jueves, 18 de agosto de 2011

De sol a sol

De sol a sol van los días, deslizándose con pereza de lagarto adormecido por el calor...
Seguramente a la vuelta de tres meses estaré renegando del frío, pero ahora me toca quejarme del calor...¡qué cansera!

25 comentarios:

julia dijo...

Rosa,es verdad,que cansera,el calor es increible y ya cansa,pero luego viene el frio y cansa,en realidad yo opté hace tiempo por ser como un camaleon,me adapto a todo al frio y al calor.Pero en verdad que cansera.Me alegra visitarte.Besos inmensos de luz.

chus dijo...

rosa yo digo siempre, ahora ufffffffffff luego frio grrrrrrrrrr. Me parece qaue poldia recoger un poquito de invierno y un poquitol de verano y hacer un arreglo. un abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:
Sabes, si volviera a nacer y tuviera que elegir ser un animal, eligiría ser tortugs.
Porque la tortuga es romancera, no tiene strés y en invierno se esconde dentro del caparazón.
Sabes soy muy romancera.
Besicos, Montserrat

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Ay Rosa, quise decir friolera, aunque romancera también lo soy, ja,ja...
Besicos, Montserrat

Cabopá dijo...

"pa que quieres que vaya"
Eso de la "cansera" me has recordado a Vicente Medina...
Seguro que tu te la sabes enterica.
Muy bonicas las fotos.
Besicos salados y levantosos.

ana dijo...

es que llevamos unos días tremendos de calor, se nos olvida el frío del invierno y viceversa, así es la vida. Mi abuela decía que no estamos hechos para nada.

besos.

Myriam dijo...

Te entiendo, aquí también, de este lado del Mediterráneo tenemos un calor infernal. Por suerte, con aire acondicionado permanente.

Besos y feliz verano, de todas formas.

Francisca Quintana Vega dijo...

Hola,Rosa...la verdad es que siempre disfruto con tus fotos y reseñas. Yo llevo muy mal ambas cosas, también. Mi madre, en broma, cuando me oía quejarme, me decía:"Huy, esta muchacha, ni vale para el frío ni para el calor..."
Bueno, una anécdota de una madre maravillosa que tuve, gracias a Dios.
Besos y mi amistad.

Luis G. dijo...

Ja,ja... pero siempre hay formulas para refrescarse, tomar la fresca, ir a la playa y solazarse con los atardeceres.... Mira, antes me gustaba poco el verano, y ahora me gusta un poco más, aunque soy persona que le apetece más el frio, el frío de nuestra tierra, que es llevadero y es cuando uno disfruta mes a mes desde octubre a junio, haciendo excursionismo. aunque este verano me ha salido un poco "salido" en salidas. Vamos, que no he parado.

El calor cansa, el frío cuando revienta a gusto también. Como dice Ana "así es la vida".

Un abrazo,

Luis.

Rosa Cáceres dijo...

JUlia, a ver si aprendo de ti y me "camaleonizo" un poco jajaja
Yo creo que mi sistema térmico corporal anda mal de siempre jajaja, no quiero ni frío ni calor, esos días de mayo y junio, o esos de octubre son lo mejor para mí...si no me aqueja el catarrazo alérgico jajaja
¡No valgo pá ná!
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Chus, lo mismo me pasa a mí, reniego de tó a cuenta del tiempo meteorológico.
Si de vez en cuando aflojara ésto un poco, o por la noche refrescara...
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

MOntserrat, nunca lo he pensado en serio. La verdad es que no me gustaría ser animal, pero de serlo...a ver, a ver, un gato casero de esos mimados, que viven sesteando sin tener que preocuparse de nada.
Eres romancera, me imagino que eso significa "soñadora", "imaginativa". Pues si es así, yo también lo soy.

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, mira que lo has visto a la primera...Incluso cité a Vicente Medina en la entrada, pero luego lo borré porque pensé que los que no son murcianos no lo iban a conocer, como no fuese algún profesor de Literatura jajaja
" ¿Pá qué quiés que vaya?(...)
¡Tengo una cansera...!"

¿Has visto lo de Portman? Qué cosa más sospechosa...

