martes, 22 de junio de 2010

Flores de posidonia oceánica y otras flores que nacen en tierra.

En la orilla de la playa del Puerto de Mazarrón he encontrado fácilmente estas flores, cerradas aún, de posidonia.
Las praderas submarinas florecen cada siete años, no anualmente, y que salgan flores de estas a la orilla es signo de la buena salud del Mediterráneo, en estas costas al menos.
Recogí un buen puñado, estas las coloqué artísticamente sobre una mesa para la foto. Y os aseguro que, aunque parecen olivicas verdes, son flores marinas.
Bajo el mar hay unas flores
que posidonias se llaman,
florecen en las praderas
del dios Poseidón la casa.
Perfuman a las sirenas
prendidas en sus cabellos,
con las algas se entrelazan
en ese mundo tan bello.
Me encantan las campanillas rosas, vi unas cuantas en una ladera y apresé una en una foto.

Campanilla, inmarchitable,

flor eterna en una foto,

gozosa de tu frescura,

deleite eres a mis ojos.

Recuerdo de aquella infancia

en que yo ya te prefería

por ser una flor silvestre,

tan humilde y tan sencilla.





¡Ay, mis claveles alegres!
En la maceta plantados,
como en una balconada
estáis todos asomados.
La menta que ya os rodea
como un buen enamorado
os habla con su perfume
tan fresco y apasionado.

Al pensar en los claveles

yo pienso en Andalucía,
en Sevilla y en Granada,
y en Córdoba, mis amigas,
Y en Cádiz, y en Columela,
y en las playas de Almería.
En Jaén la de Baeza,
en donde el buen verso anida...
Donde hay flores
hay belleza
y está el gozo de la vida.

(Acabo de improvisar toda la entrada, así se explica....)
Y aquí estan las diamelas,
las hermanas del jazmín,
con su embriagador aroma
que me hace soñar a mí
con las noches de verano
con la luna en mi jardín.

De verdad, tenía estas fotos preparadas, en especial las de las diamelas. Cuiando he visto la entrada de Cabopá he pensado en las misteriosas coincidencias, creo que llo que ocurre es que las dos tenemos verdadera pasión por el mar y por las flores, en especial por los jazmines.


19 comentarios:

emejota dijo...

No conocía las flores de posidonia, me fijaré cuando me sumerja en las aguas mediterraneas dentro de poco, espero. Un abrazo.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Preciosas las posidonias y las otras flores que has fotografiado

Te mando un abrazo, Montserrat

cabopá dijo...

Me fijaré en las flores de la psidonia,yo veo las algas vivas y muertas sobre la arena...Alguna fotico he publicado de las praderas arrancadas por los barcos que llegan hasta la orilla...Creo que las flores que tu hoy nos muestras son lo que por allí los niños llaman bellotas de mar.. Tu diamela es preciosa...Tengo una fotico de la flor de nácar para mandarte...Ay Rosica que pronto me voy al mar de momento al menor...Hablamos
Besicos.

María Bote dijo...

Muy bellas las flores y, las cadenciosas coplas que les dedicas.
Te felicito, amiga. En cuanto reciba tu libro te lo haré saber,
querida Rosa.
Besos. María.

Mercedes González dijo...

Yo tampoco conocía la posidonia. Qué bello regalo floral. Gracias.

Besitos

Arantza G. dijo...

Una casa con flores es una casa con alegría.
Muchos besitos Rosa

Cayetano dijo...

He abierto tu entrada y se me ha llenado la casa de la fragancia de las flores, submarinas y "subcielinas". Menos mal que sólo tengo alergia a ciertos alumnos y no a las "flowers" porque si no...
Saludos.

Perséfone dijo...

¡Oh, cuántas flores!. Se me ha llenado la casa de la fragancia de este post. Gracias.

Besos

Rosa Cáceres dijo...

emejota, yo no he visto estas flores prendidas de su palnta porque no me sumerjo a grandes profundidades. estas las recogí para muestra que se mantiene muy bien en ...no recuerdo si en ginebra o en qué bebida alcohólica, para mi hija, que le gusta llevar muestras en el barco. Por cierto, estoy deseando que se lleve la pintarroja que tiene en formol en mi casa, cada vez que veo al dichoso tiburón me da yuyu.

Rosa Cáceres dijo...

La posidonia es una bellota, una oliva o un dátil verde por su aspecto, pero las diamelas y las clavellinas...esas sí que me gustan.
Un abrazo, perlica.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, seguramente son esas bellotas de mar, desde luego. Si hay posidonia en Mazarrón, más habrá en Cabo Palos, con los fondos que tiene, que son de los más valiosos de la zona de Murcia.
Cada vez que veo la flor de nácar me acuerdo de ti, va creciendo y la trasplanté a una maceta mayor; la de corazones la voy a emplear para hierbabuena o una aromática semejante.
Yo tengo ganas de irme a Mazarrón, pero me quedan algunos días, y el domingo 4 tengo Feria del Libro, como es en Alicante veré el mar, desde luego, aunque las casetas las ponen en la Explanada sí, pero de espaldas al mar...A ver si este año las ponen al revés.

Rosa Cáceres dijo...

María, lo tuyo ya llegó, espero que el libro te llegue también ya, pues lo envié a la misma vez.
A ver si te gusta y hablas bien de mí como escritora.

Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

ercedes, seguro que la has visto mil veces y no te has fijado, en Málaga tiene que haber.
Yo de estas cosas aprendo quieras o no gracias a mi hija que es bióloga marina y oceanógrafa, entre otras cosas todas del mar.

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, es verdad, lo malo es que soy pésima jardinera, mi gusto por las flores no corre parejo con una habilidad con la jardinería, lamentablemente.
Ahora esto contentilla porque las clavellinas sí parece que crecen bien, he recuperado la menta, que se la estaba comiendo literalmente el incienso (he tenido que arrancar muchísimo, y los donpedros van estupendamente.

Rosa Cáceres dijo...

cayetano, tus entradas de blog magistrales y las mía...son florales jajaja
No tengo tiempo para nada. Sigo pensando que el blog es un vicio robatiempo, y mi novela aparcada, pero me da penica perder el contacto con tan buenos amigos como he encontrado gracias a él.
No sé, no sé...los folios me esperan y tendré que acudir.
Ya ves que no me caliento el coco para hacer entradas, y pongo lo que se me ocurre, como si estuviera hablando en registro coloquial, pero aun así...

Rosa Cáceres dijo...

Perséfone, la fragancia de las flores a mí me apacigua, suelo cortar un ramito de jazmines todas las noches para ponerlo en mi mesilla de noche, aunque el aroma entra por la terraza. Y no digamos el galán de noche, aunque es un aroma tan fuerte que casi es mareante...pero tan poético...

Rosa Cáceres dijo...

Mercedes, perdona que me he comido la inicial de tu nombre en la contestación anterior. Con lo bonito que es tu nombre...

Rosario dijo...

Muy bonitas tus flores y tus coplillas Rosa, a mi me encantan las flores y ahora podemos disfrutarlas pues están en todo su apogeo, tengo jazmines como los de Cabopá y los tuyos.
Parece mentira que una flor tan pequeñilla puedad desprender un perfume tan exquisito, fresco Y profundo.
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, seguro que tus jazmines son tan encantadores como tus pequeños alumnos y que tú los cuidarás como cuidas de ellos.
Un abrazo.