jueves, 19 de febrero de 2009

Mis cuadernos, mis dibujos, mi poesía



Esta es una página de uno de mis cuadernos, de los tantos que tengo, en los que me entretengo en dibujar cosas como esta.
Me he vuelto bastante perezosa para coger los pinceles, pero con un bolígrafo o un lápiz, estoy en la gloria. Ante mí se abre el mundo de lo imaginario, y yo poseo la potestad de pintarlo a mi antojo.
Un castillo de cuento de hadas, me sirve como pretexto para inventar un relato infantil.
Ahora pregunto ¿qué surge en mí antes, el dibujo o el relato? Misterio. Tal vez ambos nacen simultáneamente.


Fantasía en esta ornamentación de mi nombre, de mayor a menor tamaño, las letras me definen como Rosa, con una O y una a llenas de sonrisas, María y Eugenia. Ese es mi nombre completo. Todo a bolígrafo negro aquí, bajo toda clase de seres imaginados en una improvisación evidente.



Los tonos azules de los dos bolígrafos utilizados, se emplean en crear un diseño improvisado sobre un cuaderno de rayas. Una pequeña hada, casi una libélula, es la protagonista de este cuento.
Reconozco que he escrito poco para niños, pero algo quisiera dedicarles, ya que transitan por la etapa más cautivadora de la vida, la que es- aunque tardemos mucho mucho en darnos cuenta- nuestra verdadera patria: la infancia. tnto más añorada cuanto más lejana. Lo digo en este poema:
Añoro aquel tiempo
pasado,
tan lejano,
en que éramos
niños.
Cuando bastaba
el beso de la
madre
para curar la herida,
y la firme mano del
padre
para instaurar la
calma
en la estrenada
vida.




A distintos colores de tinta. Cuaderno para escribir en él cuando la magia acude a solicitarme, atrayente como un benéfico conjuro, para que la halague con palabras que hablen de ella, que cautiven al ser cautivadas por el trazo de las letras formando vocablos, por la unión de los vocablos formando frases, completando letra a letra, palabra a palabra, frase a frase, párrafo a párrafo el fascinante plano de un laberinto en el que reside, no el temible Minotauro, sino una pléyade de seres inventados, plenos de belleza y bondad.








13 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Sorprendente y encantador

cabopa dijo...

Me encantan tus dibujos. Eso no se hace así como así,eso tiene trabajo.Tus palabras en mi blog son un halago para mi.Son veraderos comentarios "al texto". Muy agradecidad.Besicos.

Amig@mi@ dijo...

Creatividad a dos manos, es lo tuyo Rosa, sigue creando...
Besos

divagando_siempre dijo...

que hermosos dibujos!!! Morí cuando vi el segundo!! Me encantan...sigue mostrando más, esto muestra la creatividad que tienes, realmente sublime!!

Lugareño dijo...

Creatividad es la palabra, sí señor. Enhorabuena, Rosa. Me has dejado boquiabierto, pasaría horas enteras observando y analizando tus dibujos. A mí personalmente me han impactado de una manera especial el primero (que me parece una auténtica obra de arte y una preciosidad) y el tercero (por la cantidad de formas simétricas que en él aparecen). Muy interesante y muy peculiar tu estilo creativo (¿qué surge en mí antes, el dibujo o el relato?) y el poema también me ha parecido magnífico (aplaudo y suscribo lo de que la infancia es nuestra verdadera patria).

Antonio Verdú Asís dijo...

Pero bueno Rosa, eres una verdadera artista, tu no le puedes tener envidia a nadie, en el buen sentido, son dibujos únicos y de una fina belleza que deja a uno lleno de admiración. Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Muchas gracias, Francisco Javier, pero tú si que resultas sorprendente con tu incesante actividad literaria y periodística.
Cabopa, es un placer para mí comentar tu blog. No dudes que lo seguiré haciendo.
Amiga, creatividad a mano, como tú bien dices. El cerebro dirige y la mano realiza, en realidad soy capaz de dibujar sin mirar el papel, claro que aí me sale algunas veces. Me falta el dominio tecnológico, lo mío es casi casi la forma de crear de la Edad Media.
Divagando, no tengo palabras para agradecer tus hiperbólicas palabras.
Saludos, Lugareño. Me animas a mostrar mis dibujos, pensaba que era una tontería publicarlos aquí, pero si agradan a unos cuantos amigos, ya tengo un acicate suficiente para seguir haciéndolo.
Realmente me agrada que coincidas en mi opinión sobre la patria espiritual: la niñez, aunque me sorprende que a tu juvenil edad ya lo hayas descubierto. La mayoría de los de tu generación no pasan de sufrir el síndrome de Peter Pan.
Antonio, qué generosa opinión, sólo el excelente artista puede mostrarse tan benevolente con los escarceos a bolígrafo de una aficionada como yo.

Celia dijo...

Hola Rosa. Sí. Parece que somos vecinas de nubes.
Me encantan tus dibujos. ¡Son una obra de arte!. Y también admiro tu profesión. Bonita... pero complicada, en este mundo de hoy. Yo escribo mucho. Pero un poco "sin pena ni gloria".
Un abrazo.
¡Ah!. Mi nube sobrevuela Asturias.

Rosa Cáceres dijo...

Hola Celia, comunicación de nube a nube, diálogo de nefelibatas, soñadoras imaginativas, enamoradas de la literatura.
Mi nube sobrevuela Orihuela (Alicante) y otras veces El Puerto de Mazarrón (Murcia), aunque el del sureste sea un cielo escasamente nuboso, no como el de tu Asturias. Seguiremos en contacto.

Alvaro Peña dijo...

Me has dejado perplejo, que maravilla!!! Se nota que llevas arte por las venas. Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Bueno, Álvaro, viniendo de ti no sé si es un halago o una deferencia excesiva.

belu dijo...

ESOO ES LO QUE LLAMO UNA MENTE ABIERTE
UNA MENTE CREATIVA










http://la-vida-de-una-lunatika.blogspot.com/









SALUDOS

-gise- dijo...

te admiro como dibujas me identifico mucho con vos :) tmb tengo varios cuadernos y me siento feliz si tengo un papel y algo que escriba :D te deseo lo mejor dibujas excelente! somos pocos lo que tenemos ese don ;) leii muy poquito pero me identifique :) beso suerte! gise vouquin