sábado, 9 de enero de 2010

ESCRIBIR


Acaso, escribir sea para mí interpretar el mundo que me ha tocado vivir.
**************************
Acaso, escribir sea por mi parte un tender la mano a los que me lean y decir: esta soy yo.

24 comentarios:

cabopá dijo...

Qué bonico,sencillo y llenos de verdad, estoy aquí, y he visto esta entrada....Acabo de llegar de Cabo Palos, hacía más de dos meses que no iba...No sabes el frio que hacía por el vientazo que soplaba..
Voy ahora mismo a poner alguna fotico.....
Ha sido un día como a mi me gustan,
mar,paseo,fotos,comer,volver......
Besicos.

Mai Puvin dijo...

Precioso... Escribimos porque "no nos queda otro remedio", así dice una amiga y le doy la razón... Rosa, pensá qué haríamos si no escribieras!

Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

¡Qué bien! Yo con el frío me acobardo. Estos días de Navidad sí que fui a Mazarrón, pero ahora estoy acurrucadica en el sofá, leyendo.
No renuncio a hacer alguna entrada, pero esta vez ha sido cortica, que ya me expalyé en las dos anteriores.
Bego va a ir a conocernos a ti y a mí el día 20 ¡qué ilusión!

Rosa Cáceres dijo...

Mai, yo digo siempre que escribir es mi forma de respirar.
No sabría vivir sin garabatear papeles con escenas imaginarias, vivencias personales, pinturas gráficas en suma de lo que veo, siento o recuerdo.

Arantza G. dijo...

Paso para desearte buen fin de semana, me voy a la calle a pisar nieve, hay para dar y tomar y un frío....
Besos cielo.

Adolfo Payés dijo...

Lindo lo has dicho en tus versos querida amiga..

Saludos fraternos
Un abrazo

Que disfrutes del fin de semana

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

HOLA ROSA:

TU ESCRIBE MUCHO, QUE NOSOTROS TE LEEMOS Y DISFRUTAMOS DE LA LECTURA.

UN ABRAZO DEL OSO. Montserrat

Cayetano dijo...

Escribir debe ser como una terapia, un remedio, un alivio, también una necesidad y si se convierte en costumbre pues entonces engancha y se convierte uno en "drogodependiente" de las letras. No sé si habrá metadona para combatir ese "mono".
Saludos.

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, a pisar nieve...¡qué frío! Pero como es sábado, ya sé a dónde vas jajaja, que disfrutes de la reunión semanal,y que hagas algún brindis a mi salud.

Un besico.

Rosa Cáceres dijo...

Adolfo, muchas gracias por visitarme. Cuando veo la altura de tu poesía, más claro digo que yo no soy poetisa. Respeto demasiado el sublime aliento de la lírica como para atreverme a calificarme así.

Un saludo cordial, es decir, salido del corazón, para ti.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, preciosa Rosa D´Abril, siempre acudes a dejarme tu palabra amable, cariñosa, sin considerar quie algunas veces soy yo la que falta a la reciprocidad, acuciada por las prisas y el querer abarcar demasiado.
Sí que estoy escribiendo estos días, aunque no tanto como quisiera.
Espero centrarme en finalizar mi novela actual, la que llevo entre manos, pero me desequilibra la cercanía de las presentaciones.
Muchas gracias, preciosa amiga, por venir a darme tu aliento y tu ánimo.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, así es. Escribir es curativo, ya sea para ayudar a la introspección, con toda la seriedad y transcendencia, como para convocar a la risa, el remedio infalible, por medio de unos ripios bien traídos ¿no es cierto?
Hoy iba yo por la calle imaginando frases equívocas, de doble interpretación jajaja y me reía. Menos mal que iba conmigo Javier, que para decir toda la verdad ha sido el primero en empezar con las frases raras. Qué suerte poder reirnos juntos de estas tonterías. debería escribirlas, que luego se me olvidan.
Remedio para no escribir no hay, porque es demasiado amargo pensar que no merece la pena.

Gala dijo...

Bonita forma de describirlo.

Muchos besos

Rosario dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada y tu dibujo, estás inspiradísima, como siempre.

Creo, que escribir sirve de medicina, de terápia, pues cuando estás con alguna preocupación, lo escribes, piensas y analizas los porqués, lo escribes o "garabateas" y lo vuelves a leer... entonces le quitas importancia a lo sucedido.
Me alegro mucho de tener contacto, con tantos amigos blogueros y con una escritora tan buena como tú, pues estoy aprendiendo cada día un poco más, gracias a estas ventanitas llenas de literatura.
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

Carmen dijo...

Además de escribir, dibujas de maravilla. ¡Gozada de frase y de dibujo!.
UN BESO

Rosa Cáceres dijo...

Gala, te he dejado un comentario en tu blog, que es tan visitado. A ver si puedes ir el próximo día 18 a verme en el aula Emilio Varele de la sede universitaria en Alicante.

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, tu librillo es encantador. Me gusta mucho acercarme a visitarlo.
Si tuviera más tiempo, me gustaría tener también un librillo como el tuyo, y acudiría a la maestrilla que me enseñara sus secretos.
Un beso muy cariñoso.

Rosa Cáceres dijo...

Carmen, eso que he puesto no es un simple dibujo, es una losa de cerámica... la primera que he hecho en mi vida. Dibujar sobre barro no es tan fácil como hacerlo sobre el papel, la verdad es que me quedó pasable. Aunque ciertos errores en la pintura, en el barro no tiene remedio, y los cometí, vaya que sí. Ahí hay que acertar a la primera, y dibujar a mano alzada.
pero es que ese fresco griego de "La escritora" siempre me ha fascinado, y quise hacerlo mío, introduciendo variantes de color.

fonsilleda dijo...

Acaso escribir seas simplemente tú, y todos los que amamos letras, palabras, signos y textos, pequeños o grandes, intensos o breves, indiferentes o interesantes.
Acaso...
Bicos

Rosa Cáceres dijo...

fonsilleda, para mí que das en el clavo.
Somos de esa raza espiritual que no sabe vivir sin la palabra escrita.

Un besico.

Luis G. dijo...

Escribe como lo haces en tus novelas, en tus entradas, adornando nuestras vidas con tus ricas experiencias, con tus bellas pinturas, con tu admirable sentimiento, con tus raices líricas.

Escribe siempre, porque tu vocación nació un día para brillar como un lucero en el amplio firmanento de la literatura.

Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Luis, te quedo infinitamente reconocida por tus palabras. Me llega al alma ese "escribe siempre", porque algunas veces, una no sabe si está escribiendo o haciendo el tonto. Es tan inmenso el caudal de lo ya escrito, que la tentación del "¿para qué más?" siempre está al acecho.
Por eso, gracias.

Isabel Martínez dijo...

Y aquí estoy yo para leerte y quedarme en tu casa.
Un fuerte abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Isabel, bienvenida, quédate conmigo, por favor, que me encanta que seas mi nueva amiga. He visitado tu blog y es un blog de mucha altura, yo no puedo llevarlo tan bien, porque apenas tengo un respiro y además no soy muy hábil en informática, me siento amanuense, monjecillo medivel en su scriptorium, todo, menos un as.