miércoles, 2 de junio de 2010

A veces el mar...Poema repentizado ante unas fotos

A veces el mar,
(la mar de los poetas.
la mar de los marinos,
la mar poblada de divinidades antiguas)
ese mar- digo- se recoge
en las calas solitarias
y casi nadie baja a ver su espuma blanca
de olas que vienen a dormir
en esa su recóndita morada.
Pero siempre hay poetas,
siempre artistas, o soñadores,
¡qué se yo! gente inspirada,
que busca el modo de besar las aguas
y embellecer las rocas solitarias.
Y bastan para ello
unos trazos sencillos,
algún color,
que deje allí constancia

de que al atardecer, las olas breves,
han inspirado más que unas palabras:
un deseo de paz, de palpar lo intangible,
de decir :"Aquí estoy,
y aquí está en paz mi alma,
y con la ofrenda tan simple de unos trazos
me quedo aquí,
en la cala solitaria".
Nota: Estas rocas pertenecen a una cala de frente a la Isla Cueva Lobos. El acceso por tierra es solitario y dificultoso. Yo sólo he estado una vez (hice estas fotos) y os aseguro que me encantó encontrar estas decoraciones en los bloques de piedra.

16 comentarios:

Perséfone dijo...

A veces el mar se recoge y es todo un espectáculo contemplarlo en el descubrimiento de lo recóndito. Pero calma tanto su contemplación que la fotografía supone un bello recuerdo gráfico.

Besos

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:

En Barcelona, hay unos Rompeolas que son piedras en forma de dados.

Estupenda esta fotografía y también tu poesía-

Besossssssssss, Montserrat

Amig@mi@ dijo...

Recuerdo Rosa, en el camino de Baza a GRanada unas rocas en medio de la montaña pintadas con colores vivos que rompían el monocromático verde de pinos y suelo de hierba...
Me lo has recordado.
;)
Un abrazo

cabopá dijo...

Tengo que ir a Mazarrón y que me lleves por estos sitios que me son desconocidos...
Fíjate que a mi las rocas me gustan como son,sin pintar, nunca se sabe sí es arte o si es desastre
El poema repentizado me resulta significativamente cercano..Sentimientos compartidos cuando estoy cerca del mar...Aunque ya sabes, sí no estoy lo pienso...Besicos.
Ah,me alegro que tu salud,vaya mejorando...no hagas demasiado caso, el verano y las vacaciones lo curan todo...¡ya queda menos!

María Bote dijo...

El mar, la mar... que diría Alberti.
Es tan gratificante paserlo y visitar sus pequeñas y recónditas calas, aspirar su aroma, escuchar su acento rumoroso cuando la calma lo habita.
Inspira tanto a las almas sensibles como en este caso te inspiro a ti, amiga Rosa...
Besos. María

Mercedes González dijo...

El mar, salpicado de geométricas piedras, como dados en un tablero de juego, donde las fichas son caracolas ansiosas por ganarle una partida y que su eco se haga presente... el mar, es lo que tiene.

Besos

Rosario dijo...

Las decoraciones son muy originales, pero la belleza del Mar, los azules, la espuma, las cuevas perforadas por el fuerte y costante oleaje durante millones de años, la Paz y tus palabras mucho más. Me quedo con todo. Gracias. Me voy al Cole.

Un abrazo desde mi librillo, amiga.

emejota dijo...

Huy me parece que tengo unas fotos en esa isla un verano, debía tener unos cuatro años, recuerdo todavía la aventura de tener que montar en aquella barquita que nos llevó, para luego inmortalizar el momento en aquellas fotos. Las buscaré. Gracias por devolverme el recuerdo enmarcado en el espacio-tiempo. Un abrazo.

Cayetano dijo...

El mar
con sus olas y sus barcas
su festival sagrado de espumas
sus susurros mojados y sus playas.
Amido de soledades y tristezas,
alegrías y esperanzas,
sugerente en su grandeza,
profundo y salobre con sus algas,
su murmullo cadencioso,
su tenacidad azul y su calma.

Montserrat Sala dijo...

un verso que es todo un canto de amom mar de los pescadores, la mar de los amantes de la mar!
buy bonito.

Montserrat Sala dijo...

amiga: he borrado la mitad del comentario. haber si lo recuerdo:
Un verso que es todo un canto de amor, a la mar de los isleños,la mar de los pescadores, la mar de los enamorados de la mar!
Precioso!!!

Pablo Marín dijo...

Hola Rosa, simplemente saludarte porque hacía ya algún tiempo que no me pasaba por aquí.

Un beso

verdial dijo...

Cuanta paz nos transmite el mar. Igual efecto causan en mí tus versos. Preciosos.

Besos

Rosa Cáceres dijo...

A TODOS

Muchas gracias por vuestra presencia y vuestras palabras.
Estoy en profunda fase de reflexión. No sé si por el agotamiento de los exámenes, por la novela que tengo aparcada precisamente cuando dos editores me ofrecen publicarla o por cierta crisis que me sacude fuertemente invitándome a tirarlo todo al contenedor de la basura...
Puede que yo misma desaparezca de aquí y me aparte a una soledad que me parece conveniente, deseable.
Ya os diré si se me pasa este ataque, pero hoy estoy desubicada, desorientada...me siento no sólo prescindible, sino francamente inútil.

Perdón por responder así, en plan colectivo y diciendo estas cosas, pero es que no sé ni quién soy ni dónde me encuentro...

Ya volveré..., creo.

cabopá dijo...

De eso nada guapa, eres imprescindible (mi primera comentarista)Muy bien ubicada y con las ideas claras,lo que pasa que eres una nefelibata auténtica y tienes que bajar...Esta primavera cambiente y calurosa hace estragos y hay que soplar y hacerlos desparecer...
Ah,lo de inútil,es una falacia, con la de cosas que eres capaz de hacer...A lo mejor debes dejar alguna o muchas y hacer nada una temporada...El curso acaba y el verano,los paseos,el mar y los amigos del blog estamos aquí para eso....je,je,para dar consejos o/u opiniones...Yo como soy una atrevida no me he resitido a ser la primera en decirte:NO...
Por favor no dejes de asomarte a la ventana verás que el sol cada día alumbra y calienta de forma diferente....Ánimo y te espero...
BESICOS,BESICOS, BESICOS, BESICOS

Gala dijo...

Mira ese precioso mar, seguro que te devolvera la paz y la calma.

Nos gusta leerte.

Un beso muy cariñoso