lunes, 14 de febrero de 2011

El silencio

Hoy os saludo simplemente con una frase mía.
Me gusta el silencio. Me encuentro realmente bien en él. Por eso he escogido este pensamiento.
******
El silencio es el mar por el que mejor navega el pensamiento.
******

Una curiosidad: cada día que pasa me desaparece un seguidor, jajaja, a este paso me voy a quedar sola. El caso es que no descubro quién ha desertado de mi amistad...pero los números cantan. Estoy intrigada.


25 comentarios:

MAJECARMU dijo...

ROSA,la imagen que elegiste es tremendamente elocuente en ese silencio por donde fluye el pensamiento...
Esa luz es amor,en esa luz te reconoces,sintiéndote en paz y en plenitud,amiga.
Mi felicitación por tu mensaje en este día de amor.
Mi abrazo grande y sé feliz hoy y siempre.
M.Jesús

Cayetano dijo...

De vez en cuando es necesaria una buena dosis de silencio para poder encontrarse con uno mismo. Los que trabajamos con mucha gente y a veces con mucho ruido nos es muy necesario un buen chute de soledad de vez en cuando.
Un saludo.

Rosario dijo...

¡Me encanta el Silencio!
No tengo ninguna frase, pero cuando lo consigo después de un día de ajetreo, él es mi mejor descanso y mi mayor consuelo.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

Rosario dijo...

He escrito al mismo tiempo que Cayetano sin interrumpirnos...
Solo oigo las teclitas...ja,ja,ja,
En silencio ¡Feliz San Valentín!

Rosa Cáceres dijo...

MAJECARMU, un poeta habló del silencio sonoro, y me parece una imagen altamente elocuente: el silencio interpela, habla, grita incluso, según en qué ocasiones. Yo, sin embargo, me refería en mi frase a ese silencio que apacigua, que te reconcilia con todo, y creo que es el mismo al que tú aludes.
En medio de el "mundanal ruido" (que dijo fray Luis de León)nada hay que aporte más luz que el silencio de las palabras huecas.
Un besico afectuoso, querida amiga.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, cómo lo sabes! Los pasillos atestados, las aulas repletas...me siento identificada con el poema de Jorge Guillén:
Beato sillón/ la casa corrobora tu presencia/ con la vaga intermitencia/ de tu invocación en masa a la memoria...
Y no digamos con el de Lope de Vega:
A mis soledades voy
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

saludos

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, tú si que debes de saber apreciar el sosiego del silencio, con la pandilla de pequeñajos que tienes en clase jajaja Me imagino lo qué será cuando se ponen alegres y felices después de que les cuentes unas coplillas de esas en que aparecen animalillos...
Un besico

Juan Serrano dijo...

No es fortuita la coincidencia de los pensadores de alcurnia. Pitágoras también lo dijo en su día: El silencio es la primera piedra del templo de la filosofía.

Abedul dijo...

Para mi tambien el silencio es una cita llena de planitud..
Cuando estaba en activo con mis peques de 4 y cinco años en Pequeño taller de vez en cuando si estaban alterados ..les decia : y si hacemos un concurso de silencio
quien ganará???? era pura magia , por supuestro que al final era yo la que perdia porque no queria aprovecharme de su ingenuidad!!!!!
habeis ganado todos!!! y ellos encantados dcian has perdido...
otrom medio bastante eficaz era bajar yo mi propia voz y quedarme quieta mirándoles, trucos que venian muy bien!!!!un saluido cariñoso Begoña

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas noches Rosa.

Una hermosa fotografía

Además el silencio, será como una vitamina para tu inspiración de escritora.

Te mando muchos beicos, Montserrat

cabopá dijo...

El silencio que buen acompañamiento
Si además es en el mar
sólo se oye el viento.

¡Buena compañía amiga!
Besicos.

María Bote dijo...

Bella frase con la que me identifico totalmente, amiga y, bella imagen también de placidez y silencio (valga la paradoja) rumoroso.
Felicidades. María.

Yulia dijo...

El silencio es agradable de vez en cuando, sobre todo.. para escuchar nuestros pensamientos en un profundo siihh!!! silencio.

Begoña de Urrutia dijo...

El silencio, el silencio interior, requiere valentia . La valentia de enfrentrarse con uno mismo o con las realidades vitales. El buscado ruido exterior o interior es, en ocasiones,la forma de esconderse, de escaparse de las realidades con las que no queremos enfrentaros.
Sin embargo el sincero silencio interior nos enriquece y da profundidad a nuestro pensamiento.
Un abrazo fuerte

Antonio Verdú Asís dijo...

Es evidente que no descansas reina del silencio. A veces es necesario el silencio. Por fín he vuelto después de un largo "silencio" por cuestiones técnicas o como le queramos llamar, he dado un repasito hacia atrás en tu blog, así que ya estoy al día.
Abrazos para tí y Javier.

Rosa Cáceres dijo...

Juan, es verdad que si no hay silencio es imposible que haya filosofía.
Un saludo muy cordial

Rosa Cáceres dijo...

Abedul, encantador concurso de silencios el que ideaste. Las criaturas son tan sinceras, tan sencillas y enternecedoras...
¡Y siempre perdías tú! Jajajaja. Si es que te podía el corazón...
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, me encanta que me desees las buenas noches, como si estuviéramos viéndonos realmente. Con esa manera tan tuya de saludar consigues que parezca que eres una amiga "real", no "virtual".
Me da el corazón que alguna vez llegaremos a conocernos en persona.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, la voz rumorosa del mar es la invocación al recuerdo sosegado.
No comprendo a los que se plantan en la playa con cascos y pinganillos de esos para oir música pachanguera, menos aún a los que la ponen a todo volumen i obligan a escucharla a todos cuantos tiene a su alrededor...
Pero tú sabes escuchar la música de las olas. Lo sé.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

María, tú como poetisa que eres amas el silencio, porque en tu caso es un silencio lleno de voces inspiradoras.
Un beso

Rosa Cáceres dijo...

Yulia, de vez en cuando, dices...
Sí, tienes razón. El silencio es maravilloso cuando es buscado, disfrutado, paladeado. No, desde luego, cuando es impuesto, reflejo de una soledad irremediable jamás rota.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Begoña, has dicho algo que comprendo muy bien. Si encuentro un poema míao sobre ese tema tal vez lo suba hoy al blog, dedicándotelo a ti.
La introspección necesita el sielencio, por eso quien no desea enfrentarse a su propia verdad prefiere el ruido.
Algunas veces nos tememos a nosotros mismos...Pero a mí siempre me ha gustado bucear en mis motivaciones, mis pensamientos y mis sentimientos.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Antonio, ya he visto tu entrada, después de meses de silencio (hablando del tema), y ha sido una entrada TRIUNFAL, en toda regla.
Quiero felicitarte de nuevo de todo corazón. Veo que han escogido París y venecia para el catálogo...yo, ya lo sabes, hubiera escogido esa subida al castillo de Mula, con su sol incluido en la textura de la acuarela. Pero ya sabes que todos tus cuadros me parecen admirables, y cuando pintas la catedral de Murcia, ni te digo.
Un abrazo

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Rosa.

Bello pensamiento. Preciso y cargado de verdad.

Pasa por mi blog y recoje un hermoso detalle para que Dios te siga bendiciendo.

Un fuerte abrazo.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

Alvaro Peña dijo...

Que entrada tan bonita