sábado, 7 de noviembre de 2009

LA MACETITA DE CABOPÁ

Esta entrada está dedicada especialmente a mi amiga Cabopá, que por cierto, se llama Carmen.



El viernes pasado, en Murcia, Cabopá me hizo un regalo muy especial: esta maceta.


Me la había traido en una bolsa preciosa, con la catedral de Murcia en vista nocturna, y luego en otra bolsa igualmente cerrada con un adorno de fantasía que servía de lazo.

No la abrí hasta llegar a casa. En Orihuela. Sabía que era una planta, pero no tenía ni idea de nada más, aunque Cabopá y yo estuvimos hablando del lugar idóneo de ubicación en mi casa.

¿La terraza que da al sur? Ahí le daría el sol, "vería" pinos gigantescos que llegan hasta una altura de cinco pisos, palmeras, galanes de noche, algún ficus...



¿Estás bien ahí, plantita?



- ¡Mucho sol, demasiado!- parecía decirme-.Soy una flor delicada, este sol me mataría.

-Te creo, te creo- respondí .

-¿Te gustará esta terraza? -le pregunté , después de trasladarla a otra orientación.

-¿Qué es esa enorme casa que "veo" sobre el monte?- inquirió la planta.

Yo comprendí que era una planta con corazón, no sólo por los que lleva en el precioso macetero en que la había abrigado Cabopá, sino por ser un mensaje de amistad vivo de ella. Así es que me resigné a hacerle de cicerone y le respondí.

-No es una casa, es el Seminario de Orihuela. De noche se ellena de luces en sus ventanas. Son los jóvenes que estudian hasta entrada la madrugada. La fachada y la torre también se iluminan.

-¿Y yo lo veré desde aquí?

-Desde luego. También verás un rosario de luces que forman las farolas que hay en la carretera de subida al Seminario, llena de curvas, con las catorce estaciones del Vía Crucis en ellas.

-¿Y ero de más arriba, a la derecha?

-¡Ah! Son las ruinas del castillo. Pero sólo se iluminan con dos luces, que simbolizan a las santas Justa y Rufina, en las Fiestas de Moros y Cristianos.




-No hace falta que me lo preguntes, ya te lo digo yo- me adelanté a su curiosidad de recién llegada-, es el monasterio de San Sebastián. Oirás sus campanas varias veces al día.

-¡Qué alta es esa palmera!- se admiró.

-Es la que nos avisa si el viento es suave o fuerte con el movimiento de sus palmas.


-Creo que me quedo con este rincón de la terraza- dijo al fin-.Pero ¿qué arboles veo ahí abajo?
- Son los naranjos del huerto del monasterio- respondí-. Creo que te gustará el olor del azahar que llega hasta aquí cundo florecen. Ahora lo que ves son ves las naranjas.

Ha pasado una semana. La flor de nácar vive feliz. Cuando me levanto la veo, rodeadad de corazones rojos, y me esponjo de alegría: es el regalo de una buena amiga, es un trocito de su corazón también.

El cielo está hoy limpio, sin rastro de niebla ni boria.

La flor respira y me habla. Su mensaje es bello, cálido, alegre.



¡MUCHAS GRACIAS, CABOPÁ!


40 comentarios:

tejedora dijo...

Como bien dices, es un pedacito de su corazón. Cabopá ha tenido un buen detalle contigo. Si hasta es preciosa la maceta y la planta.
Gozas de unas vistas preciosas desde tu balcón. Recuerdo que una vez nos mostraste el seminario.
No me importa en absoluto que te enrolles más que una persiana. Me gusta tal y como eres.
Un besazo, guapísima.
P.D: Enhorabuena a Cabopá por tan buen gusto para con el regalo.

Pili dijo...

Hola Rosa, bonito detalle de tu amiga Cabopá, seguro que la planta le gusta cualquier rinconcito de la casa en tal de estar contigo.
Un beso

cabopá dijo...

