martes, 4 de octubre de 2011

El propio aliento

Pase lo que pase, has de recordar que

siempre podrás vivir al calor del propio aliento.


Rosa Cáceres

26 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:
Primeramente deseo que cada día se vaya solucionando positivamente el problema.

Luego decirte, que me ha gustado mucho la frase de hoy.
Sabes, tu libro Isla Cueva lobos me acompaña mucho.
Hoy me lo he llevado al ambulatorio y mientras esperaba la visita del médico, era para recoger recetas, pues iba disfrutando de la lectura.
Tambien lo leo en el autobús, y se me hace más corot el trayecto.
Hay que ver como el ser humano siempre ha necesitado creer en algo superior y como tanto los los fenicios e iberos se aclamaban a los/as dioses/as para que les protegieran en sus batallas.
Mira por donde tu libro me está enseñando hechos históricos que jamás había leído.
Si la gente supiera los beneficios de la lectura para la prevención del alzeimer y como despeja la cabeza, leerían más.
Besicos, Montserrat

Arantza G. dijo...

El propio aliento, para seguir adelante.
Besos Rosa, mi cariño está por ahí, contigo y los tuyos.

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, me alegra mucho lo que me dices; además, coincide plenamente con lo que yo pienso de los libros y la lectura, que son una compañía y una ayuda inestimable, al menos para mí siempre ha sido así, alivian en las largas esperas, suavizan los golpes de la vida...en fin, que son medicina para el espíritu, sin contar con que siempre hay algo que se aprende en cualquier libro.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, tu cariño es siempre un sorbo de amistad bienvenido y benéfico.
Un besico

Luis G. dijo...

Una frase muy buena, Rosa. Con muchos matices. Tú has de crear tu propio camino y seguir la luz, esa luz que te alumbra para moverte en la vida y no caer en las tinieblas, donde todo es confuso, opaco, lúgubre...

Un abrazo,

Luis.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

ánimo amiga, ahora comprendo tus
penas, pero todo pasará, es cuestión de días, ya lo verás.
¡Quiero tu libro!
Te mando mi dirección por correo, espero poder hacerlo, pues no lo utilizo mucho y puedo equivocarme.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

Mª Angeles y Jose dijo...

Bonitas palabras ...Gracias.

besos

Rosa Cáceres dijo...

Luis, esa frase resume la certeza de que cada uno de nosotros ha de enfrentarse a sus propios fantasmas, miedos y aprensiones. Sin embargo, está claro que los testimonios de amistad que se reciben son una ayuda muy estimable.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, mañana mismo te envío la novela dedicada. Ya te he escrito con los datos de mi cuenta, además te explico alguna cosa en la que veo que hemos coincidido este verano.
Me hace mucha ilusión que las amistades del blog conozcan mis obras, hazte una foto con el libro y me la mandas a mi correo, para mi cuadro de honor.
Un beso

Rosa Cáceres dijo...

Mª Ángeles y Jose, gracias a vosotros por visitarme.
Un abrazo para los dos

MAJECARMU dijo...

Es importante confiar en uno mismo,saber que tendremos fuerzas y luces para seguir adelante.
Mi felicitación por esa frase,que nos recuerda el temple y la dignidad de cada cual.
Mi abrazo grande y mi ánimo siempre,amiga.
M.Jesús

verdial dijo...

Rosa, la frase no tiene desperdicio y no debe tener otro fin que ponerla en práctica.

Desconozco si tienes algún problema o contratiempo. De ser así te deseo que pase pronto.

Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Qué frase, Rosa, es digna de estar entre las que siempre les pedimos prestadas a los grandes. Claro que ... Tú eres grande.
Un abrazo tan grande como tú.

Rosa Cáceres dijo...

MAJECARMU, me emocionan las palabras que me dices, esa amistad ofrecida, y desde luego aceptada con agradecimiento, es un regalo que me haces y al que yo quiero corresponder de igual manera.
Tienes mi amistad.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Amig@mi@, esas palabras las pensé para título de una novela, pero como las últimas que he publicado son de aventuras e Historia, no le veía yo mucho fuste a la cosa.
Muchas gracias por lo que dices de mí.
La verdad es que eso de los títulos tiene miga, muchas veces aparecen antes en la mente y la novela parte desde ahí y otras no hay forma de dar con uno que satisfaga. Es un tema curioso.
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

verdial, te había saltado. Y sí, sí que he pasado momentos bastante duros para mí...te agradezco los ánimos que me das.
Un abrazo

Fernando Pagán dijo...

Hola Rosa, una frase con mucha "enjundia" como decimos por allí.
Un saludo

Rosa Cáceres dijo...

Fernando, muchas gracias, lo enjundioso es nutritivo para el cuerpo, y si se refiere a frases, nutritivo para el espíritu.
Un abrazo

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola Rosa...una frase sabia y que encierra una verdad, aunque, cuando nos parece que nos falta ese aliento propio...o al menos, que es escaso, recurrimos siempre a los demás..a quienes nos quieren.
Por suerte, eres de las pesonas a quien no suele faltar ese aliento propio...y si así fuera...también tienes la suerte de contar con mucha gente que te ama.
Un beso grande.

Rosa Cáceres dijo...

Francisca, es verdad, tengo a mi alrededor a personas maravillosas; sin embargo, siempre he dicho que en definitiva todos estamos solos ante nuestra propia y esencial obligación de afrontar las cosas. Somos islas con alma. Eso somos lo queramos o no. Por eso muchas veces hay que reunir el coraje de recogerse en uno mismo y reunir ese aliento que se pierde si volvemos demasiado la cabeza a un lado y a otro. Cada cual he de seguir su propio camino.
¡Qué cosas digo! No hagas caso y sobre todas las cosas procura ser feliz.
Un besico

Jose Vte. dijo...

Hola Rosa, primero que nada agradecerte tu comentario en mi blog. Recibir una felicitación de una escritora como tú, es lo único que me faltaba para inundarme de alegría. Confío en que te gustara el relato.

Esta frase que has colocado, la siento como una inspiración, en los malos momentos, que ha habido, además de los ánimos de quienes nos rodean, es imprescindible sentir el propio. Sin él, es imposible.

Saludos, sigo paseándome por tu casa.

ANRAFERA dijo...

Buena toma y reflexiva frase.
Un cordial saludo.
Ramón

Cabopá dijo...

El propio aliento,es ese que siempre te saca de cualquier desatino,desastre...Creo que he hecho un juego de palabras, pero el calor de las mismas son esas "cosicas" que nos hacen tanta falta ante cualquier desaliento en lo propio y en lo ajeno.
Besicos....
¡Creo que me he liao... o no¿¡

Rosa Cáceres dijo...

Jose Vte. bienvenido a mi rincón y también yo me quedaré por el tuyo.
Me ha encantado encontrar tu blog.
un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

ANRAFERA, esa toma es de una fuente, me llaman la atención ese tipo de detalles.
Gracias por tu visita.
un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, jajaja, críptica, enigmática tu reflexión, pero lo que me encanta es que nunca faltas a tu visitica de amiga a amiga.
un besico