martes, 5 de enero de 2010

Fotos para ilustrar la leyenda de Bolnuevo

Siguiendo el tema de la anterior entrada, os presentó un cuadro que hay en Mazarrón y que representa la playa asediada por las naves berberiscas y la Virgen defendiendo el pueblo.




Aquí está la bandera pirata de Morato Arráez, en la iglesia de la Purísima de Mazarrón. La foto la hice yo el día que me la mostraron para documentar mi nueva novela, Isla Cueva Lobos.

Como está horizontal, entre criatales y bastante alta, la foto que hice no la deja ver. Intenté sacar el suelo, en el que hay un espejo que refleja el envés de la bandera.


El tamaño real es casi como una sábana más o menos.

Tierra de los montes que caen sobre el mar.
La amarilla es greda, la roja es almazarrón, y la morada es láguena, con la cual se cubrian los terrados, es impermeable.

Una de las muchas calas que hay desde Bolnuevo a Águilas. Son de difícil acceso, pero el agua es purísima. Esta, que llamamos la del termitero, por esa roca tan especial que se adentra en al agua, es una playa recoleta y maravillosa.
Al fondo, la isla Cueva Lobos, llamada así porque había antes muchos lobos marinos en ella. Era la base de muchos piratas berberiscos.


Otra vista del termitero.


Formaciones eólicas de Bolnuevo.
La greda es blanda, y el viento ha tallado estas figuras a lo largo de toda la costa, aunque este grupo es el más espectacular, tanto que es el símbolo de Mazarron, junto con las dos naves fenicias que se han encontrado allí en perfecto estado.
Javier, algo más cerca de la imagen, os da una idea del tamaño de las rocas y ya veis la anchura que tiene la playa.

Otra perspectiva.
La especie de Pulgarcita que aparece entre las dos mastodónticas formaciones soy yo.
en EL EMBOSCADO, por cariño a la costumbre de lavarse el cabello con greda, que yo misma he practicado muchas veces, hay una escena en que una serrana le lava la cabeza a un escudero con esta arcilla amarilla que emulsiona en el agua, como el mejor champú. Un tanto rústico, eso sí.

Otra vez yo, haciendo de Pulgarcita en este paisaje onírico.
Es un sitio realmente precioso. Frente al mar, con una playa kilométrica.
Esta atalaya (hay muchas parecidas a lo largo de la costa) es de tiempos de los Reyes Católicos.
Su función era servir de base a los centinelas para alertar de la llegada de piratas argelinos, que tenían esquilmada aquella comarca, casi desierta.
Los mazarroneros se hartaron y en vez de defenderse nada más, salían ellos "a cazar moros", tendiéndoles celadas en las que apresaban a algunos y los intercambiaban por cautivos cristianos. Estos cambalaches se denominaban "alafias".
Aquí estoy en el castillo del marqués de los Vélez, en Mazarrón, uno de los escenarios principales de mi novela BUCEADORES.
Este castillo es muy bonito, aunque está en peores condiciones que los de los Vélez en Almería.
Ahora lo están restaurando muy bien, y tiene un auditorio en paln teatro romano, con vistas al mar, que es lo que estoy mirando yo en la foto.


21 comentarios:

Juan Antonio Torron Castro dijo...

Preciosas fotografías y un fantástico lugar, realmente muy interesante. Muchas gracias por enseñar.
Un saludo.-

Rosa Cáceres dijo...

Tu eres un magnífico fotógrafo, así es que eres muy certero para apreciar paisajes, aunque en tu última serie es el elemento humano el que predomina. hay una de las fostos, dos, en realidad, que me encantan por el colorido mágico que has captado.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:
Así cuando lea la novela BUCEADORES, podre imaginarte a ti, delante del Castillo.
Soy muy imaginativa, cuando leo un libro me monto mi película., es como si las páginas me absorvieran y formara parte del libro.
La verdad es que es una pasada leerte.
Un abrazo, amiga.
Montserrat.

Cathy Brown dijo...

Que lugares de ensueño Hada!!!!Decime la ultima foto... ¿esta sacada con la misma camara?Porque la nitidez es distinta es bellisima!!!!!!!!Si toco la pantalla...parece que podria meterme dentro de ella,vos estas hecha una Diosa total...¡como siempre!!!!!Besotes amiga.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, hoy te he enviado el libro, espero que te agrade, como los anteriores. Eres mi lectora número uno.
Ya te pondré más fotos de lugares que salen en la novela.
Un besico, Rosa D´Abril.

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, sí es la misma cámara, pero quizás otro día, y la luminosidad puede variar. El castillo está en lo alto, muy despejado.
Muchas gracias por los piropos que me echas, jajaja, eres lo más resalao que existe, duendecilla bonita.

Cayetano dijo...

