martes, 3 de agosto de 2010

Granada, el alma de Boabdil

¿Queréis acompañarme en este paseo por Granada? Os advierto que el ordenador se me ha declarado en rebeldía y el orden de las fotos no es que yo deseaba, jajaja, aquí aparezco yo, en la primera: "el borrico delante/ pá que no se espante" jajaja.
Bien, pues como borrico o como guía (que lo prefiero, la verdad) comienzo.
Estoy frente al "corral del carbón", ahí es donde están los versos que proclaman que no hay peor desgracia que ser ciego en Granada.

Y...la puerta en más detalle.
El Alcázar Genil tiene una torre con cinco ventanas caladas. Bajo la torre Boabdil el Chico recoje el homenaje de la ciudad.
Aquí está el rey moro, el que suspiraba y lloraba por la pérdida de su reino granadino.
Sin orden, ya lo he advertido, os presento el letrero que está cogido con alambre a los barrotes del puente sobre el río Genil.
La Alhambra preside la ciudad y toma como espejo las rumorosas aguas del darro, que serpentea a sus pies.
Y Boabdil pasea en espíritu por los huertos de granados en flor que ya muestran incipientes frutos dorados.

Mi alma se siente hermanada con la suya en cuanto al amor que despierta la maravillosa ciudad de Granada, inspiración de poetas, guardesa de misterios...

(continuará)

24 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA:

SIN ORDEN, QUE MÁS DA.
YO SOY DESORDENADA NATA, JA, JA...

ME ENCATNAN LAS FOTOS, LAS POESIAS.
AH Y DE BORRICA NÁ.

QUE ERES UNA PROFESORA MUY ILUSTRADA.

Besicos.Con cariño, Montserrat

Luis G. dijo...

Percibo el perfume de los huertos, de las mil granadas, del alma de esta ciudad de la que me enamoré el pasado año.... Gracias, Rosa, por mostrar esas pinceladas que nos dedicas con cariño.. con imágenes llenas de encanto, contigo...

Besos,

Luis.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, tengo fotos curiosas para poner un puesto jajaja
he perdido la cunta de las veces que nos hemos acercado a Granada y en todas ellas he disfrutado. Esta vez, a pesar del calor que hacía.
Un abrazo, bonica.

Rosa Cáceres dijo...

Luis, me gustan las fotos que sólo apuntan al paisaje, ya sea natural o urbano, pero de vez en cuando, también me gusta dotarlas de un toque personal.
No soy mejor fotógrafa, faltaría más, que los fotógrafos que sacan postales, con unas cámaras, además, fantásticas. Yo voy, humildemente, siempre así, a lo anecdótico, a lo que conmueve mi mirada, a lo que ha despertado sensaciones en mí que me han hecho conectar con la verdadera dimensión de mi persona.
Me agrada pensar que tú, excelente fotógrafo y mejor viajero, también piensas que el paisaje nos conecta con la verdad personal.

Annick dijo...

Uno se enamora de Granada y no hay mas palabras .

Como hace tiempo que no vamos por Granada , envidio este paseo tuyo por sus calles .
Sera para despues del verano , ahora hace demasiado cálor.

Besos desde Málaga.

Mercedes González dijo...

Ay, Rosa, qué idílico paseo y cómo nos lo muestras!! Tu mirada también me conmueve y crea sensaciones en mí. Tienes alma de poeta viajera. Gracias, comparto también tu admiración por Granada, quién no?

Besitos

Rosa Cáceres dijo...

Annick, yo me enamoro de Granada y de muchos más sitios, esa es la verdad. haría una lista inmensa de lugares vistos con los ojos del corazón...compartiendo la mirada, disfrutando del arte y las peculiaridades del sitio...
Es cierto, hace tanto calor que no es buena época para viajar al sur, pero Granada nos pilla cerca y teníamos ganas de hacer una escapadita breve.

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, cuando viajo respiro otro aire y mi imaginación vuela. Me gusta pensar que soy alguien que reside ahí, ver la ciudad o el pueblo como una habitante suya, no como una turista. Pero con cariño, con afecto a cada rincón.
Así iré algún día a tu ciudad, seguro.

Cayetano dijo...

