miércoles, 5 de octubre de 2011

Un capítulo de mi novela "AURA"

Hoy os quiero ofrecer un capítulo de mi novela "Aura", de ambiente manchego.
Es la primera novela que publiqué y por eso le tengo un cariño especial. Su protagonista es Aurelia Soto, a quien todos llaman Aura.
He escogido un capítulo entrañable, en el que lo importante es el ambiente descrito, más que la acción. Si os gusta, puedo poner algun otro.
Yo siempre ilustro (para mí) mis novelas, Tengo cuadernos en que dibujo las escenas principales de todas ella. Aquí tenéis una muestra ¿os gusta?

12.- UN FUEGO CREPITANTE. EMILIA.

La cocina de la casa señorial era enorme, pero cálida, como siempre lo es aquella en que se han cocinado muchos pucheros, se han pelado muchas patatas y se han amasado muchos bollos y muchos dulces de Navidad. La vida se va acumulando en estos espacios, hasta el humo que agrisa las paredes contribuye a hacer de estas estancias espacios vividos, humanos, acogedores.
Una gran chimenea, un hogar de crepitante leña de los montes de Yeste, la mejor de la Mancha, ardía con alegre chisporroteo.
-Buenos días, Emilia –saludó Aura a la cocinera.
-Buenos días, Aurita –respondió la mujerona con confianza mientras se encaminaba, moviendo sus enormes nalgas con cadencia de reumática, hacia el vasar para tomar un tazón de limpieza escrupulosa y un plato de loza floreada en que preparar el desayuno de su señorita.
Emilia realizaba estas tareas con agrado, incluso con cariño. Había visto nacer a Aura, la había mecido infinidad de veces en sus brazos, había sido su “ama seca” (como se llama a las amas que no amamantan a las criaturas, que no son “amas de cría”) y, por eso, Aura siempre sería Aurita para ella. Y ningún gesto de orgullo que hiciera, ninguna palabra áspera que le dirigiera lograba hacer flaquear su devoción por ella. En esto resultaba impermeable. Como una madre.
Emilia había entregado su vida a la familia Soto, desde jovencita, cuando entró a servir en la casa grande. Como la que entra en un convento para profesar en él. Había hecho, podría decirse, votos perpetuos. Y no se arrepentía. Les estaba agradecida. Agradecida por haberle dejado vivir allí, gozando de una habitación para ella sola, en lugar de compartir un jergón de lana apelmazada con su hermana Salvadora, y tener la única y dudosa privacidad de una cortina, hecha con una jarapa de rayas, separando el espacio de las hermanas del que ocupaban sus hermanos varones, Germán, Cleto y Bartolo.
También disfrutaba Emilia sintiéndose ama de aquella cocina enorme, más grande que el chamizo que era la casucha en que había vivido con sus padres y hermanos.
Allí, en esa cocina, había de todo. La despensa estaba bien surtida. Emilia removía sus guisos, bien sabrosos, por cierto, con un buen cucharón que podía elegir de entre los que pendían de una tabla con ganchos, colgada sobre el enorme fregador de dos senos y buena losa de mármol para escurrir los cacharros de la fregaza.
Esto sin mencionar la cocina de hierro forjado negro y reluciente, con tiradores de bronce dorado, siempre impecables.
Pero lo mejor de todo era para Emilia la despensa, que podía llenar a voluntad, como cocinera de la casa y encargada de hacer la compra. Tenía carta blanca. Era casa de rumbo. No se escatimaba. ¡Ella que había pasado tantas privaciones en su niñez! ¡Al cabo que no presumía en la tienda de Ultramarinos de Joaquín mandando que le pusiera de esto y de lo otro, pero que fuera de lo mejor!
El mejor arroz de Calasparra, que traía en su camioneta, en saquitos de tela, Fermín el de la Muñoza.
Aceite de oliva de la almazara de Saturnino, harina de flor de trigo, tortas para el gazpacho de “La Perdiz”, y hasta caramelos de Hellín de La pajarita o de La Elisa, y del Congreso, con su yemita dentro.
¿Se privaban de algo sus señores? No ¿Le escatimaban a ella la comida? Tampoco.
La Emilia era feliz, le encantaba canturrear romances mientras se movía bamboleándose por su reino tinelario.
También sabía zarzuelas y otras coplillas de tono más populachero, así como cuplés de moda o coplas de Estrellita Castro que era su ídolo.
A Aura le gustaba oírla cantar. En especial, los romances. La hacían recuperar la infancia perdida. Cuando el acogedor pecho de Emilia, “abruzándola” en su vieja mecedora, sentada en su regazo, servía de refugio y consuelo en sus pequeños conflictos.
Por eso Aura también la quería, como a una segunda madre. Aunque ya no tuviera el mágico poder de curar su ánimo herido con un romance antiguo, que hablara de doncellas guerreras, de una dama y un rústico pastor, de una infantina encantada o de un conde que cabalga por la playa una mañana de San Juan.