Impresionantes las formaciones debidas a la acción del viento. Un paisaje fantástico. Guarda aparente similitud con las "ciudades encantadas", como la de Cuenca, sólo que en este caso es por disolución de la caliza y no por erosión eólica.
Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, ciertamente son paisajes de cuento de hadas.
Hay una senda que bordea el mar, cuajada de estas maravillas, con fósiles marinos, calas solitarias, que puede continuar hasta Águilas.
El litoral es muy parecido al de Almería, muy recortado, montañoso, con magníficas playas.
Esos son los escenarios que escojo para algunas de mis novelas.
Por otra parte, sigo una especie de ritual de escritora: Comienzo a escribir todas mis novelas en el Puerto de Mazarrón. Luego las puedo continuar en los sitios más diversos. he escrito mucho en Santiago de Compostela, y en Cádiz, pero la primera frase la escribo en Mazarrón.

Cayetano dijo...

Mazarrón. Debe ser bonito. Yo tenía una vecina cuando era pequeño que era belga y decía que veraneaba en "Mazagggón", pero evidentemente no se refería al pueblo onubense. Lo suyo era una cuestión de fonética.
Un saludo.

Adolfo Payés dijo...

Preciosidad de fotos .. que gusto visitarte..
Gracias por compartir

Un abrazo
Saludos fraternos.

Alvaro Peña dijo...

Veo que te documentas muchísimo y no dejas nada sin investigar, algunos de los sitios que hablas los conozco, he estado allí, pero otros han sido toda una sorpresa, me gusta saber más sobre Mazarrón.

cabopá dijo...

Menuda entrada, que bien documentada,bueno, como siempre....
Mazarrón es bello en su conjunto y en sus particularidades...Una pena de "tanta casa,duplex,torres, y demás fandangas de la construcción....Sin olvidar los invernaderos y los "tomates".....
Mi atracción por ese paisaje maritimo-minero es cómo cualquier entorno de mar...cuando voy por esa costa -menos visitada- me siento de allí...Los colores de la tierra y las palmeras dan una optica que muchos no saben apreciar...."Nosotros los levantinos" si y la amamos tal como es aunque sea calurosa y el agua a veces venga a riadas...Besicos.

cabopá dijo...

Ah, te echo de menos por mi ventana...ja,ja...

Mai Puvin dijo...

Gracias Rosa por mostrarnos tu mundo, maravilloso todo!

Un apretado abrazo argentino!

Lenny

YoSusan dijo...

Que bonito lugar y bonitas fotos, gracias mostrarnos tantas cosas.

Te dejo un abrazo, y te sigo leyendo.

Saludos

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, al hilo de lo que dices, te contaré una anécdota jocosa:
Iba yo por el Puerto de mazarrón, cunado para un cochazo de lujo y el conductor, un caballero distinguido acompañado de su esposa, me pregunta muy serio.
-Por favor ¿´dónde está el Parador Nacional?
-En este pueblo no hay Parador.
- Pero, vamos, claro que hay Parador Nacional.
-Le digo que no, estoy completamente segura.
-¿Qué no? ¡Mire esta guía!
- Mucho me temo que ahí pone Parador Nacional de Mazagón, y esto es Mazarrón, así es que hasta Huelva, le quedan a usted bastantes kilómetros.
jajajaja

Rosa Cáceres dijo...

Adolfo, es un placer compartir nuestro pequeña parcela de experiencia con los demás. Es la única fórmula para ampliarla y enriquecerla.
Sentir la compañía-incluso lejana- de los visitantes, es un incentivo poderoso.

Rosa Cáceres dijo...

Álvaro, una novela de ambiente histórico requiere unos dos o tres años de investigación, según el tiempo que se dedique a la tarea de búsqueda.
Incluso para los datos actuales, por ejemplo, apellidos de la zona, apodos, modismos...
Expresiones locales que se oyen por azar en la calle, por ejemplo.
Este verano vino a casa un fontanero del pueblo, que era una enciclopedia de frases chistosas que empleaba conscientemente...qué guasa tiene el tío. jajaja, cuando fui a llamarlo uno que estaba allí, me dijo:
-Pero va usted a ldejar entrar en su casa a ese pirata.
- ¡Ah, que es un pirata!
-Y de los peores.
Jajaja
El caso es que s seguidor mío, muy culto, autodidacta, chocante al máximo, un mazarronero zumbón que ya he sacado en alguna novela mía, le pedí permiso para sacarlo también en Cueva Lobos jajaja.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, al fin y al cabo, llorando por un ojo, porque no han edificado alturas, todos son duplex y chalets, muy bonitos, y al tenber tantísimos kilómetros de playas, siempre encuentras alguna tranquile.
Es la servidumbre del arco mediterráneo, que todo el mundo quiere venirse para acá.
Yo digo que la Península Ibérica se va a hundir por este lado, de tanta gente que viene jajaja
Ya me he asomado a tu ventana diaria, es que voy con retraso.

Rosa Cáceres dijo...

May, gracias por tu entrada sobre mi novela El EMBOSCADO.

Rosa Cáceres dijo...

YoSusan, seguiremos en contacto.
Muchas gracias por visitarme.