martes, 8 de junio de 2010

¡Oh tempora, oh mores!

Esta entrada está dedicada especialmente a cayetano, que me ha traído el tema a la memoria, y a Cabopá, que estudió en el mismo Instituto que yo, con los mismos profesores (y profesoras en este caso) y además estuvo haciendo el SS en Teruel , como yo, otra coincidencia.

De esa época en blanco y negro, sólo puedo escribir ahora en letras de color; entonces, y a causa de esas asignaturas que Cabopá recuerda con tanto agrado, yo no escribía más que en negro renegro.

La profesora enamorada platónicamente de José Antonio Primo de Rivera (que era guapo, eso sí) tenía unas iniciales que si no me equivoco eran C.G.

La señora me las hizo pasar P---s . Recuerdo cómo al entrar al aula me chillaba: "Hidalgo de Cisneros, usted de pie". jamás me llamaba por mi primer apellido. Jamás me ponía más de aprobado.

Pero hay una anécdota graciosa a este respecto. Ocurrió en Teruel. Yo, ingenuamente, de verdad que sí, comenté a las mandos lo guapa que había salido Pilar Primo de Rivera en una foto que tenían en un marco sobre la mesa. Una me respondió muy seria: "No es Pilar, es José Antonio de jovencito".



Capítulo 2ª. TERUEL.
Para matricularme en Filosofía y letras, me exigían acabar el Servicio Social, que duraba años, mediante un cursillo intensivo que duraría todo el mes de AGOSTO. No llegué al de julio, con las murcianas, y me tuve que ir con las de Cieza, No conocía absolutamente a nadie.
Allí también me consideraron influencia peligrosa: "Hidalgo de Cisneros, usted que sabe dibujar y pintar, va a permanecer en esta habitación, sin asistir a charlas junto a sus compañeras, dibujando y pintando murales".

El suelo estaba cubierto de enormes superficies de papel, como para hacer decorados de teatro. Yo me pasé el mes gateando sobre ellos y tiznada de pintura.
Sí asistía al comedor y a las marchas por el monte. Nada más.
¿Y si resultaba que yo era comunista y les "pegaba" mis ideas a las otras?


LLegué de allí al Puerto de Mazarrón, feliz de acabar con esas mujeres de la Sección Femenina a las que recuerdo con espanto.
Fue una felicidad no volverlas a ver.

16 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola:

Yo también hice el Servico Social,
en Barcelona en el año 68.

Estás guapísima tocando la guitarra.

Besos, Montserrat

irene dijo...

Menudos tiempos nos tocaron vivir, menos mal que ya forman parte del pasado, vaya rollo el Servicio Social.
Me ha encantado lo de la "hermana" de José Antonio.
Un beso, Rosa.

María Bote dijo...

¡Juventud, Divino Tesoro!
estás guapa y orlada de frescura juvenil...
Terrible aquello del Servicio Social de La Sección femenina.
Si no lo hacías, no podías estudiar ni nada de nada. Coser, cocinar, rezar y, los valores del Movimiento Nacional
Yo no lo hice. Además de que mi padre no lo hubiera consentido y a mí no me apetecía en absoluto: Mi madre murió en los comienzos de mi juventud; éramos 7 hermanos, 5 chicos y, la más pequeña de los siete, la otra chica, con sólo 12 años, así pues, desde entonces, ama de casa. Eso sí, fue mi salvación, leyendo de todo continuamente hasta altas horas de la madrugada, más que lectora, devoradora de letras.
Querida Rosa, Tú has contado parte de tu juventud y yo te he contado parte de la mía.
Besos. María

cabopá dijo...

¡Menudas fotos,qué guapa!
Sabes, te pareces a Francoise Hardy,con esa melena con flequillo y la guitarra...
Ay Rosica menudos tiempos,claro que era C..G...ta y MªO.. la de labores,etc,etc...
Las anécdotas que le cuento a Cayetano no son nada a lado de la tuya de la foto de la hermana,ja,ja...
Menudos tiempo en blanco y negro y con falda y pololos para hacer Gimnasia en aquel patio de tierra y bajo temperaturas o muy frías o demasiado calidas...Te acuerdas de llevar justificantes para no hacerla?...Aquellas hermanas una la bedel,otra la profe de Gimnasia que tenía una mala milk...
Yo todavía conservo algunos libros de música y de Formación del Espiritu Nacional,que por aquel entoces era como la religión-dos...
Cada 20N nos leían el discurso de J.A. y las coronas de laurel que se depositaban en no sé cuantos sitios...Las camisas azules de los/las mandos...
Bueno creo que todas las de nuestra generación tenemos muchas cosas en la memoria,menos mal que nuestro intelecto nos hizo ver otras vertientes y salir de aquel adoctrinamiento....
Recuerdo haber hablado contigo de otros profesores de la época...Bueno es tarde pero no he podido resistir el comentar y me enrrollo mucho....Besicos.

Mercedes González dijo...

Preciosas fotos.

Yo también padecí a una profesora admiradora ferviente de José Antonio, que nos obligaba a escribir frases de dicho individuo, con pluma, así llegamos a sudar tinta china.

