miércoles, 24 de agosto de 2011

Encuentro en altamar con una raya



Mi hija, Rosa Canales, es Bióloga Marina, Oceanógrafa, capitán de barco y Instructora de Buceadores. No os extrañe que sea uno de los personajes de mis novelas de mar, "Buceadores" e "Isla Cueva Lobos", puesto que es mi asesora en esos asuntos.
Esta semana en altamar se encontraron con un par de ejemplares de raya que nadaban cerca del barco; Rosa se lanzó a bucear junto a ellos.

Uno de los dos animales no era sociable y se apartó de inmediato, pero el otro sí lo era y se dejó tocar incluso en el temible aguijón de su cola, con la que puede dar latigazos terribles.
Y se convirtió en el perrillo faldero de Rosa. Por lo visto,el pez se divertía tanto como la bióloga.
Nadaron juntos bajo el agua, disfrutando del inmenso azul.
La raya no se separaba de ella...
- Ven, vamos a nadar por aquí....
-De acuerdo- parecía decir el animal.

-Podemos ser amigos...¿me acompañas?
-Desde luego, voy contigo; lo estamos pasando muy bien.
-Pero yo tengo que volver a bordo de mi barco, el Karyam ¿sabes? Y tú no puedes venir conmigo para enrolarte en la tripulación, en el rol no admitimos rayas jajaja, además no puedes respirar en el aire, necesitas tu mar...



-Adiós, adiós, ha sido una bonita experiencia. Tal vez nos volvamos a ver.
-Tal vez; y si es así, acudiré de nuevo a nadar conmigo; tú sabes tratarme, no quieres capturarme, sino ser mi amiga.
*****


Este podría haber sido el diálogo ¿no?

23 comentarios:

Antonio Fernández López dijo...

Veo el espectáculo que protagoniza tu hija y alucino. Hay lugares, espacios y situaciones a los que no llego, o me están vedados, o los siento fuera de mí. No sé bien lo que es pero sí sé que significa como una invasión por nuestra parte. Sé que es una limitación mía porque veo, por ejemplo esas fotos y me resulta impresionante ver a tu hija ahí, en medio, flotando y perteneciendo a ese espacio. Son hermosas ciertamente. Un beso

Rosa Cáceres dijo...

Antonio, yo tampoco soy capaz de bucear así, aunque no me defiendo mal en el mar, pero las grandes profundidades me causan respeto, y esos bichos, más.

Un abrazo

iglesiasoviedo dijo...

Precioso reportaje, una autentica maravilla las fotos mostrando ese entente entre la raya y tu hija.
Se nota que tu hija tiene ese don de comunicarse con los animales, en definitiva con la naturaleza, es algo realmente maravilloso.
Un beso.

Rosa Cáceres dijo...

iglesiasoviedo, mi hija se comunica con todos los bichos de mar, jajaja, ya pondré más cosas en este sentido, tengo una asesora de mar y barcos como no hay otra, tanto que en mi última novela aparece su foto en la contraportada, entre otras de personajes de la historia de aventuras en el mar.
Con lo cobardica que soy yo...jajaja
Un abrazo

tejedora dijo...

Precioso diálogo. Lo listos que son los animales, Rosa.

Por cierto, felicidades atrasadas en tu santo. Espero que lo hayas pasado muy bien.

Besos.

Francisca Quintana Vega dijo...

Tal vez esa empatía con el mar se deba a que vuestro corazón y vuestra alma..vuestra mente..es abierta, acogedora..como esas plácidas y azules profundidades. Yo, al menos, así lo he sentido, cuando buceé un poquito en tu corazón, buscando un apoyo y amistad...(gran tesoro)que encontré, libre de tapas y llaves. Besos,amiga. Un placer ver tu blog y tus escritos. Besos a tu hija de mi parte y mis felicitaciones.

Cassiopeia dijo...

Valiente hija. Creo que el bikini a rayas fue el tema inicial de la conversación.
Besos!

Cabopá dijo...

Precioso el dialogo,las fotos, el azul del mar,la raya simpática ...y por supuesto esa buceadora que parece una sirena...
¡Qué maravilla,Rosa!...y que atrevida y valiente debe ser tu hija Rosa,manda un gran besico para ella.
Y muchos besicos para ti...

José Antonio del Pozo dijo...

Preciosísimo el post, la paz de ese fondo azul y trasnparente, ese suave deslizarse de esa hija anfibia tuya, la promesa de una vida silenciosa y más pausada, armónica, que lo submarino entraña, más tus palabras, como acariciándolo todo a la vez. Transporta, vamos.
Saludos blogueros

Rosa Cáceres dijo...

