jueves, 1 de septiembre de 2011

La belleza

Dice un viejo aforismo que la belleza está en los ojos del que mira, y no es mentira, desde luego, pero habría que recordar que los ojos son ventanas por las que mirar pero los ojos del que miramos son espejos que en cierta forma nos ofrecen nuestro propio reflejo.
Nadie que tenga mal corazón podrá apreciar realmente la belleza en otras personas, y me estoy refiriendo a la auténtica belleza, que es mucho más compleja que la simple
belleza de envoltura.
La belleza auténtica complace y hace sentir bien, la belleza de envoltura solamente lo consigue, en el mejor de los casos, por un corto espacio de tiempo y muy a menudo no basta para hacernos sentir cómodos sino todo lo contrario, porque la mera belleza externa (es decir, la que no va acompañada de la interna) es con toda seguridad engreida, fatua, vacua, carece de naturalidad en el trato porque está endiosada y gusta de mirar por encima del hombro.

Los componentes de la verdadera belleza son externos pero más aún internos; es una belleza completa y no están fuera de ella todos o algunos de estos elementos: la inteligencia, la dulzura, la tolerancia, la compasión, el humor (siempre el humor), la buena conversación, el ingenio, la capacidad de ayudar, la cualidad de la disponibilidad, la naturalidad que nos hace estar cómodos, en confianza, el don de saber escuchar (tan raro, ya que lo más normal es el
Yo, Yo, Yo, con mayúscula, o el pues yo, pues a mí...) por decir algunos nada más, porque la belleza auténtica es a la vez sencilla y compleja, difícil de definir, aunque no difícil de apreciar cuando se mira con mirada limpia.


24 comentarios:

Luis G. dijo...

Excelente analisis de la belleza, Rosa. Sí, siempre hay y habrá personas con una belleza completa -que maja o majo, decimos- la mayoría exterioriza su egocentrismo, su yo en 1º persona. Así es la vida, en un septiembre que comienza con fiestas en mi ciudad, que sigue el curso de la belleza tradicional.

Un abrazo,

Luis.

Rosa Cáceres dijo...

Luis ¿son fiestas en Segorbe? ¡Cuánto me gustaría mirar por un agujerito y ver algo de ellas! Seguro que tú nos vas a hacer partícipes de esas maravillas por medio de tu blog.
En Murcia cuando alguien es así, como digo yo, de esas personas-medicina que consuelan y alegran con su sola presencia, en vez de maja/o, decimos bonica/o, ya ves, herencia del aragonés.

Un abrazo

julia dijo...

Rosa¡que maravilloso lo que acabas de escribir¡.Es una gran alegria visitarte mi amiga.Besos inmensos de luz para ti y los tuyos.

ATENEA dijo...

¡Cuántas bellezas escondidas hay! Pero hay mucha gente ciega que sólo alcanza a mirar la carrocería.
Estoy de acuerdo contigo que esas personas bellas por dentro transmiten una energía tan positiva que el simple hecho de estar a su lado hace que te sientas bien.
¡Excelente reflexión!

paratilibre dijo...

A veces la belleza que atrae no siempre es la belleza que enamora, esa que describe magistralmente.
Mis saludos.

Rosa Cáceres dijo...

julia, sobre mi opinión en ese tema podría escribir todo un tratado. He observado mucho a todo tipo de personas y he constatado que las hay que te hunden en la miseria moral y las hay que te sacan a flote con una frase y una mirada o una sonrisa.
Besos

Rosa Cáceres dijo...

ATENEA, yo tengo hecha como una lista de personas que me he ido encontrando en la vida y a las que nunca olvido por su belleza interior. Aprecio mil veces más estas cualidades que también (¿por qué no?) pueden ir aparejadas a la belleza física, pero en caso de tener que elegir, ni lo pensaría. Para belleza perfecta la de los maniquís de escaparate, y dime quién querría compartir sus pensamientos con uno de ellos.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

paratilibre, es cierto; la belleza perfecta pero superficial puede suscitar una atracción momentánea, pero si no sabe ahondar en el sentimiento, es como un pozo profundo pero seco.

Un abrazo

MA dijo...

Hola amiga Rosa , con el corazón en la mano me quedo con la belleza interna de las personas ,esa dura toda la vida la otra es efimera y dura unas pocas primaveras.
También con la belleza de la naturaleza del mundo que nunca muere.

