viernes, 27 de noviembre de 2009

Ermita solitaria

Una acuarela del natural, que pinté de niña, a la hora del amanecer, en el Puerto de Mazarrón. Es la ermita de San Antón, que jamás he visto abierta. Por el ojo de la cerradura me asomaba a ver al santo.

******************************
******************************
Ermita solitaria, en mitad del campo erguida aun siendo sencilla y humilde.
¿Quién te visitará en estos tiempos?
¿Quién detendrá sus pasos unos momentos ante tu puerta siempre cerrada?
Hubo un pasado lleno de romerías, de alegres fiestas campestres en las que mozos y mozas festejaban su juventud con canciones en honor del santo o la santa que hoy, olvidado, está tras esos postigos cerrados a cal y canto.
Ya no hay música de bandurrias, tamboriles y violines, ni humo de fritanga de buñueños, ni puestos de castañas y turrones variados alrededor de tus exiguos muros.
Pero estás ahí, aguardando.
Quién sabe si se producirá el milagro de devolverte a la vida, en medio del campo que se ha quedado tan solo como estás tú, ermita.

18 comentarios:

maruxiña dijo...

ya apuntabas maneras de niña.

Biquiños y buen finde rapariga!!!

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

DE NIÑA, YA SE VEÍA LO QUE SERIAS DE ADULTA.
ES UNA ACUARELA PRECIOSA.
BESOS

La Dame Masquée dijo...

Madame, se le dan a usted todas las artes! Y ademas desde bien temprano.
Preciosa la ermita y el homenaje que usted le hace, lleno de nostalgica ternura.

Feliz fin de semana, madame

Bisous

roxana dijo...

Cuanta capacidad creativa hay aca!!!!
Que bueno que hayas guardado tus cuadros!!!!! y la pregunta alguna ves tendra respuesta, si o no pero respuesta al fin! Hay que saber esperar. el tiempo todo lo dice! aunque uno calle!
un besito

Luis G. dijo...

En mi peregrinaje por tierras valencias, he visto ermitas como la que muestras. Me lo decían los vecinos, se pierden las costumbres, ya no reciben las caricias de los romeros, ya no se escuchan los gozos ni las coplas. Otras reviven con la festividad del titular, pero creo que en la mayoría perviven las tradiciones. En mi tierra, en mi comarca, es fehaciente estas tradiciones con las ermitas.

Y te admiro, Rosa, por esa acuarela, llena de encanto.

Un beso.

Ruy dijo...

¿ Dónde estás
que gritas
y no te oyen?
O,¿ es que no te escuchan
los que tienen la llave?

¿No tienes fuerza
para derribar la puerta?
Ni siquiera una vez al año,
ni siquiera en verano?
Donde la gente que la ha levantado?
ya se... muertos y enterrados
y los vivos escondiendo
asustados sentimientos.

cabopá dijo...

Qué texto tan bello nos has dejado hoy amiga.......
Hoy he estado en el mar
he paseado por su orilla
tranquila y serena
Hoy he tocado la arena
no había sombrillas
he saboreado el olor a sal
y las nubes que pasaban
han removido mi cabeza.
BESICOS. (con sabor a Mar Menor.)

Rosa Cáceres dijo...

Maruxiña, las personas llevamos un bagaje desde nacimiento que nos va guiando por un camino u otro...y no hay nada de particular en ello.

Besicos

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, la tengo colgada en un pasillo. No tiene mérito, es de principiante, pero no olvido la mañana en que cogí mis trastos de pintar y me fui yo sola a ver amanecer en la ermita, tratando de captar la luz del momento.

Rosa Cáceres dijo...

Dame, me doy a todas las artes por no darme a todos los diablos jajaja

Salgo ahora para una Villa en fiestas que me ha concedido un premio literario, a fin de recogerlo en el Casino...Aún no tengo decidido el atuendo que vestiré jajaja ¡Horreur!

Rosa Cáceres dijo...

roxana, yo es que lo guardo todo, debe de ser el síndrome de Diógenes en grado agudo jajaja, claro, luego no hay forma de encontrar nada, me refiero especialmente a papeles y dibujos.

Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

Luis, esta ermita pervive, rodeada de un jardín y edificios, antes estaba sola, entre almendros.
Son pocas las que tienen vida de romería, pero cuando esta circurstancia se da es algo encantador. En Galicia, en un pueblo llamado Esclavitude, llegamos casualmente en tal momento y era un trasladarse a un pasado vivo que debió de ser así. Yo soy de Murcia capital, y allí, claro, es otra cosa. Pero me subyugan estas ermitas solitarias, me tocan el corazón más que las fastuosas catedrales, esas me produncen el síndrome de Sthendal, me admiran mucho más, desde luego, pero me conmueven menos. Soy espíritu austero, me acojo a la sencillez como forma de espiritualidad.

Rosa Cáceres dijo...

Ruy, hoy nos traes el tema del "UBI SUNT?" de forma desgarradora.
Es la pregunta al huracán del devenir de la Historia, que todo lo arrastra.
Magnífica tu poesía, como siempre.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, tu comentario es poesía, y es mar, las frases me traen el aroma salitroso, la brisa amable y conocida, la añoranza del azul orlado de espumas blancas.

Me voy a Almoradí, ahora mismo, a recoger un premio por un relato de mar, precisamente.
Un besico.

cabopá dijo...

Cuanto me alegro por ese premio ya nos lo contarás y yo quiero leer ese relato sobre el mar...Besicos.

tejedora dijo...

Preciosa pintura, Rosa. Es una lástima que se encuentre cerrada dicha ermita. ¿No han hecho nada por abrirla?
Enhorabuena por el premio.
Besos, amiga.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, ya lo contaré cuando tenga las fotos que estoy maldita con el ordenador jajaja

Rosa Cáceres dijo...

Tejedora, muchísimas gracias, preciosa.