lunes, 4 de julio de 2011

Faro del Puerto de Mazarrón

Ripios repentizados ante una imagen para mi blog. Ya digo que son ripios, nadie me lo tiene que descubrir.
**********


Mirando la luz del faro,
que se apaga y que se enciende,
hay que ver la de problemas
que de repente se entienden.

Es como si esa linterna
que alumbra en la noche fría
te iluminara la mente
que en tinieblas debatía
cuestiones casi insolubres,
y te sirviera de guía.

18 comentarios:

Terly dijo...

No sé por que los llamas ripios, no veo en estos versos nada que le sobre y esa comparación de la luz del faro con la de la mente me parece muy poética.
Un beso.

Cassiopeia dijo...

Tremendos ripios!
Si fueran de la República Dominicana... no sabría que decirte...

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?LEMA=ripio

Prefiero pensar que usas la locución del verbo coloquial que significa dar con facilidad y abundancia algo...

Besos en cantidades industriales!

Rosa Cáceres dijo...

Terly, mi cultura es la del esfuerzo, soy incapaz de valorar algo que no me cuesta nada, que escribo en un par de minutos. Comparado con los años de trabajo que me ha costado cada una de mis novelas...
Muchas gracias, no obstante.
Un beso.

DE-PROPOSITO dijo...

Es como si esa linterna
que alumbra en la noche fría
---------
Algo semelhante a palavras carinhosas que aquecem o coração.
--------
Felicdades
Manuel

Cabopá dijo...

Una vez me tomé un helado en la cafetería que hay en ese faro...
Tus ripios como siempre muy buenos.
Desde Los Alcázares (en el patio) besicos con aroma a jazmín.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas y calurosas noches, querida Rosa.
Sabes yo no endiendo que quiere decir esto de ripios.
A mi me parecen unas bellas estrofas.
Besicos, Montserrat

Amig@mi@ dijo...

Bella palabra.
Me trae recuerdos...
Un abrazo y hasta pronto, amiga.

Rosa Cáceres dijo...

Cassiopeia, la del nombre de constelación celeste.
Eres muy amable. Pero ya sabes que la facilidad versificadora ha sido muy denostada, si no piensa en Zorrilla. Sin embargo, yo adoro el ripio y disfruto mucho con "La venganza de don Mendo", de Múñoz Seca y con "La rebelión de las musas", de Llopis.

Un besico

TriniReina dijo...

Cuando no nos iluminan las estrellas, al menos que nos ilumine la luz de un faro, el caso es caminar bajo la luz.

Saludos

Begoña de Urrutia dijo...

De ripios no se nada. Sin embargo si que he experimentado la existencia de momentos de luz- intermitente muchas veces- que te dejan ver la solución o por lo menos la razón de los problemas y dan sentido a lo que nos ocurre.
Un abrazo fuerte

Rosa Cáceres dijo...

DE-PROPOSITO, me ha encantado leerte en portugués, es el idioma en que se expresa uno de los personajes de mi última novela, Isla Cueva Lobos, que se presenta estos días en la Feria del Libro de Alicante.
Yo adoro Portugal, he estado allí cuatro veces y nunca me canso. Los dulces portugueses no tiene igual.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, el aroma del jazmín y el del Galán de noche son los que predominan en mi patio delantero,
¿Sabes que a la flor de nácar parece que le ha dado por crecer? lo que pasa es que no me echa flores todavía.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, calor el que hace aquí, madre mía, es para derretir plomo. Menos mal que por las noches suele saltar vientecillo.
Estods días sopla lebeche, el peor viento para mí gusto, ardiente y húmedo, me cuesta hasta respirar.
Un besico "soplao", que con el sudor no hay quien dé besos como Dios manda.

Rosa Cáceres dijo...

Amig@mi@, hasta pronto, que voy a poner una entrada nueva ya mismo.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

TriniReina, de niña, en el monte, veía luciérnagas, o gusanicos de luz, el caso es que hasta ese brillo agrada. La luz alegra.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Begoña, aciertas siempre en tus comentarios, llenos de agudeza y de sabiduría. La intermitencia de la luz es algo que a todos nos atañe, pocos viven en constante luz o en constante tiniebla. Hay que estar preparado para atrapar aquello que la luz nos deja ver, aunque sea efímeramente.
Un beso

Princesa115 dijo...

Esa luz intermitente es como la vida misma, cuando se apaga nuestra mente enmudece y al contrario.
Me gustaron tus letras y más que nada la forma de expresar.

Un beso caluroso

don vito andolina dijo...

Hola, bellísimas entradas visten este delicioso blog, si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía, te invito a mi casa, será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos soleados...