domingo, 29 de agosto de 2010

Secuencia de imágenes para un intento de escribir poemas



Los palos del velero
son tan altos
como el orgullo
de los más orgullosos.
Yo miro esos mástiles
desde abajo,
como los soberbios quieren
que se les mire siempre,
siempre desde abajo,
sumisos, como inferiores.
Pero yo me rebelo,
y maldigo
la maldita
soberbia de los prepotentes.
La maldigo
con palabras
de grueso calibre
como balas de cañón.



Hoy, amigos, he visto un barco
con un nombre precioso,
un nombre de enamorados,
un nombre de hombre
enlazado
a un nombre de mujer...
¿No es algo bello?
La pintura del casco era roja,
color ardiente
de pasión amorosa.
Las letras bordadas
-digo pintadas-
en blanco,
como en una sábana de
tálamo nupcial.
Amigos míos
¿Habéis visto
qué cosas dicen,
sin decir, los barcos?

Faro del Puerto de Mazarrón, cuya costa es escenario de tres de mis novelas.


Las gaviotas patiamarillas, las más feroces, toman posiciones al atardecer en el dique del puerto pesquero.

****************
La revisión de mi novela va por el folio 335.



20 comentarios:

Mercedes González dijo...

El mundo es de los que se rebelan, al menos, así pinta mejor.

Los barcos declaran su amor mecidos por las olas.

Ya te falta menos, Rosita.

Besos de ánimo.

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, me he topado con una duda marinera y tengo que investigarla, o esperar que me la aclare mi bióloga marina particular jajaja

Me he tenido que parar ahí, porque no me han pillado en un error en mi vida y no quisiera que esta fuera la primera vez.

Un besico, y gracias por los ánimos.

Cayetano dijo...

Bonitas fotos y acertadas reflexiones en estas últimas horas ya de descanso merecido.
Lo de poner nombre a los barcos, en este caso de una pareja, viene de antigua usanza entre los camioneros: Antonia y Paco, Jacinta y Luis... Hay cosas incluso de peor gusto que no pongo por respeto al lugar. Sí, dice mucho de sus dueños.
Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

PCayetano, ya lo sabía, pero tenía que buscar algo para perpetrar unas línes extraviadas jajaja
Mi padre compró un barco para que nosotras aprendiéramos a navegar. Se llamaba el "Seis Hermanas". Y vaya que aprendimos a llevar el timón, a remar y a rescatar el ancla si se enredaba en el fondo.

Yo me entretengo mucho con las leyendas de los camiones. La que más me ha gustado de todas las que he visto decía: "Lo que me desees a mí, Dios te lo conceda a ti".

Pasado mañana al huerto de calabazas totaneras, que son las más gordas de España, estoy achantá, te lo juro por Tululo III.

María Bote dijo...

Un placer volver por aquí, querida amiga.
Bellas imágenes y bellos textos.
¡Ah, la prepotencia! desechable bajo todos los conceptos.
Ya queda poco para alumbrar tu nuevo libro, que imagino excelente, como los anteriores.
Besos. María

Cayetano dijo...

Yo estoy "acongojado" por el comienzo del curso. Este año, el inspector, para mantener en Adultos mi comisión de servicios, me ha dicho que son lentejas, que si quiero seguir aquí, al lado de casa y en "adúlteros", tengo que coger la Jefatura de Estudios. Así que...eso es lo que tengo para este curso. Temo más lidiar con algun@s compañer@s que con los alumnos, quienes normalmente no dan guerra.
Un saludo.

emejota dijo...

Ya veo que vas avanzando con un buen viento soplando en la dirección correcta. Poco entiendo de poemas de modo que difícilmente puedo emitir juicio alguno. Tan solo se lo que me gusta y lo que no, las razones bueno me las podría inventar, pero no tengo tiempo, ja,ja. Un abrazo y feliz singladura.

Rosa Cáceres dijo...

María, ya iremos poniéndonos al día, que yo regreso esta misma tarde.
Para mi novela número 9, aunque tenga dos sin publicar aún, falta mucho, estas cosas son lentísimas, y más si hay otras ocupaciones que atender, como es mi caso. Pero, vaya, avanzo, avanzo...

