miércoles, 28 de julio de 2010

Abanicos, Granada y soleares

He estado en Granada y me he traído un abanico de recuerdo; siempre que voy a Granada compro un abanico. El último era "colorao", éste es azul, pintado artesanalmente por los dos lados. No lo necesito, tengo mi abanico predilecto, de esos que se cimbrean por la extrema finura del varillaje sinpeso, de magnífica madera, con el país pintado finamente...pero es que me ancantan los abanicos, son un objeto de esos que me seducen, como un libro abierto en páginas que dan aire y ayudan a pensar, porque con este calor hasta los pensamientos se declaran en huelga.

He hecho mil fotos, pero aún no las puedo pasar al ordenador; estoy en la playa y el oredenador de aquí carece de puerto para eso.

Sin embargo, os aseguro que son chocantes. Yo fotografío carteles, pintadas en una pared, detalles insignificantes que nadie mira.

En un puente sobre el río Genil siempre que he visitado Granada he encontrado carteles cogidos con alambre a las barandas con poemas sin firmar. Hoy os pongo el que había esta vez. Sin foto, aunque la hice y ya la pondré algún día. Pertenece a una estrofa de la Soleá de los cañaverales y a mí me encanta.




Nadie hable mal del día



hasta que la noche llegue,



yo he visto mañanas tristes



tener las tardes alegres.





:::::::::::::::::::::

(el cuadro de entrada lo pinté yo hace una porrá de años)

30 comentarios:

Corazón y Pluma dijo...

Gracias por tus lindas palabras, Rosa, pero, para gracia o desgracia mía, soy como la constitución: "Nadie es malo hasta que no se demuestre lo contrario"... Y desde que abrí el blog, allá por mayo, jamás había tenido la excelente relación que mantengo con todos los seguidores que de verdad me siguen (pues, como suele ocurrir, los hay que no son más que avatares-estatuas de piedra en el cuadrito de los seguidores y que, por más que intentas establecer una relación con ellos, sólo recibes el silencio por respuesta... Y un NO es un NO, y no se puede hacer más...

No sé si has visto que, malas o buenas, estoy publicando con mucha mayor frecuencia mis textos de prosa poética... Algunos más cercanos a la poesía y otros a kilómetros de ella... Pero sólo puedo hacerlo cuando mi corazón me lo ruega, porque si no lo hago así, lo que sale al final es una chapuza y de las gordas...

Gracias, Rosa, por estar ahí... Y te ruego yo a ti que, por favor me hagas el honor de recoger el pequeño detalle que repartí ayer por mi santo... Y si no eres cristiana, guárdalo entonces como el regalo que un día te hizo una amiga...

Besos del alma y flores del corazón

Cayetano dijo...

Así que has estado en "Graná". Pues mi enhorabuena. Yo le tengo un cariño especial. Allí me encomendé al espíritu de Boabdil que andaba errante por La Alhambra y logré aprobar las oposiciones.
Ya nos pondrás alguna fotico.
Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Corazón y pluma, que quiero recoger el detalle y no acierto a hacerlo...¡totopona como yo sola jajaja.
Si que soy cristiana y no lo oculto ni lo ocultaré nunca, porque no me avergüenzo de llo.
Lo que me está pasando a mí es que veo que el blog me quita tiempo para escribir. La novela es un género prolijo, una carrera de fondo y se necesitan horas y horas para ello. Pero...querida amiga, aquí estoy y estaré...

Mercedes González dijo...

Me ha encantado la comparación del abanico con un libro, nunca lo hubiese pensado, gracias. Sí, Grabada es de ensueño. Me alegro por ti.

Besicos

MA dijo...

Precioso post , pintura , poema y relato.Felicitaciones.

Un abrazo de MA para ti Rosa, desde este momento soy seguidora de tu bello blog.

verdial dijo...

"...Qué cosita más sensible
yo iba a pelear con la muerte
y alcanzarla es imposible."

Preciosa la soleá de los cañaverales.
Y precioso el cuadro que pintaste hace una porra de años, y tus letras, y tus fotos... Y Graná.

Que tengas felices vacaciones.

Un abrazo

Cathy Brown dijo...

Hada quiero ver todas esas fotos amiga...¿sabes?Mi profe de folklore maneja el abanico como todo un experto y nos enseña y nos explica segun a donde te lo pones es lo que significa aja-ja para chusmear hay que taparse la boca con el y nadie se da cuenta que estan sacando el cuero a alguien ji-ji,si te queres levantar a alguien te abanicas y cerras y abris los ojitos con picardia(que nos divertimos un monton no tengas la menor duda)me encanta esa frase que copiaste de la pared...me parece genial!!!!!Que sigas disfrutando de esa maravillosa playa un besote y un riquisimo abrazo!!!!!!.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, en el alcázar Genil estaba Boabdil sentado junto a un granado en flor que ya presentaba frutos incipientes.
En el hammam, bajo la alhambra, cerca de la iglesia de santa Ana, se refugiaba suspirando por la maravilla de la que era expulsado su cuerpo...pero ¿quién puede echar de un lugar al espíritu de quien ama ese lugar con todo su corazón?

