martes, 29 de junio de 2010

El resplandor de la luna llena




El resplandor de la luna llena es suave como seda luminosa, una seda que riela en el mar y viste de poesía todo cuanto baña en su claridad tamizada. El mar se puebla de diamantes que bailan y son imposibles de capturar con las manos, porque tan sólo se dejan capturar por la sensibilidad del espíritu.
La luz de la luna llena es

18 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:

Precioso cuadro ¿Lo has pintado tu?

Te mando muchos besicos.

Montserrat

Arantza G. dijo...

Mi paz en las noches de vela.
Besos grandotes

Mercedes González dijo...

La luz de la luna es...un albo sereno que despierta el ánimo.

Besos de luna

Rosa Cáceres dijo...

Motserrat, sí, ese cuadro lo he pintado yo, sobre tabla. Es uno de los que hice sobre madera de barco para decorar el camarote de mi hija. Ayer tuve ocasión de echarme un sueñecito en esa cabina y me daba gusto ver mis cuadros, bien sujetos con cabos para que no se muevan. Hacía viento del norte y en tierra no puede una creer el frío que hace en altamar. Fuen una navegación preciosa. Mi hija me echaba miraditas con disimulo, porque creía que me iba a dar miedo las olas que subían y bajaban el barco, pero a mí me entró un sopor relajante que iba en la gloria.

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, sí es bonita, pero...ayer entraba de lleno en el dormitorio y parecía de día. Si cierras las maderas te asas, y si las abres...luna, lunera, cascabelera jajaja ¡no puedes dormir con esa claridad! Nos tuivimos que mudar a otro dormitorio, no te digo más.

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, ¡qué metáfora tan bonita!

cabopá dijo...

"riela" cómo me gusta esta palabra y la estela que deja su brillo sobre el agua del mar la luna llena,cualquier luna llena,de junio de julio o de agosto...
La luna y yo somos eso, inseparables. Yo dejé anoche unas florecillas silvestres que nunca se como se llaman,seguro que tú si lo sabes...
Besicos para mi amiga,la del corazón en la mano.

Cayetano dijo...

La luna llena, con su polisón de nardos. Siempre tan misteriosa...con su silencio en la inmensidad de la noche. Muy sugerente. Tan lorquiana ella.

MAYTE dijo...

La noche de San Juan lucia su resplandor sobre el mar y estaba preciosa...me gusta tu cuadro.

Besos.

verdial dijo...

Que hermoso texto. Y el cuadro ni te digo. Eres toda una artistaza.

Un abrazo

María Bote dijo...

El cuadro, una belleza y, el texto también, infinitamente poético.

Fue un rayo de la luna
que se atrevió a ser mar...

Felicidades Rosa.

Besos. María.

Alvaro Peña dijo...

Pero como has consguido esa luz, está muy bien este cuadro amiga Rosa

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, estoy en el mar por completo, hemos navegado en el Karyam, cambiamos de playa diariamente; hoy toca Isla Plana, que ya pertenece a Cartagena, con su parque arqueológico y sus baños termales a pie de mar...
vamos, que estoy en plan desnaturalizado (con respecto al blog) a fuerza de estar naturalizada (con respecto a la naturaleza).
¿verdad que caminar descalza por la arena te conecta con tu propio yo, con tu verdad más original?

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, pues claro que lorquiana, estoy a un tiro de piedra de Granada (hiperbólicamente hablando, pero vamos, a pasar el día se puede ir perfectamente desde aquí, loi hemos hecho bastantes veces, luego he residido cinco años en la ciudad del Sol, es decir, Lorca, y conozco la obra del de Fuentevaqueros al dedillo, así es que...tienes razón.

Rosa Cáceres dijo...

Mayte, pues sigue luciendo todavía, entrando a saco de luz en mi dormitorio...
noches de levante en calma,
noches de calor lunero, que sople un poco la brisa,
eso es lo que yo quiero.
¡jajaja!

Rosa Cáceres dijo...

verdial, muchas gracias...me encanta pintar en madera, me encanta el mar y me encanta glosarlo en mis textos improvisados o no.
Los del blog siuempre son según me salen sin pensar...y sin corregir jamás...por eso se me escapan gazapillos que van a terminar arruinando mi reputación de escritora.

Rosa Cáceres dijo...

María, tú sabes de poesía...
por eso te agradezco tu amable juicio.

Rosa Cáceres dijo...

Álvaro, te diré: Litros de barniz...ese es el secreto del brillo.
El cuadro es para un camarore deñl Karyam, el barniz es de barco, como la madera. En un barco la madera hay que protegerla mucho.
Mira qué bien queda ese barniz.