sábado, 17 de enero de 2009

IDENTIDADES, de Santiago Delgado

IDENTIDADES, de Santiago Delgado

El jueves, 15 de enero, se presentó en el Museo Gaya de Murcia el libro de Santiago DelgadoIdentidades”. La presentación estuvo a cargo de dos oradores, el propio autor (¿quién mejor conocedor de su propia obra?) y Juan Soriano, que demostró cuatro cosas muy importantes: una, que conoce la obra de S. Delgado, dos, que es un orador ameno y pletórico de sentido del humor, tres, que es un excelente lector, porque domina todos los registros de la lengua y los resortes para encantar al auditorio, y cuatro, que este libro hay que leerlo, porque merece la pena.
En cuanto al autor, qué diré, sino que es hombre también de verbo ágil, fluido, de humorismo contagiante que camufla una recóndita ternura, cercana a la hondura poética unas veces, familiar y reconocible en su murcianía otras…
El libro está editado por la Real Academia Alfonso X el Sabio, de Murcia, y lleva portada de gran valía artística, se trata de un óleo de Tomás Díez de Revenga, que representa un molino del Campo de Cartagena. Así es que es un gozo mirarla.
La colección es de la Biblioteca Murciana de Bolsillo, lo cual quiere decir que es libro para llevar, efectivamente, en el bolsillo del gabán, que es abrigo de paño fuerte que se pone uno cuando hace rasca, que es frío intenso, como todos ustedes saben, o relente, que es esa humedad de la atmósfera tan frecuente en Murcia, que cala los huesos. Si se trata de señoras o señoritas (a estas alturas del siglo XXI todavía se sigue haciendo tal distinción), seguro que lo llevan en el bolso. Si es verano y se está en la playa, el pequeño volumen se puede transportar sin problemas en bolsa de playa, eso sí, dentro de una bolsita de plástico para que no se pringue de crema solar, que siempre se nos queda el frasco mal cerrado. Pero si tal eventualidad se produjera, no pasa ná, sino que será un librico vivío, leío, que no hay ná más tontucio que un libro que nadie toca y está ahí, pá simiente de rábanos ¿no están de acuerdo?
El caso es que el libro es amanoso. Por eso no hay que dejárselo en los trasiegos de aquí para allá, porque pesa poco, aunque contenga cosas de peso (válgame la paradoja o aparente contradicción entre términos que luego llegan a conciliarse, si se piensan), así es que, ya ven que sirve para todo. Para una espera en el médico, en la estación del tren, en la parada del autobús, en el Restaurante mientras viene el pedido…No sigo, pero podría hacerlo, porque botones de muestra, haylos, como las meigas.
Y hablando de botones de muestra, qué bonicos los que nos presentaron Santiago Delgado y Juan Soriano, leyendo alternativamente, capítulos escogidos de esta ANTOLOGÍA. A mí me gustaron todos, algunos ya los conocía, pero oírlos de labios de tan estupendos lectores siempre encanta.
En voz del autor, Santiago Delgado, “Boda de los pequeños inmigrantes” y “La Banda de la Inclusa”, tan conmovedores que sugieren historias –intrahistorias, que diría Unamuno- plenas de humilde humanidad y de inocencia sin mácula. O la del “Gran velero blanco en el horizonte”, que a los que nos gusta el mar y los barcos, nos deja absortos en un lirismo de ley, como la plata, la que brilla en las crestas de las olas del Mediterráneo, besadas por nuestro sol.
Juan Soriano nos deleitó con joyas leídas como “Bueneza” y “Ser de aquí”, que arrancó risas al auditorio, con eso de que el murciano tiene que ir a todos sitios con su limón, porque le echa limón a tó. Así, lo primero que pregunta al sentarse a la mesa es: ¿Ande está el limón?. Y ese “una cosica que esté bien”, unidad de medida murciana donde las haya, que sirve para todo, o ese “echa por la sombra” de nuestras primaveras-veranos de tórrido calor. Y qué bien que hablaba con acento murciano este hombre, cuando quería.Y qué identificados con lo que leía- que eran las palabras de Santiago Delgado- nos encontramos todos. Nos lo pasamos en grande, como se lo pasará todo el que lea el libro.
De todas formas, hay que advertir al potencial lector, que este no es un libro pá leérselo de una sentá, no señor, sino que es un libro-tentempié, en el buen sentido de la palabra, que es palabra de raigambre muy española, que todo el mundo entiende. Esto es, para leer –tal como ya he dicho- en cualquier momento y a trocicos, esto es, a bocaícos, así como el que pilla una almendrica del plato de los entremeses, se la echa tan contento a la boca y la masca en un ver y no ver, pero resulta que se le queda el delicioso sabor en la boca, que es lo que le pasa al que se deleita con un breve capítulo de IDENTIDADES.
El libro se divide en seis apartados, según la temática, que va del Arte, a La Literatura, pasando por la Historia, la Arqueología, la Gastronomía, el habla de Murcia, la Ciudad de Murcia, los pueblos de Murcia y mil cosas más, porque el autor es prolífico y multifacético y toca todos los palos como tocaor de guitarra, muy bien afinada, por cierto, y también entona como genial cantaor -o cantaor con genio o duende- y lo mismo se arranca por chipirrines murcianos que por mineras que nos dejan el alma absorta.
Además, generoso como él solo, llena sus páginas de nombres ajenos, de otros que escriben también, y nos dice: “Estáis en mi libro”. A mí me ha llevado a sus páginas en dos artículos sobre dos novelas mías, Aura y Buceadores, y ni decir tiene que estoy muy contenta de ello, no faltaría más. Pero les aseguro que no es ese detalle el que me dicta estas palabras de elogio, sino la admiración que de muchos años atrás siento por este autor murciano como escritor de artículos –ya dije que casi todos los del libro los conocía ya- y como novelista.
¡Qué no se lo pierdan!