Ya sabes aquello de:
"Dale limosna, mujer,
que no hay en la vida nada
como la pena de ser
ciego en Granada."
Imprescindible siempre este tierra.
Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, la belleza de Granada es reconocida por todo el que la ve, pero la belleza se extiende como un aire claro por muchos más lugares..., afortunadamente. La beñlleza viaja en el vehículo de la mirada del viajero.
Esos versos que citas son los del Corral del Carbón.
Por cierto ¿era Francisco Pizarro?
Ya te preguntaré si sabes quién es o a quién representa un jinete desnudo que hay en Granada.

Rafa dijo...

Da gusto contemplar las fotos, siempre que se ve Granada parece que es la primera vez.

qué disfrutes de los melones de agua!

emejota dijo...

Que graciosa carita de determinación luces en la foto. ¡Como me gustó Granada la única vez que la visité en 1992, en plenas Olimpíadas de Barcelona! No sería mala idea volver a pasar unos días y redescubrirla. Gracias por provocarme este pensamiento. Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Rafa, dices algo que es verdad, Granada siempre es nueva y provoca nuevas sensaciones. Es una ciudad privilegiada.
¡Que veas buen cine basado en buenas novelas, o que leas novelas y luego veas su versión al cine!

Rosa Cáceres dijo...

emejota, sí debería volver a Granada. Siempre se descubren bellezas ocultas en esa ciudad.
Yo debería volver a Barcelona, a ver si me animo.
Jejeje, lo de la cara de determinación me ha llegado al alma, porque estaba desde luego determinada a pasármelo estupendamente, a pesar de los 39º que caían a plomo.

Un beso.

Jota Ele dijo...

"Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada".

Siempre que veo algo de Granada, me vienen a la cabeza estas certeras palabras de Francisco Icaza.

Y es que Granada tiene una belleza incomparable.

Te felicito por haber disfrutado de esta maravillosa ciudad.

Saludos cordiales.

AROBOS dijo...

¡Qué bonita es Granada y cuánta verdad encierran esos versos que hablan de la pena de ser ciego en ella!

Miguel dijo...

Preciosas fotos y preciosa ciudad. La historia se hace viva y presente cuando transitas por Granada. Hace unos años estuve allí y quiero volver.

Besos.

cabopá dijo...

Es Granada esa ciudad y esa tierra cercana de la que siempre que voy,digo que tengo que volver...
Es preciosa con ese agua que emana y brota por donde quiera que pases...
Espero la continuación del reportaje,siempre con esas palabricas que engrandecen tus foticos...
Besicos salados.

Rosa Cáceres dijo...

Jota Ele, nuevamente he descubierto rincones mágicos en Granada, siempre que voy me resulta una ciudad fascinante y el conocerla de otras veces representa un etractivo más, una conexión especial.

Un saludo, de aquí a Madrid y de Madrid al cielo (de oca en oca).

Rosa Cáceres dijo...

AROBOS, de niña leía los cuentos de La Alhambra, de W. Irbing, cuando por fin conocí Granada, el amor por ella fue de flechazo. Tengo mis rincones favoritos, mis lugares de ensueño.
No soy original en eso, Granada le gusta a todo el mundo.

Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa Cáceres dijo...

Miguel, debes volver, la ciudad no defraudará al recuerdo que tienes de ella, te lo aseguro. Siempre que voy pienso que tal vez ya no me subyugará un lugar visto repetidamente; me equivoco, y es un placer constatarlo. Lo único que ya para mí no es igual es La Alhambra; ahora hay que reservar visita, está atestada de turistas...En fin, es inevitable.

Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, desde Murcia Granada no está demasiado lejos, son provincias limítrofes. Desde Mazarrón aún está más a la mano.
Hemos vuelto por la costa, gozando de la belleza de Granada y de Almería, tan parecida a la costa Mazarronera, incluso con su mar de invernaderos. Mientras pasaba, pensaba si vería al Karyam navegando por Cabo de Gata, que es su ruta habitual.

Un besico, Carmencica.

Cassiopeia dijo...

Gracias por el paseo. Disfruté la ciudad y sus alrededores durante un exquisito mes de vacaciones.
me encantaron los versos de verja.

Me los prestas y te cito en mi casita?

Anda, di que sí!