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

ana, tu abuela tenía razón, la mayoría no servimos pá ná de ná, yo la primerica.
Esto de no dormir bien por la noche, pasa su factura. Ahora estoy que me caigo jajaja
Y el tiempo sin piedad...¡Hay que ver!

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Myriam, gracias por tus deseos de felicidad para mi verano calurosísimo.
¡Costa Cálida se llama ésta! ¡Costa Ardiente se debía llamar! Claro que quitando los del norte, estamos todos "pelé melé", en fin, paciencia.

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Francisca, me ha conmovido el recuerdo que dedicas a tu madre, porque también yo me acuerdo de la mía...
He entrado en tu blog y me he deleitado con el poema que anhela encontrar una esterlla caída del firmamento.

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Luis, te envidio, has logrado aclimetarte al infiuerno...claro que a lo mejor en Segorbe no está cayendo fuego del cielo como aquí jajaja
Luego está lo de los viajes, eso anima mucho. Viajando y viendo cosas nuevas uno lo aguanta todo, como el pan Bimbo, jajaja
Las mañanas para mí tienen baños larguísimos en la playa, pero antes, o después, depende, tienen su poquico de cocina jajaja
Pero vamos, yo siempre le digo a mi marido que ya que no me quejo de casi nada, que me deje explayarme renegando del tiemppo jajajaja

Un abrazo

José Antonio del Pozo dijo...

pero ese azul tan limpio, la cenefa blanca de esas olas, esas montañas malvas a lo lejos, esa luz clamorosa... todo eso que sacas en tus fotos es glorioso, Rosa
Saludos blogueros

Cabopá dijo...

No he estado por allí pero los hidroaviones y helicópteros han rondado todo el día el Mar Menor,hacia San Javier. Acabo de publicar la nota de mi hijo en El País con unas fotos tomadas de internet...Es muy triste.

Gómez dijo...

No me das pena,¡qué quieres que te diga!, ahí viendo el mar, descansando...o cansándote del calor...
Besos

Rosa Cáceres dijo...

José Antonio, ese azul mediterráneo es lo único que nos reconcilia con el aire ardiente que se respira estos días.
El mar tiene algo que lleva a la catarsis, tan importante en nuestras vidas.
He elído tu himno a la sandía e interpreto que conoces el cotidiano gozo de lo humilde y sencillo...¿Cómo no habías de apreciar, entonces, el gozo inefable que proporciona algo tan grandioso como el mar?

Un saludo

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, qué pena, y además con la mala suerte de que soplaba levante de lo lindo. Ayer en la playa, viendo los helicópteros ir para allá arrastrando su Cesta para agua, pensaba en que el viento estaría avivando las llamas.
¿habrá siso sólo un infortunado accidente, o....?

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Gómez, jajaja, que no te doy pena...¡Pues estupendo! En realidad ya sé que estar en la playa, en mi propia casa de la playa, oliendo a jazmín y galán de noche es un privilegio y doy gracias por ello.
Pero tal vez tú residas en un punto de España menos caluroso que la provincia de Murcia.
Hace dos días vi un chiste de La Fuensanta y el Antón; un murciano se presentaba en el infierno para "veranear", porque aquí hace todavía más calor.
Un amigo mío dice que lo de aquí no es calor, es "quemor", porque quema.
Un besico.

Begoña de Urrutia dijo...

Supongo que vivir en un lugar donde siempre aprieta el calor tiene que ser costoso, pero ¿que me dices de vivir en un lugar donde el buen tiempo no dura más de un par de días?. Desde luego no hay ocasión de habituarse y es fácil coger un constipado en pleno verano. Pero todo tiene su encanto. O su intringulis.
Un abrazo fuerte. Ya veo que no paras de producir.

Rosa Cáceres dijo...

Begoña, si me dieran a elegir...no sé, no sé... Creo que lo maravilloso sería invernar en el sur y veranear en el norte.
Aquí, hoy en concreto, excepto mientras estás en el agua, el aire abrasa, pero de doler y todo.
Está siendo un mes de agosto de aupa. En la playa no tenemos aire acondicionado, porque normalmente este calor asfixiante aquí lo es menos. Pero hoy ¡madre mía!
Miedo me da la noche, que no hay quien duerma.

Un abrazo