Pero, qué le has dado a la flor de nácar, que habla...ja,ja
Ay Rosica, que generosa que eres, gracias por tus amables entradas...
Espero de todo corazón,que este verano florezca, ya veras lo bonitas y delicadas que son esas flores, también llamadas de cera por su delicadeza y hermosura.....
Cómo tú amiga.....Besicos.

Cathy Brown dijo...

Podes creer que me emociono lo que lei?buaaaaaaaaaaa...que hermosa la amistad!!!!!!!Cabopa,es una divina..pero vos mas.......besotes Hada.Ahhh,me olvidaba,...que vistas mas maravillosas!!!!!!!!

Marucha dijo...

Bellas fotos, me permite conocer algo más de tu mundo, mi mundo, que mis ojos ven a travez de tu mirada.
Amiga,que linda amistad tienes,y la planta, y el cielo,y las construcciones, y aqui estoy,desde México, mirando tu mundo,mi mundo.
RECIBE UN ABRAZOTOOOTE.

Rosa Cáceres dijo...

Tejedora, dicen que quien no es agradecido no es biennacido. Yo me llamo Eugenia, que en griego significa precisamente Biennacida, o De Buen Nacimiento, así es que ya sea porque va en mi naturaleza o ya sea por no contradecir a la etimología, soy muy agradecida. Cada muestra de afecto que recibo, palbra, gesto, obsequio llamada telefónica...queda en mi corazón escrita para siempre.
Lo bueno del corazón es que puede dar cabida a todos, y a cuantas más personas se quiera, a más aún se puede querer.
AMIGA : EL CORAZÓN SE ALIMENTA DE CARIÑO, y si no "come" bastante, se queda anémico de amor, que es como la sangre de los sentimientos. Y claro, no puede donar sangre, no puede dar lo que no tiene.

Rosa Cáceres dijo...

PIlI, bonica, que te llamas como una hermana mía...las plantas me encantan, pero desafortunadamente no se me dan bien, sino todo lo contrario...si esta me aguanta (debe de ser que soy insoportable para el reino vegetal jajaja) será un milagro.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, a la planta la que le has dado mucho cariño has sido tú, ella es tu mensajera, Su presencia en casa me dice que eres mi amiga. Verás, es la cuarta maceta que tengo regalada por una amiga: Una planta de incienso (de Dolores), una especie de palmerita (de Pilar), una de hojas enormes que da flores naranjas en verano (de Lola) y ela tuya. Tengo esperanza de que vaya bien, porque las otras van divinamente, mientras plantas fuetes como los geranios, el Laurel...se me secan que es un asco...por eso sé que el mérito es vuestro, no mío.
Y¡claro que les hablo! faltaría más.
Todas las mañanas dle doy los buenos días a tu plantita...que es como saludarte a ti.

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, ¡Qué emotiva eres! Eso significa que tu corazón es algodoncito dulce de azucar. Solamente una mujer angelical se emociona con las palabras.
¡Cuánto me gustaría hablar contigo!
Un besico.

Rosa Cáceres dijo...

Marucha, me alegra haber conseguido que me conozcas mejor gracias a estos pequeñas muestras de mi entorno.
CONOCER A OTRA PERSONA ES COMENZAR A COMPRENDERLA, Y COMENZAR A COMPRENDERLA ES EMPEZAR A QUERERLA.
Así lo interpreto yo, por tanto, muchas gracias y mil besos en respuesta al tuyo grande.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA:
QUE BELLO EL MONÓLOGO, QUE HAS HECHO CON LA BELLA PLANTA QUE TE REGALÓ TU AMIGA CAPOPÁ. QUE POR CIERTO YA LE HAS DESCUBIERTO EL NOMBRE.
AUNQUE LA PLANTA NO TE HAYA RESPONDIDO, SEWGURO QUE HA PERCIBIDO TUS BELLAS PALABRAS.
DICEN QUE LAS PLANTAS SI SE LES HABLA TE ESCUCHAN.
UN ABRAZO PARA TI Y A TU AMIGA CAPOBÁ.
DESDE VALENCIA.MONTSERRAT

Alvaro Peña dijo...

