Rosa Cáceres dijo...

AROBOS tiene un jazmín.
es decir, un jazminero,
que lo premia con su aroma.
¡Mirad si es buen jardinero!

Rosa Cáceres dijo...

María Bote, te vas a Cádiz...¡Ole! A la tacita de plata...
Me imagino que te bañarás en la Caleta. Te tienes que dar un capuzón por mí, que me encantaría probar esas aguas atlánticas.
Tienes razón, he de deshacer el maleficio, visitar Extremadura y disfrutarla sin ponerme enferma. Debo decir que en Cáceres no me pasó nada malo, la cosa estuvo en Mérida y la otra vez en Badajoz...
¡Que disfrutes mucho, querida amiga!

Rosa Cáceres dijo...

Corazón y pluma, FELICIDADES, querida Marta. Tengo una sobrina de es nombre, se me había olvidado felicitarla, menos mal que tú me lo has dicho. Mi santo también es estival, el 23 de agosto. Fechas calurosas para celebrar onomásticas, pero con un buen helado...
Ahora voy a ver lo que me dices, aunque con lo torpe que soy jajaja
no te aseguro que lo consiga.
Un besazo..., no, mejor mil besazos...

Rosa Cáceres dijo...

HIPERIÓN EL SONRIENTE...A VER SI AFLOJAS LA SONRISA, QUE LA CALOR NOS ESTÁ MATANDO A TOS JAJAJA
HE VENIDO DE GRANÁ, Y ALLÍ SE DERRETÍA LA ALHAMBRA MISMAMENTE,
TUVE QUE DESCALZARME Y METER LOS PIES EN EL REGATO DE AGUA QUE BAJA
POR LA CUESTA.
En serio, sonríe siempre y continúa componiendo tus poemas, porque son auténticos destellos de genio lírico, Qué envidia me das, muchacho...

Rosa Cáceres dijo...

Yulia, esa imagen poética que usas .
"tatuado en la memoria", me ha subyugado. Parece un título de novela. Te lo pido, te lo pido...
Un besico.

Carmendy dijo...

Querida Rosa: precioso tema.
Yo amo y adoro los jazmines, quizas por mi sangre andaluza por parte materna...naci y me salieron los dientes respirando el jazminero del patio andaluz de mi abuela... y ahora, a estas alturas de mi vida ya, todo aún me huele a infancia, a viajes en tren hacia Sevilla, a juegos y canciones en el patio...ay, el olor de un jazminero bajo la luz de una hermosa luna grande de plata...¡¡la estoy viendo ahora mismo desde mi balcón y, me pierdo en su embrujo...
Gracias¡ y besitos olorosos de luna y jazmín. Carmendy

Rosa Cáceres dijo...

Carmendy, coincidimos en gustos y en capacidad de ensoñación. Yo estoy contenta de poder revivir en mi imaginación la sensación de mi infancia al contemplar la luna rielando en el mar, desde la casa familiar en la playa.
También coincido contigo en recordar esos viajes con mis padres para visitar a mi abuela, pero nosotros íbamos a Cartagena, la Cartago Nova de Anibal y de Escipión.
Y el mar siempre presente, y los jazmines del chalet de mi abuela, aunque también...¡ay! las violetas escondidas y humildes en un rinconcito que yo buscaba siempre al llegar.