sábado, 9 de mayo de 2009

Cariátide de lluvias

Poemilla a la figura forjada en un tubo de desagüe de lluvia, en una calle cualquiera.


Nadie advierte tu presencia,
cariátide de lluvias,
imagen de soledad,
recibes,
impertérrita y paciente,
las aguas rumorosas
que pasan por dentro de ti,
como una corriente
de lágrimas.
Y nadie advierte tu
presencia,
cariátide de lluvias...
Y es que
vamos corriendo,
y con la prisa
uno no nota
tantas cosas...

12 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

¡Qué maravilla de canalones...! ¿En donde los encontraste?
Tan atípico como bello...
Besos

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, es de la calle mayor de Orihuela, hay varios, y todos diferentes. Yo siempre me fijo es estos detalles.Me encantan, igual que los llamadores, picaportes y otras cosas así.

cabopá dijo...

"las rumorosas aguas" es una expresión que usas mucho y me gusta como lo haces...Oye te echaba de menos..todo va bien?...Ya te he dicho lo encantada que estoy de ser tu amiga.Eres una buena profesora entras en cada una de las entradas de mi cuaderno y dejas tu huella.Gracias amiga y besicos...seguro que estás frente al mar; yo aquí haciendo de todo un poco.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, estoy malucha de la garganta, con un mal cuerpo espantoso...por eso he estado un poco distraida, sin contar con un Claustro y un Consejo Escolar, y preparación de exámenes, Y ma´s cosas...
Me encanta ser tu amiga y entrar en tu blog. Además, sé seguro que tarde o temprano llegaremos a conocernos en persona.
EStoy dedicada con vicio, que ya me vale, a ilustrar mis novelas en un cuaderno especial. ya llevo tres. Me faltan cinco. Ya son menos...

YO dijo...

ola gracias por tu visitad te visitare mas a menudo saludos

CHECHE dijo...

Gracias por tus buenos consejos Rosa, descuida lo haré, soy muy aficionada a escribir todo en cuadernos, pero estos días soy incapaz,veo a mi Papá en todo, mire donde mire el está ahí.
Es tan difícil asumir que no volveré a verlo, a besarlo y que me bese, a que me pregunte por sus nietos, a que me diga y decirle que le quiero, no puedo seguir, Perdón Rosa, lloro, sé que no soy ni la mejor hija ni la mejor madre ni la mejor esposa, pero yo adoro a mi Papá,y el ya no está conmigo, aunque hablo en presente de el, le pongo en su foto, sus ramitas de romero y de hierbabuena que le encanta, bueno no sigo, aprecio muchísimo el que te preocupes por mí, un abrazo sincero y con mucho cariño.

Rosa Cáceres dijo...

YO, al dirigirme a ti me parece, por tu nombre, estar dirigiéndome a un alter ego.
Me encantó la gatita y las demás fotos de tu blog también son encantadoras y tiernas.

Rosa Cáceres dijo...

Cheche, lo estás haciendo muy bien. Claro que es difícil asumir una `pérdida así. Pero ahora tú te debes a los tuyos, que sufren al verte tan hundida. Procura restablecerte, tienes el cariño de mucha gente, dichosa tú por eso.
Un beso.

Arantza G. dijo...

Me gusta mirar al cielo y para sorpresa mía eso me hace descubrir una ciudad distinta, matices que se nos pasan de tanto mirarnos los zapatos.
Un beso lleno de cariño.

Cyd Charisse dijo...

¡Qué cosa tan bonita, Rosa!, no tenía ni idea, claro, hace tantos años que no voy por Orihuela que nunca me he fijado en estos detalles. Lo haré la próxima vez que vaya.

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, lo mejor del caso es que estas figuras se encuentran a una altura que no es superior a la de una persona. cada una es diferente. Algunas tienen encima pintura de color ocre, otras mantienen el color del hierro forjado. Sivieras los grifos rampantes en algunos balcones...nadie parece darse cuenta. Yo me quedo extasiada ante estos detalles que denotan el gusto antiguo por lo bello, no solamente por lo funcional, mucho más prosaico.

Rosa Cáceres dijo...

Cyd Charisse, en los pequeños detalles hay mucha belleza, como en las mil estrellitas del firmamento, que vemos como puntos diminutos de luz, y que son tan preciosos, tan maravillosamente vivaces, que resultan portentosamente inspiradores de alegría.