martes, 26 de mayo de 2009

AMANECER . Un poema en fragmentos.

Madrugo
porque adoro
aquella hora

en que duerme aún
la vida,
y todo está tranquilo,
en silencio,
y quieto todavía.


Entonces,
de la aurora
los rosados dedos
abren el velo oscuro
para el día,

Y el sol
fecundo
con sus rayos



obra un milagro:

renueva

la alegría


con el cántico exultante

de las olas

y el saludo
temprano
de la vida.







Novedad: pincha sobre la portada de la derecha "Buceadores" o "la delicada piel del alma" y te saldrá información sobre esas novelas de La Casa del Libro


Y para encontrar información sobre mí en internet, lo mejor es teclear mi nombre con los dos apellidos: Rosa Cáceres Hidalgo de Cisneros. Y mejor todavía teclear
Rosa Caceres Buceadores.
Y salen muchas páginas, comentarios, y demás.
Lo digo porque algunos me habéis preguntado que dónde se encuentran mis novelas. Pues ahí vienen sitios.

Y aquí tenéis lo de "Sixto con rumor de olas rompientes" y "De donde crece la palma"

http://tresfronteras.org/TresFronteras/catalogo.jsf?pagina=4&categoria=TC

9 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Gracias gracias por todo,.
Besos y amor
je

CHECHE dijo...

Hola Rosa, he dado un agradable paseo por tu blog, preciosos poemas, preciosas pinturas, y lo que es más importante (sé que no me equivoco)tienes una mirada y una sonrisa preciosa, franca y limpia, me alegra mucho que estés entre mis seguidoras ¿quizás pronto amigas? te doy las gracias por compartir, bellas palabras, fotos, pinturas.
PD; me olvidaba, enhorabuena por el premio, de tu alumna, y por el nuevo portátil para tí, me alegro muchísimo,mil besos.
2º Posdata, ¿que pasa que a pesar de estar entre tus seguidores, no me actualiza nunca, me pasa con más blogs, me dá mucha rabia.

Amig@mi@ dijo...

Entrañable Rosa,
precioso poema y preciosas fotos...
Eres una mujer a tomar como ejemplo.
Un besazo

Perlita dijo...

Me ha encantado tu blog, tu forma de hacer poesía...
Yo tuve una compañera de promoción cuando hice magisterio en Murcia...¿Y si fueras tú? Era una excelente nadadora y en cada competición, allá que íbamos todas las compañeras para animarla...¿Eras tú? Creo que su nombre no era Rosa, pero es mucha casualidad que aquella querida compañera se llamase...creo que ¿Ana? ¿Elisa?...¡Ay, el tiempo! Pero los apellidos eran los mismos.
Muchas gracias por tu comentario y ya ves cómo me gusta describir escenas que podrían arrancarse de aquella generación...
Un abrazo.

Por cierto, ¿son tuyas las fotografías? ¡sensacionales!

Rosa Cáceres dijo...

sedemiuqse, me das las gracias y realmente no sé por qué motivo, pero yo sí te las doy a ti por uno muy cierto: tus besos y amor, que son enternecedores.
::::::::::::::
CHECHE, yo sí que he disfrutado con tus fotos. Muchísimas gracias por los elogios que haces a mi mirada y a mi sonrisa. No sé si exageras, pero en una cosa no te equivocas: soy leal a mis amistades contra viento y marea, radicalmente y para siempre. Y no me importa la distancia ni el tiempo. Y claro que somos ya amigas, pero ya mismo. Aunque sea una amistad a distancia.
LO que me preguntas de actualizaciones...ni idea.
:::::::::::::
Amig@, me abrumas. No sé qué más podría decirte. Yo de ejemplo...no sé, no sé...

:::::::::::::::::

Perlita, qué pequeño es el mundo. Ana Elisa es una de mis hermanas. ganó varias competiciones de natación. Claro que en aquellos días nos presentábamos casi tosdas las hermanas, porque eso de nadar lo aprendimos antes casi que a andar. Ella hizo magisterio, en la Plaza Fontes, donde ahora está el Ministerio de Cultura.
Las fotografías son todas mías, sí. Me agrada que te hayan gustado. Le daré recuerdos tuyos a Ana Elisa.

cabopá dijo...

Rosa,son preciosas las fotos y el poema habla y dice mucho de quien escribe y describe...Yo tambien madrugo cuando estoy cerca del mar y camino por el puerto para ver llegar a los pescadores con sus capturas,es tan bello recibir el fresco de la mañana, que no necesito mucho mas para ser feliz.
Después vuelvo por la playa mojandome los pies para combatir "la caló"...Besicos.

Soledad Sánchez M. dijo...

¿Sabes?

Tu poema ha sido la mejor manera de comenzar mi mañana.

Y bucearé en la red para conocerte mejor.

Un beso.

Soledad.

Antonio Verdú Asís dijo...

Es de sobra conocida la frase "una imagen vale más que mil palabras", pero en tu caso "unas pocas palabras valen más que mil imágenes" y eso que las fotos no tienen desperdicio.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá: a ver si te llegan las olas rompientes y te refrescan un poco.
Yo madrugo todos los días, pero es cierto que junto al mar da mucho gusto. Parece que el mundo se estrena cundo se descalza una y pisa la arena completamente lisa todavía, apenas con las huellas de las gaviotas impresas en la tersura arenosa...

:::::::::::

Soledad, me halagas.
Creo que a ti te gustará también esa primera hora del día en que el Céfiro es más suave y los rosados dedos de la Aurora acarician el firmamento.

:::::::::::::

Antonio, muchas gracias: Coincidimos en darle su justo valor a la palabra ¿qué seríamos sin ella, sino menos humanos? Porque la palabra es lo que nos diferencia de los otros seres. La palabra y la risa.