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, mi ilusión incumplida hubiera sido ser artesana, por ejemplo, pintora de abanicos o figurillas de belén. Al regresar de Granada he cumplido en parte esta ilusión: he tomado un abanico de color miel, liso, uno de los tantos que tengo, y lo he decorado con motivos en verdemar y azul a base de esmaltes de las uñas. Yo los uso para decorar piedras, pintar saleros de madera, cajas de puros...Ya te digo, es mi vocación incumplida. Pero lo de los libros es mi pasión.

Rosa Cáceres dijo...

MA, yo también me he hecho seguidora tuya. Eso de las rutas me encanta. En este viaje también hemos vuelto a las Alpujarras y a la costa granadina. Granada no tiene desperdicio, es un conglomerado de maravillas.
Ya iré acompañándote en tus periplos.
Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Verdial, quien no ha visto Granada no ha visto nada, dice el refrán. Y el otro refrám, en el Corral del Carbón, que nohay mayor pena que ser ciego en Granada...
Si me vieras allí, con los pies descalzos para pisar ese suelo, y metidos en un regato de agua de los que bajan de la Alhambra...la Roja...
La soleá de los cañaverales es filosofía puesta en verso corto.
Yo me quedo con la primera estrofa, y aguardando la pequeña felicidad de cada día antes de que llegue la noche.

Rita dijo...

Granada....otra cita pendiente, me estoy dando cuenta que tengo muchas y no se si me va a dar tiempo, ja ja ja, es broma, no tengo ninguna intención de morirme, así que iré a Granada y sacaré muchas fotos, como tu, me gusta el verso del final, es cierto, a veces las cosas tienen muy mal aspecto y luego se vuelven bellas
Que disfrutes mucho tus vacaciones y tu playa, un beso

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, ese lenguaje del abanico existe, pero creo que ya nadie lo practica, sin embargo, en españa sí se sigue usando mucho porque hace un airecillo de lo más agradable, si el abanico es de los buenos, claro. Hay mucha diferencia entre un abanico barato y uno de calidad. El que compré en Granada es sevillano, y de artesanía, pero aunque el vendedor lo elogió como de primera calidad...¡naranjas de la China! Tengo varios mejores que ese. Mi colección es enorme, los tengo repartidos por toda la casa y, por supuesto en todos los bolsos.
Lo que me cuentas me trae a la memoria una entigua canción, con cadencia de habanera:

Un abanico sirve
¿sabéis para qué?
para ocultar el rostro,
ocultar el rostro
de una mujerrrrrrrrrr

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Rita, mis amores andaluces son muchos, adoro a Granada, a Córdoba la sultana, a Cádiz, a Jaén y también me he enamorado de Almería. Creo que en una anterior vida yo debí ser andaluza, si no, no me explico lo bien que me siento en esa tierra.
Mis fotos son siempre atípicas: una piedra rara, un llamador de casa, mis pies en el agua de la subida a la Alhambra, un gato sobre una piedra en el Darro...

¡Claro que tienes que ir a Granada!
Jamás me había bañado en la playa, con un calor tremendo pero viendo la nieve en las cumbres de Sierra nevada. Eso ha sido en Motril.

Yulia dijo...

gracias por contestarme ,pues ..a veces creo que estoy sola en esto ,a mi me gusta también la poesia, en realidad escribo pero no las publico. Me gusta pintar al oleo y los abanicos me encantan, de hecho tengo en proyecto pintar abanicos a mano.
Gracias a gentes como nosotros-as la poesia nunca morirá viva el arte.
saludos de Yulia

Miguel dijo...

Oye, pues el cuadro ese me gusta. Tiene frescura y colorido. Espero que nos enseñes las fotos...

Un beso.

Cathy Brown dijo...

Bellisima la cancion!!!!.

Carmendy dijo...

Amiga del alma: otro texto sublime para mi, Granada y las soleares, qué arte¡¡
Ay, mi Granada...por tanto y tantas cosas mías y de él...ya te iré contando amiga...hoy me despido, mañana me voy a Cádiz a descansar una semanita y a bañarme en mi playita de Santa María...no me llevo el portatil, ahora toca descansar y a ponerse morenita,jeje...
Besitos y hasta la vuelta. Carmendy

Carmendy dijo...

Ah, se me olvidaba:a mi también me vuelven locas los abanicos, los colecciono por que me encantan, me parecen uno de los más exóticos,elegantes y sugerentes detalles femeninos o, masculinos, por qué no...aparte de lo prácticos para el verano.
Bueno, otro besito. Carmendy

Rosa Cáceres dijo...

Yulia, claro que te contesto, y visito el primero de tus blogs. No puedo más porque no me llega el tiempo para escribir mis cosas. Estoy pasando un verano en plan "Vaga de Marca Mayor" que luego lamentaré...o no, porque eso que se lleva mi cuerpo serrano jajaja. Pero mi nueva novela va a salir el día del juicio final, por no corregirla ahora jajaja

Rosa Cáceres dijo...