Besos

Cayetano dijo...

Vaya tela con las harpías de la Sección Femenina. ¡Cómo no te iban a tener manía con esos apellidos y diciendo que José Antonio estaba "muy guapa" de pequeño!
Con la guitarra pareces una mocita rebelde de aquellos tiempos haciendo canción protesta.
Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, yo hice canastilla (me la hizo una hermana mía que era profesora de corte) pero luego ese mesecito en Teruel que casi acaba conmigo.
Muchas gracias por el piropo.

Rosa Cáceres dijo...

Irene, desde luego, fueron tiempos trabajosos. Yo volé feliz en cuanto entré en la Universidad, el Bachillerato no lo recuerdo con agrado, es más, creo que lo he borrado de mi mente. Sin embargo, hay compañeras que por lo visto me recuerdan.
Un beso, Irene, que tienes nombre de emperatriz de Costantinopla.

Rosa Cáceres dijo...

María, me encantaría novelar tu vida, da la impresión de ser más que interesante.
Yo era (lo soy) la menor de seis hermanas. Estaba emperrada desde que era un comino en estudiar Filología Románica. También era una carcoma de libros, un ratón de biblioteca de pura cepa. Mi madre, que era buena lectora, aunque no tanto como mi padre, que "era un hombre a una pila de libros pegado", se preocupaba pues todo dinero que caía en mis manos me lo gastaba en libros; la colección Austral, los Clásicos del siglo XX...eran mi pasión. Jasmás pensaba en ropa ni en otras cosas para mí frívolas, yo era feliz leyendo. Creía que el paraíso era un fin de semana con la nariz metida en unas páginas.
-"¡Hija, que eres como tu padre, que si es un periódico te lees hasta el pie de imprenta!- clamaba mi madre.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, qué recuerdos avivas. La profe de Gimnasia M.M. era temible, pero a mí siempre me cayó con J. que era más tolerante. Yo era muy flexible, y me obligaban a participar en campeonatos en gimnasia rítmica. Se me daba bien, pero recuerdo con horror la manía de no permitir colchonetas bajo la barra de equilibrio, en la que practicábamos el pino-puente y otras acrobacias.
Mi hermana A.E. Era campeona en esa disciplina, me encantaba cuando iba a competir a Barcelona y otros sitios lejanos y nos traía regalos.En natación también era una fuera de serie. Mi hermana la que se llama como tú, era campeona de baloncesto, también competía por ahí y nos traía cosillas. Yo no pasé de competir en la Región.
A mi padre le encantaba que tuviéramos una buena preparación física, También nos compró un barco en Cartagena (El seis hermanas) para que supiéramos navegar y manejarnos con el timón, el ancla y demás.
Era un hombre del Renacimiento y a cada una nos atendía en lo que mejor se nos daba, a mí con la pintura y la literatura, a otras con la pesca, la caza, el montañismo...jajaja pero acababa harto de todas con el ajedrez, se aburría, ninguna era capaz de subir a su altura. En cambio mi hijo mayor es extraordinario en eso, y dos sobrinos también, uno de Cieza y otro de Alicante.
En cuanto al parecido con Françoise Hardy, todo el mundo me lo sacaba, es verdad.

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, ese José Antonio rompía corazones Sección-Feminiles, desde luego.
Yo lo de Pilar no lo hice a propósito, de verdad. La Mujer era menos agraciada que su hermano, creo yo.
UN día expondré mis labores...merece la pena ver lo que nos hacían bordar, contando hilos y quitándonos tiempo para estudiar.

Rosa Cáceres dijo...

Cayetano, es verdad. Las únicas controversias que tuve con mi madre, fueron porque yo venía a veces jurando en arameo por las cosas que me hacían debido al dichoso apellido. Claro, a mi madre le molestaba que yo renegara por llevarlo. Pero es que me daba una rabia...

emejota dijo...

Llego tarde, pero solo para añadir que yo me "libre" del SS, que tuve la suerte de educarme en libertad, como contrapartida del hogar, que me gusta leer tus experiencias, y que eras un chiquilla preciosa, bueno y lo sigues siendo, porque se manifiesta a través de tus palabras. Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

emejota ¿cómo te libraste? ¡Vaya suerte, me da envidia retrospectiva!
Muchas gracias por tus amables palabras.

Antonio Verdú Asís dijo...

Yo Rosa hice el Servicio Militar y en Lorca, casi ná, yo de la Sección Femenina ná de ná, pero es cierto, que se echan de menos aquellos tiempos, siquiera porque éramos más jovenes. Preciosas fotos Rosa, las de la entrada anterior también, y los poemas de gloria, bueno de Rosa.
Yo ahora hago pocas visitas, pues estoy muy atacado, pero bueno hago lo que puedo. Tengo algo de Caravaca en mi blog por si te interesa.
Abrazos.

Rosa Cáceres dijo...

Antonio, vaya cuadro el de Caravaca, mi destino inicial de profa. tengo una sortija de oro con la cruz, me la regaló una compañera de trabajo, pero no allí, sino aquí.