Me ha encantado la historia que has creado con la maceta. Eres única

Luis G. dijo...

Qué bonito, Rosa, qué hermoso canto a la amistad. Ese diálogo con la planta de Cabopá -un regalo precioso, propio de una buena amiga- lleva impreso tu talento de excelente escritora y tu amor a Orihuela, mostrando sus excelencias. Esa planta tiene el honor de ser fruto de la amistad y va a ser muy feliz entre compañeras -que le otorgarán su admiración cuando florezca en el verano-, recibiendo los deliciosos aromas de azahar. ¡Qué delicia!

Un beso.

Cayetano dijo...

¡Cielo santo! Una planta que habla -bueno, a un primo mío no le hablan sino que le cantan las plantas... de los "pieses"- y además prefiere la segunda orientación para poder flirtear con la palmera y los naranjos. ¡Qué descaro! Esperemos que no coma mucho.
La verdad es que es un bonito regalo.
Un saludo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Muchas veces lo mejor es subirse a la terraza... y no echarle cuentas a nada más...

Saludos y un abrazo.

José Ato Saorin dijo...

Hola Rosa, debe ser muy hermoso hablar con una maceta, sobre todo por el olor que desprenden sus palabras al responderte.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, muchas gracias. Hablar con una planta es una forma de expresar pensamientos, y como pensar es sentir conscientemente, hablar incluso a solas, me ha parecido siempre un ejercicio muy sano y de gran hondura espiritual.

Rosa Cáceres dijo...

Álvaro, muchas gracias. Las personas establecemos relaciones de afecto incluso con los objetos que nos rodean, cuanto más con una muestra de tal sentimiento, por parte de una persona encantadora, de gran delicadeza y sinceridad, como es nuestra común amiga CABOPÁ.

Rosa Cáceres dijo...

Luis G. estoy segura de ser comprendida por alguien como tú, capaz de amar un paisaje de la forma en que demuestras hacerlo. Yo creo que incluso cuando no hablamos con la boca todos hablamos de cierta forma. Y si intentamos sofocar nuestra expresión de sentimientos, éstos fluirán en monólogo inrerior al que no podremos acallar; es más, Si consiguieramos domeñar hasta los pensamientos conscientes, no podríamos jamás alejar de nustro inconsciente los sueños.
Cabopá se merece que una dialogue con su mensajera vegetal.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano,
Si le cantan los pinreles,
le acompaña la alegría,
que las canciones dan vida
y renuevan la energía.
Si cantan por sevillanas,
¡mi arma, vaya delicia!
me dan ganas de arrancarme
por eso, o por bulerías
¡olé!

Rosa Cáceres dijo...

Hiperión, hoy me he acordado de ti, poniendo un examen sobre "La Odisea" para los Bachilleratos.
No me seas tan misántropo,y si vas a la terraza que sea por ver el sol o por componer alguno de tus bellísimos poemas.
De sobra sé que el credor desea ardientemente quedarse a solas con su creación, pero en fin, aún queda algún justo en Sodoma.

Rosa Cáceres dijo...

José Ato, ¿las cosas nos responden, verdad? ¿lo has sentido tú también? Y es precioso dialogar con ellas, dejarse captar por su magia estética, por su serenidad que más parece ataraxía, estoicismo ¿qué se yo?

Cayetano dijo...

A mi primo, la mofeta,
-¿qué le puedo a usté contar?-
que le huelen los pinreles,
oiga usté, una "hartá".

Ole la grasia de Rosa,
-que no se puede aguantá-,
que le haya comprao un tiesto,
quien se llama Cabopá.

Rosario dijo...

SE HA VESTIO TOA DE NACAR
LA PLANTA DE CABOPÁ,
HA LLEGADO A ORIHUELA
A QUEDARSE YA PLANTÁ.

CON OLORES DE UNA ROSA,
Y CORAZONES PINTÁ,
EN LA TERRAZA MÁS LINDA,
PA RECORDAR SU AMISTAD.

Preciosidad de maceta, preciosidad de diálogo y lindos comentarios, detallazo de Cabopá.
Me encantan las macetas. Un abrazo fuerte Rosario

Arantza G. dijo...