Besos de MA para ti.
Gracias mil por tu huella amiga.

Gómez dijo...

Las más bellas flores están escondidas...No todos saben mirar.

Besos

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:Que bien has definido la belleza.
¿Te acuerdas de aquel cuento que se llama Riquete del Copete. en que el protagonista er amuy feo y que su belleza estaba en su interior?.

Besicos, Mointserrat

Rosa Cáceres dijo...

MA, creo que toda persona en sus cabales elegiría lo mismo, los que eligen lo contrario suelen cosechra fracasos vitales muy dolorosos.
En cuanto a la belleza de la naturaleza que nos rodea, es el mejor desisntoxicante moral que existe.
Gracias por tu amable visita, que me ha alegrado mucho.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Gómez, las más bellas flores a menudo son sencillas, silvestres, los lirios del valle que decía Cristo, superiores a la suntuosidad de los mantos del rey Salomón.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

MOntserrat, qué dulce recuerdo de la infancia me has traido, "Riquet el del Copet" estaba en mi casa ilustrado y todo, recuerdo perfectamente los dibujos, y si busco por mis tesoros tal vez lo encuantre, porque yo me llevé mis cuentos de la colección Alfombra Mágica, que era una maravilla.

Un besico

María Bote dijo...

Felicidades, amiga Rosa, por tu excelente y acertado texto sobre LA BELLEZA.

Ya volví del mar a tierra adentro
y vuelvo a gozar del placer de leerte.

Besos. María

Goriot dijo...

Querida profesora, su artículo es una buena lección. Me interesa dialogar de la vista.
Un saludo muy cordial.
Goriot.

Rosa Cáceres dijo...

Maria, ha sido toda una alegría reencontrarte por estos mundos misteriosos del blog y leer tu destello, esta vez azul.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Goriot, muchas gracias, también a mí me gusta dialogar con los amigos.
un abrazo

Ana Gregorio dijo...

Hola Rosa. Preciosa entrada. Son cosas que es conveniente recordar de vez en cuando, y más en esta sociedad en la que lo que manda es la apariencia. La belleza va de la mano de la humildad, como la inteligencia. Felicidades por este análisis.
Un abrazo y un beso.

Rosa Cáceres dijo...

Ana, desde luego esta sociedad en que vivimos es absurda, sólo mira la cáscara de las cosas y hace a las mujeres (en especial) someterse incluso a operaciones quirúrgicas de riesgo, si no tiene una personalidad fuerte, para resistir las presiones, a fin de gustar a los demás. Y yo creo que llegar a tal extremo es aberrante.
La belleza ha de ser completa, abarcar lo de fuera (un aspecto limpio, que así agradará) y un corazón bueno, junto con un intelecto despierto.
Cada cual debe potenciar sus cualidades, que no hay quien carezca de ellas.
Un besico

Francisca Quintana Vega dijo...

Eres bellísima, Rosa querida...con eso lo digo todo.Por dentro y por fuera. Nunca tu corazón cabría en tu mano...ni en las dos juntas.Es demasiado grande.
Y me siento orgullosa de contar con un huequecito en él. Besos

Marina-Emer dijo...

magnifico relato ...siempre se dice es bella esta persona por la belleza de su alma ...es que tiene todas las cualidades de la bondad...
gracias por tu visita a mi blog y lo bien que has sabido analizar el trastero del desvan del septimo cielo .
te deseo una feliz semana
besos Marina

Galeote dijo...

Una excelente interpretación de lo que significa la belleza interior de una persona. Hoy que tenemos a nuestro alcance y nos disfrazamos con tanta cosmética de diseño. Hoy como siempre, el sentimiento egocéntrico, sigue culminante por esas grises y amargas cumbres, cubiertas tan solo de despótica arrogancia, mientras en la calle, a cada paso, siempre cerca, ese frío que no es de Invierno, pero que es el más lacerante de todos. -El frío del corazón-

Un hermoso y profundo análisis digno para la reflexión, Rosa.

Te envío un abrazo. Juan.

Silvia Gómez dijo...

ES una bonita reflexión sobre el significado de la belleza. Te invito a conocer mi blog donde trato temas similares
pincha aquí