14 comentarios:

ana dijo...

lo has narrado tan bien, que me he visto en esa casa percibiendo los olores de aquella cocina. Los dibujitos son precioso y le dan al libro un toque muy personal.

un besito

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosica:
Madre mia la 1 h. de la madrugada.
Y yo aún levantada.
Bueno pues ya yo a este librico le tengo un cariño especial.
Sabes con el hasta afloraron las lágrimas en algunas páginas.
Ahora descansa en la librería de nuestro dormitorio.
Que lindos estos dibujos, ambientan las escenas rurales.
Besicos, Montserrat

Cathy Brown dijo...

Quiero maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas....por favor?Besotes....me quedo esperando......esperando...esperando....hermosos dibujos.

Rosa Cáceres dijo...

ana, eso pretendo: situar al lector en el escenario de mis historias.
Los dibujitos los tengo aparte, claro, nunca se publican en mis novelas (a excepción de "la delicada piel del alma" que los incluye por deseo del editor), pero yo disfruto mucho plasmando en papel la idea que tengo de los personajes y las escenas, en un cuaderno de capricho.
Un beso

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, "aura" es la novela predilecta de varios de mis lectores,otros se decantan por algún otro título, porque cada cual encuentra algo que le llega al alma en una historia o en la más opuesta.
Yo quiero por igual a todos mis "hijos literarios".
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, pondré más, ya lo verás, aunque nada más que sea por ti.
un besico

Francisca Quintana Vega dijo...

¡Qué bien escribes, Rosa..!Es un privilegio para nosotros el haberte conocido...sin lugar a dudas.

Se queda una con las ganas de saber más. Un beso grande para tí.

Olegario dijo...

Magnífico este Capítulo de tu obra, con sabor a La Mancha. Estupendos, también los diálogos entre Aurita y Emilia, la vieja cocinera, que tanto la quería por haberla criado.Un abrazo.

Luis G. dijo...

Creo, amiga Rosa, que fue la primera que te compré. Me gustó mucho. La tendré que releer.

Besos,

Luis.

Rosa Cáceres dijo...

Francisca, muchas gracias. Aura es una novela con mucha alma, basada en una historia real. Yo he vivido seis años en La Mancha, también mis padres cuando se casaron y una de mis hermanas, además otra de ellas está casad con un manchego, creo que conozco bien el ambiente que describo y disfruto con ello.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Olegario, la vieja cocinera está inspirada en la cocinera que teníamos en casa, que por cierto había hecho sus armas culinarias en La Mancha, así es que también había cierta conexión.
Un abrazo, gran poeta.

Rosa Cáceres dijo...

Luis, un lector que conoce "Aura", como tú, conoce mucho de mi forma de enfocar la novela. Desde esa, que fue la primera, he seguido caminando por distintas sendas, pero con el mismo paso.
Un abrazo

Cabopá dijo...

Ay,amiga me gustan tus dibujos y puedo presumir de tener uno de los mejores ex-libris hecho por ti.

En el capítulo hablas de cosas que conozco muy bien, la de veces que habremos parado en La Perdiz, cuando vivíamos en Madrid y veníamos a Murcia.
Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, creo que ese ambiente manchego se empieza ya a notar en el norte de Murcia y nos resulta muy familiar ¿verdad?
Yo le tengo un gran cariño a La Mancha, en mi casa jamás faltaban los caramelos de Hellín.

Un besico