Bueno.,..y tiene voz.
Seguro que está muy feliz contigo Rosa.
Muy bonita. Os felicito por haberos conocido.
Besos con todo mi cariño.

Leticia dijo...

Me encanta que aproveches cualquier evento para ilustrarnos. Seguro que la maceta responderá con sus flores en cuanto llegue su hora.

maruxiña dijo...

La maceta está bien chula, de la planta ya no hablo, que yo de plantas ni flowers jijiji

Biquiños rapariga!!!

fonsilleda dijo...

Una maceta que creo que dice muchas cosas. En realidad, todas las plantas dicen.
Bicos.

Antonio Verdú Asís dijo...

Preciosa maceta y formidable terraza, ¡qué vistas! La maceta se quedaría encantada.
Feliz semana, abrazos Javier y Rosa.

Montserrat Sala dijo...

Hurgando entre los testimonios escritos de mis amigas ciber, he hallado esta entrada que me ha fascinado. Tienes razón. Cada planta que guardamos, es el recuerdo vivo de la persona que nos la ha regalado.
Idea preciosa la tuya. enhorabuena!

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, vamos a buscarnos curro de guinistas cómoicos en TV y vamos a dejarnos de dar clase, que valemos pá eso (y pá ESO) y pá más.

Rosa Cáceres dijo...

ROSARIO, graciosa, estoy intrigada, no sé dónde moras, reina mora.
¿Cómo llevas EL EMBOSCADO? ¿Dónde lo has conseguido?
Todas esas preguntas te hago.

¡¡¡HAZ PROPAGANDA!!!

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, la siguiente entrada es para tí, ya la verás.
¿Ha empezado AURA?

Rosa Cáceres dijo...

Leticia, me he reido con tu chiste, qué gracia tiene.

Rosa Cáceres dijo...

maruxiña,
tu quoque, maruxiña?
Es decir, tú también ...eres de las negás del tó pá la floricultura? jajajaja

Rosa Cáceres dijo...

Fonsilleda, antes había incluso un "lenguaje de las flores", hoy ya perdido casi, que la gente sabía interpretar.
¿Qué nos queda de esas claves? Poca cosa. Rosa roja=pasión, violeta=humildad, azahar= virginidad, castidad...
Tengo un librito que interpreta cada mensaje floral. Es muy curioso.
Sin embargo, hoy todos entendemos que puede simbolizar la amistad.

Rosa Cáceres dijo...

Antonio, lo que se ve desde mi casa parece una postal, varias en verdad.Todos lo dicen.Pero yo preferiría estar viendo la torre de la catedral de Murcia, o el arco de Santo Domingo, por ponerte un ejemplo jajaja.
Gracias por el saludo a Javier, ya va la cosa acabando, para mediados de Diciembre.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat Sala, bienvenida, nueva amiga. Verás, yo no sólo tengo plantas de amigas, tengo aún más cuadros, de amigo@s pintores y fotos de fotógrafos artistas, de esos que exponen y venden.
Estas muestras de afecto siempre están bien a la vista, porque me abrigan el alma, me animan y me recuerdad ese afecto que está ahí representado, aunque la persona está en otro lado.
También tengo algunas joyitas, una sortija de oro con la cruz de Caravaca, pendientes, broches, cajitas de artesanía, algún collar...Pequeños abrazos a mi corazón.

Clares dijo...

Pues prepárate para cuando dé flores, que son como de cera y sonrosadas. Cuando crece se hace trepadora y se agarra donde puede. Yo tengo una de esas en la ventana de la cocina del campo. Es preciosa y exuberante. Y muy agradecida, como ya habrás comprobado por las cosas que te dice.
Enhorabuena por ese símbolo de amistad y cariño.

Rosa Cáceres dijo...

Fuensanta, me das esperanzas de que dé flores, porque a mí jamás me premian las plantas con la floración, sólo echan unas hojas enormes, que parecen orejones de burro, incluso las que son de hoja pequeña...es un misterio.