miércoles, 27 de enero de 2010

El vuelo de las nubes

Los recuerdos recorren la memoria como las nubes fluyen en el firmamento, altos, inaccesibles en la lejanía de lo que ya es nuestro pasado. Pero, a veces nuestros recuerdos son tan bellos como esas nubes de eterna fluencia, jamás quietas, nunca estáticas...como los días de nuestras vidas.

9 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA.

LAS DOS HEMOS PUESTO ENTRADA DE NUBES.

ES HERMOSA LA FOTOGRAFIA QUE MUESTRAS.

UN ABRAZO DESDE VALENCIA. Montserrat

Rosario dijo...

A MÍ TAMBIEN ME GUSTAN MUCHO LAS NUBES, ES MUY BONITO PENSAR QUE NUESTROS RECUERDOS SE PARECEN A ELLAS...
ENHORABUENA.
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

Gala dijo...

Las nubes pasan pero los recuerdos perduran.
Un gran aplauso.
Precioso poema.

Besitos

Cayetano dijo...

Yo también estoy en las nubes.
Cuando me encuentro retazos de algodón que se van tornando anaranjados en el cielo crepuscular del Madrid de mis pecados, recuerdo sin quererlo tardes felices de mi infancia, con sabor a pan con chocolate y juegos incansables en la calle de un sevillano que emigró con sus padres a la capital. Son las mismas nubes, pero esos niños ya sólo pertenecen al recuerdo.
Saludos.

Arantza G. dijo...

Las nubes como método inspirador....
Un beso grandote nefelibata.jajaja

fonsilleda dijo...

Esas nubes que se enseñorean en un espacio como diciendo, ahora eres para mí, para que luzca, para que me miren...
Y sí, los recuerdos pasean la memoria.
Bicos y espero que vaya bien tu novela

Rosa Cáceres dijo...

Siempre me encantó Aristófanes y sus "nubes de eterna fluencia". Es una de las imágenes literarias que considero un hallazgo. De hecho, jamás he olvidado los primeros versos de "Las nubes" del genial trágico griego.
Por eso, cuando veo nubes, veo a Aristófanes y a toda la cultura griega, base de lo que es Europa (otro nombre de la Mitología griega) y toda la cultura occidental.

Amig@mi@ dijo...

Pero a veces se detienen, y se convierten en tormenta...
Mejor dejar que fluyan.
Un abrazo

Lunska Nicori dijo...

...El pasado: esa memoria contenida, que nos vive tan cerca.

Besos