Tejedora, qué alegría tu visita y tu felicitación por mi santo.
¿Qué tal fue el viaje? No sabes cuántas veces me he acordado de ti estos días.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Francisca, mi hija es mucho más abierta que yo, creo que es una de esas "personas-medicina" que sabe ver el lado bueno de todo, aunque los demás no veamos más que el desastre. Ella es tranquila y muy valiente, no se parece a mí en nada jajaja, sólo en que le gusta reirse de las mismas cosas y tiene en la lengua la frase aguda inmediata para poner el granito de humor e ironía.
Cuando vea a Rosa (hasta el sábado por la noche no toca tierra) le transmitiré tu saludo.
Un besico, amiga.

Rosa Cáceres dijo...

Cassiopeia, jajaja ¿te imaginas a la raya y a mi hija hablando de moda?
-Mira qué bikini me he comprado...
-Puesyo, chica, fíjate, practico el nudismo, y bien barato que me sale, además de estar a la última ola (nunca mejor dicho), o sea...

Besicos

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, atrevida es y mucho, no quiero ni pensarlo, se me ponen los pelos como escarpias.
Una vez nos enseñó un video nadando entre cachalotes que me dejó espantada, y otro entre tiburones martillo en el Mar Rojo.
Dice que le encantan los tiburoncetes. Menos mal que he logrado que se lleve uno que tenía en un frasco de formol enorme en mi casa jajaja, que cada vez que entraba a ese cuarto...¡qué espanto!

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

José Antonio, una de las cosas más curiosas de bucear es que bajo el agua se puede escribir con un lapiz normal, de grafito, en una tablilla; y mejor todavía, con ciertas máscaras de submarinismo se puede hablar; yo he visto videos de ella hablando.
desde luego, nada como una sirena y me siento orgullosa de ella. Lástima que no sepa yo subir películas aquí, pero en Youtube las hay de su empresa que se llama Cetáceos&Navegación.

Un abrazo

Cassiopeia dijo...

Jajaja...
Espero que tu hija no se moleste. Su trabajo es muy importante; por lo que la admiro y respeto. De hecho, esos animalitos de suave movimiento pueden ser mortales.

Pero acá entre nosotras, eso de la "ola" te ha quedado genial. Yo continuaría el diálogo sobre la moda:

-"Princesa, tus rayas de colores son fenomenales"
-"Pues, a tí, aunque no se te vean las rayas, te luce espectacular la manta"

Saludos a la doctora Canales,orgullo de su madre y de la profesión.

Abrazotes!

Rosa Cáceres dijo...

Cassiopeia, yo le transmitiré tus saludos.

Un besico

Ana Gregorio dijo...

Espectacular, Rosa. ¡Qué maravilla! Desde luego, parece que dialogan. Gracias por compartir, guapa.
Un beso grande.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola querida Rosa:
Me ha encantado, que fresquita estaría tu hija dentro del agua con el calor que hace.
Que maravilla este acercamiento entre pez y sirena, la sirena tu hija, claro.
Enhorabuena, gracias por publicar estas fotografías.
Besicos, Montserrat

Rosa Cáceres dijo...

Ana, debe de ser un don natural ese de "dialogar" con los animales. Es que no le huyen. Si vieras el loro que va en el barco... se llama Malespina y la adora.
Muchas gracias por la visita, me ha encantado tu última entrada.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, y que lo digas (lo del calor), no se puede aguantar...
En altamar refresca mucho ¿sabes?

Un besico

paratilibre dijo...

Rosa Caceres, un placer su visita,teniendo en cuenta su experiencia como escritora me honra en demasía.
Jaque mate, si es una expresión con la que finaliza el juego del ajedrez y que no es otra cosa que atrapar al rey contrario.
Usted me ha hecho "jaque" a mi.
Magnificas imagenes de este buceo amistoso.
Gracias.

Rosa Cáceres dijo...

paratilibre, unas expresiones hiperbólicas las suyas, amigo mío, pero las agradezco mucho, que ser agradecido es ser bien nacido, y yo me llamo también Eugenia jajaja
No quiero desmentir mi nombra y reitero mi agradecimiento, con el corazón en la mano, sin enrocarme, para seguir con los términos ajedrecísticos.
un saludo

manolo dijo...

¡¡Uy!! lo que me he estado perdiendo.
Que buenas fotos y que experiencias.
Yo sigo viniendo por aquí. Saludos.