Rosa Cáceres

10 comentarios:

Santiago dijo...

Gracias, de todo corazón, Rosa. Un abrazo

Juan Soriano dijo...

Muchas gracias, Rosa: tus elogios se reciben con agrado. ¡Cómo no...! Pero está mucho mejor conseguido el equilibrio de tu comentario sobre el acto y sus contenidos. Hay oficio. Y, además, entretejido de agilidad en la lectura y de interés en tus palabras con acierto.
Felicitación por ello.
Saludos cordiales.

Rosa Cáceres dijo...

Gracias a vosotros, Santiago y Juan, que tenéis nombres de apóstoles, y más si se os nombrea así, juntos.
Fue un placer para mí escuchar vuestras lecturas alternativas. Por cierto, Juan, ¡qué bien recitas!
Lo mejor fue la absoluta armonía en la alternancia de opiniones cruzadas y el humor amable que las teñía todas de una cercanía tan perceptible que "nos metió a todos en el ajo". Eso es mérito, y lo demás son monsergas.

Alvaro Peña dijo...

Pues es una pena el no poderlos haber escuchado, y es que me tuve que ir enseguida por un problemilla que tenía que resolver. Pero... enhorabuena a Santiago, y ya lo leeré poco a poco tal y como comentas. Saludos

cologo dijo...

Se agradece este relato del momento,del aire que se respiró en la sala, de la comunicación entre el público y la mesa ,llevada sin duda por personas que aman esa tierra, como la amamos los que nos fuimos hace tiempo pero seguimos respirando sus olores en la distancia incluso el del limón en los bolsillos, sobretodo si las raices van además pegadas a nosotros con hijos tenidos en esa hermosa ciudad y de la que partimos un día porque la fuerza del destino es a veces superior a todo.
Te felicito,Rosa, aunque no te conozca, por haberme permitido estar en la sala sin hacerlo.Un saludo.
Concha Lozano

Lugareño dijo...

Hola Rosa,

Con tu permiso, tomo nota de esto para comentarlo en la sección literaria de mi programa de radio. Lamento no haberme enterado con antelación, para haberlo anunciado. Para otra ocasión ya sabes que cualquier aportación de información de este tipo es bien recibida.

Y bueno, sobre todo quería comunicarte que precisamente este miércoles (día 21) voy a leer el relato que me enviaste ("granos de mostaza"). Supongo que las ondas no llegan hasta Orihuela, pero por si acaso te digo que es la 96.8 (Cadena Radio) y que emitimos en directo de 9 a 10 de la noche. Y no obstante luego solemos poner la grabación en el blog del programa, para quien no haya podido escucharlo en directo y tenga interés en hacerlo.

Un saludo.
Desde mi "lugar" de la Huerta.

Rosa Cáceres dijo...

Muchas gracias, Concha. Es un placer recibir este tipo de opiniones, porque significan que he logrado trnasmitir un poco de lo que sentía.
¿Vives en Castilla-La Mancha? Yo he vivido seis años en esas tierras, por eso "AURA", mi primera novela se desarrolla allí, y habla también de gastronomía, auque tangencialmente, claro. Es una novela social y Psicológica.

Lugareño, me encanta que el texto te sea útil en tu sección. Naturalmente, tienes mi permiso para eso , y no sólo mi permiso, sino que me hace mucha ilusión.
A ver si pueso oír el programa. Me he pusto enferma y estoy en casa, con la gripe.

cologo dijo...

Hola Rosa,si, mi origen es manchego ,Mahora(Albacete), y aunque ahora vivo en Madrid siempre andan conmigo las raices manchegas y las murcianas pues en esta última fueron diez años los que viví.
Mi amistad con Juan Soriano es la que me ha permitido acceder a tu página a raiz del acto de presentación de Santiago Delgado, y me alegro de haberlo hecho.
Me gustaría conseguir tu libro "Aura".¿Puedo conseguirlo en Madrid?¿en qué editorial?
Saludos a ti y a Murcia. Mejórate.
Concha Lozano

Rosa Cáceres dijo...

Hola Concha, yo también me alegro mucho de haber entrado en contacto contigo.
"AURA" es de la Editorial Slovento, de Madrid. Pero si tienes problemas para encontrarlo lo puedo conseguir en una librería de Orihuela y mandártelo conta reembolso.
Ya sabes, los escritores que no somos mediáticos no estamos en todas las librerías. Buceadores y La delicada pil del alma, sí están en La casa del Libro.

cologo dijo...

Rosa, intento encontrarlo en Madrid y te cuento. Suerte y saludos. Concha L.