Miguel, no enseño más cuadros porque en este ordenador no tengo archivos casi. Pero siempre he pintado y mis dos casas parecen museos jajaja y eso que son grandes. Los de la playa son todos asi: una mujer comiendo sandía, pavos reales de gran colorido, barcos...
Muchas gracias por tu opinión favorable. Me has dado una alegría.

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, pues lo mejor es la cadencia de la sugerente melodía y los gestos con los que ha de acompañarse. Ojalá pudiera cantártela en vivo, que yo soy muy cantarina jajaja

Rosa Cáceres dijo...

Carmendy, otra que se va a Cádiz...¡qué envidia verde y cochina me corroe! Me enamoré de Cádiz desde que llegué al hotel Pris en la Plaza de San Francisco y abrimos el balcón de la habitación. A nuestros pies un gigantesco naranjo cuajado de azahar y la alegría de una plaza viva, llena de animación. La iglesia abierta, pues aún estaban metiendo los pasos de Semana Santa.
Y luego la playa, la Caleta, los gatos marineros, la catedral de cúpula de oro... la plaza de las flores, con Columela...¡Cadiz es otro amor andaluz que tengo, junto con Granada, córdoba, sevilla, Almería y Jaén! No puedo hablar de Málaga porque no la conozco aún.
¡Feliz veraneo gaditano!

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA:

QUE BIEN, ME ALEGRO MUCHÍSIMO DE TU VIAJE A GRANADA, QUE LO HAYAS PASADO BIEN.

NO SE PORQUE SE ME HABIA PASADO LA ACTUALIZACIÓN DE TU BLOG Y HE TARDADO EN COMENTAR.

ME ENCANTA ESTA MANOLA, CON EL ABANICO QUE HAS PUESTO EN LA ENTRADA.

BESOS, AMIGA MÍA, Montserrat

cabopá dijo...

El abanico. ¡Ah! el abanico cimbrea los calores del alma, si lo usas por la noche las mañanas son calmas, si lo usas por la tarde se vuelven claras las palabras....
Me gusta la palabra "cimbrear" Me gustan tus entradas porque siempre dejan a quién las lee con las ideas blancas...
Ay,pero que malisima soy intentando repentizar...Pero, hoy me apetecía jugar con tus palabras y es verdad lo que digo,usas algunas que yo ni conocía ni usaba....
Besicos Señora de Oriola...

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, lo hemos pasado de maravilla, el hotel era fantástico y las escapadas a Lanjarón y a Motril muy divertidas, pero...¡ay, siempre hay un pero! bañándome en Motril se me perdió un pendiente de nácar, me quedé con la tuerca en la mano, pero el pendiente se fue al fondo, que es todo de piedrecitas, es decir, que no se podía encontrar buceando. Además cubría mucho y estábamos con bandera amarilla de precaución porque las olas eran bravas de verdad.
Es la segunda vez en mi vida que pierdo uno de mis pendientes favoritos, la otra vez era de coral y oro y esta vez de plata y nácar, pero no me ponía otros de tanto que me gustaban...
¿te gusta el cuadro? Es en madera y ahora mismo está batiendo contra la pared porque entra una brisa muy rica, levante puro, que alivia el calor un montón.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá ¿qué palabras son esas que no conocías? ¿Quizás "país" para denominar la tela del abanico?
No has repentizado mal, qué va, pero en fin, si me permites, te haré unos arreglillos por aquello del cómputo silábico que da el ritmo exacto al verso:

El abanico cimbrea
los calorcitos del alma,
si te abanica las noches
te da mañanas de calma,
y si en la tarde lo usas
vuelve claras tus palabras.

Ya ves, ocho silabas por verso, que es la medida más usada en nuestro idioma.
¡Perdón, ya me he puesto en plan profesora, qué asco! Jajaja

¿Sabes? en Granada iba dando la nota, como no tengo pudor alguno ni miedo al qué dirán, me compré una botella de litro y medio de agua bien fría e iba echándomela por la cabeza y por la espalda y refrescándome en todas las fuentes, como un "canis vulgaris", jajaja

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Rosa:

Se ve que disfrutas de tus viajes y la pasas muy bien, el cuadro me ha gustado mucho y la estrofa del poema deja mucho en que pensar:

Una mañana brumosa, se puede convertir en un tarde soleada.

Abrazos.

Rosa Cáceres dijo...

Rafael, para mí siempre son más bellos los poemas que contienen una gota de sabiduría.
Un abrazo.

emejota dijo...

Juraría que había escrito un comentario, pero en algo me debí equivocar que no salió. Da lo mismo, ahora voy y me extiendo.
Has mencionado MOTRIL, es uno de esos lugares donde sientes que podrías pertenecer. La comodidad me llevó a Denia, pero lo mismo podría haber elegido Motril para vivir en invierno.
En el anterior comentario te decía lo que me encantaba de pequeña "tocar la flauta" con una buena rodaja de sandía roja y como tu cuadro me lo ha recordado. Artista para todo. Un abrazo.