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano ¡Gran Jefe de Estudios! Te compadezco. Yo fui Secretaria de dos IES durante años y sé que los burros de carga de los Centros son el Jefe de Estúpidos y el Escretario...jajaja
Bueno, pero tú puedes, ahí es ná el sevillano replantao en los Mandriles. Retranca y chulería, y los compañeros son tuyos. Que no noten que les temes, que se crecen los muy bellacos.
Yo tengo las lentejas de la Jefatura de Departamento (¡Horror, las programaciones pá mi solica!) y los Bachilleratos a 37 por grupo.

No lo quiero pensar...que me voy a la playa a meterme debajo del agua para olvidar.

Rosa Cáceres dijo...

emejota, jajaja, esos ni son poemas ni son ná, son en todo caso crímenes perpetrados conscientemente contra la poesía.
Yo escribo, de vez en cuando, poemas de poco mérito seguramente, pero impecables en métrica y rima, y coplillas satíricas con las que a veces compito con Cayetano jajaja

Un besazo.

Arantza G. dijo...

Salvando las distancias me ha recordado esos árboles que llevan en sus troncos los nombres de dos amantes.
Muchos besos

Mercedes González dijo...

Buen inicio de curso. Fuerza e ilusión para afrontarlo.

Besitos, Merche

Aurora dijo...

Los soberbios un dìa terminan bajando de su alto palo ( como el mastil que decis ) nada dura eternamente.
Lo decis muy bien.
Lo del barco con nombre de hombre y mujer entrelazados es precioso- la de secretos de amor que guardarà ese barco, la de pasiòn ( de ahi el rojo)que correra por todo èl.Què hermosa historia tendrà, me la imagnino muy bella.
Precioso post Rosa- Un placer siempre leerte.

Un beso

Aurora

Rosa Cáceres dijo...

Arantxa, tienes razón. A mí me gusta misrar los nombres de los barcos, son muy sugerentes. Pero esos escritos en árboles son una plasmación de amor tradicional. Yo he llegado a verlos en palas de higos.

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, ya estamos metidos en faena. Hoy cuando he visto "la clientela" que tenía para examen...
Y los de Bachillerato es un misterio para qué se han presentado. No habían estudiado, por los resultados, nada en absoluto.

Rosa Cáceres dijo...

Aurora, gracias por tu amabilidad. Para mí es un gusto recibir comentarios tan halagüeños: Pero yo no pretendo saber escribir poesía, en absoluto. Lo mío es la prosa narrativa extensa, la novela. Y no se presta, claro, a plasmarla en una entrada de blog.
Me complace comentar con quién me lee cómo va mi trabajo, a veces tan sólo pretendo mantener el contacto con todos, nada más.

Un besico.

andres lopez villar dijo...

No no voy yo a censurar el alto mástil que soberbio toca el cielo
no no voy a censurar las palabras que no dices. ..y que llegan
el rumbo que lo trajo , un rumbo ignorado, ¿que importa si lleva entrelazados dos nombres amantes? que has descubierto tú.
Volveré

Corazón y Pluma dijo...

Con la alegría de tener otro año de experiencia y muchos más por delante para seguir aprendiendo, amando y escribiendo, vengo a entregarte en persona una invitación para que vengas a mi rinconcito a recoger unos premios y regalos que esperan que, si lo deseas, pases a recogerlos en:

http://almacorazonypluma.blogspot.com/2010/09/reparto-de-regalos-recibidos.html

http://almacorazonypluma.blogspot.com/2010/09/reparto-de-regalos-recibidos-ii.html

http://almacorazonypluma.blogspot.com/2010/09/reparto-de-mis-premios-y-regalospor-fin.html

Tan sólo debes pegar cada link en la barra de dirección del explorador y la página de regalos correspondiente aparecerá de inmediato en la pantalla de tu ordenador…

Un beso y una flor…

Rosa Cáceres dijo...

Andrés, has construidos hermosas frases en tu comentario. Espero que efectivamente vuelvas, tu visita ha sido muy grata para mí.

Rosa Cáceres dijo...

Corazón y Pluma, he estado en tu blog, disfrutando de su belleza. hay que ver qué despliegue de imágenes y hasta de movimiento. Naturalmente que me siento partícipe de los premios que concedes a todos tus seguidores. Te doy las gracias y te mando unos cordiales latidos de mi corazón.