lunes, 8 de agosto de 2011

Un premio en tierras de sierra y aceituneros

Esta es la cróniquilla de mi agradable experiencia como ganadora del 2º premio de narrativa Rodrigo Manrique, de Siles, Jaén.
Por la mañana, dimos un paseo por el pueblo y nos acercamos al lugar clave, pues iba a ser- según nos informaron unas amables vecinas- el escenario del evento literario al que habíamos acudido.
Desde el coche yo había hecho muchas fotos como esta que os muestro, de laderas montañosas sembradas de olivos. El paisaje jienense hace soñar.
También las escarpadas cumbres de la serranía impresionan.
Las calles de Siles conservan arcos como este, resto de la muralla y un aire señorial y recoleto a la vez.
El escenario a la luz del sol. Por la noche, con el torreón iluminado y la luna en el cielo, sobre él, presidiéndolo todo, os aseguro que constituía una estampa de ensueño.
Yo, que conozco exhaustivamente la obra de Jorge Manrique, estaba absolutamente en la gloria.
Bajo el sol su delicioso entorno de calles con casitas de fachadas floridas, hacía suponer la maravilla nocturna que vendría. No quedé defraudada, y menos al escuchar los acordes de música medieval que endulzaban la noche de los premios.


Una imagen del ágape para los escritores y acompañantes antes del evento. El ambiente, de lo más cordial.
Mi acompañante, mi marido, Javier. Para mí la mejor compañía imaginable. Además es mi chófer, jajaja, sin él a ver cómo iba yo a por los premios.
¡Preparados, listos, ya....! Los ocho premiados. Por orden de izquierda a derecha, 1º premio y sucesivos. Nuestros manuscritos en la mano para la lectura.
Mi turno de intervención. La luz que iluminaba el atril me cegaba con respecto al auditorio. Digamos que estaba sola con mi texto; “Un Cyrano cualquiera”, cuyo argumento se centra en un joven con una grave deficiencia física que, enamorado de una muchacha llamada Elisa, sin posibilidades de ser correspondido, acepta poner sus dotes para la palabra escrita al servicio de las pretensiones de su amigo Mario, que logra así conquistarla. El protagonista se presta a esa estrategia (como hizo Cyrano de Bergerac) porque siente que enamorar a Elisa con palabras emanadas de su corazón es el único triunfo al que puede aspirar.
El señor que está en primer término es un Concejal que hizo una semblanza de don Rodrigo Manrique y de la infancia de su hijo Jorge Manrique, el genial autor de las "Coplas por la muerte de su padre", transcurrida en esa casa, con juegos en aquella plaza. Me encantó oírlo, me emocionó hallarme en un lugar con tanta historia.
Al fondo estoy yo. Era el maremagnum tras acabar el acto de entrega de premios.
Posando todos con el Alcalde, que aparece en la imagen a mi derecha, izquierda de la foto.
Con el 2º premio de poesía, que venía de Cádiz.
Al día siguiente. El dueño del hotel, don Santiago Cruz, nos mostró las instalaciones, las espléndidas terrazas, y nos hizo algunas fotos.
Como ésta.
Aquí estoy conversando con don Santiago Cruz, que nos ponderó la excelente gastroinomía de su Restaurante (doy fe de que no exageraba) con una simpatía arrolladora. Me hizo firmar en el Libro de Honor del establecimiento.


¿Habíais visto alguna vez esta señal de tráfico? Por los alrededores del Río Mundo abundaba.
No pude resistirme a fotografiar varias de ellas jajaja...¡Mira que si te sale un sapo saltarín por la carretera!

Se me olvidaba esta imagen del restaurante del Hotel Cruz.

Aquí estoy en Ríopar, en el camino de vuelta.
Y con esta imagen despido esta entrada. Ya veis, quería compartir con vosotros la alegría de estos dos días en tierras de Jaén.

23 comentarios:

Juan Serrano dijo...

La verdad que en las fotos que muestras, más que el pesimismo de un Manrique abatido por la fugacidad de la vida, sus placeres y riquezas, lo que aflora es el río de la vida y el mar de la alegría. Y es que a veces sentimos más la felicidad si sabemos agradecer la ausencia del dolor y la tristeza. Enhorabuena.

Luis G. dijo...

Me satisface mucho darte la enhorabuena por este nuevo premio. Muestras aspectos de tu visita y detalles de la animosa cena. Alegre y feliz.

Un abrazo, galardonada amiga,

Luis.

Cathy Brown dijo...

Felicitaciones nuevamente Hada!!!!!Estabas bellisima y tu marido se ve que es un muy buen compañero....y eso me emociona tremendamente.Que lugar bellisimo, por donde anduviste...todas las fotos hermosas!!!!Te quiero y te deseo una feliz semana!!!!

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Rosa:
Enhorabuena por este premio y tambien otra enhorabuena por este reportaje de fotografías que has compartido con nosotros.
Tanto tu marido como tu, estáis guapos y radiantes.
Besos, Montserrat

Rosa Cáceres dijo...

Juan, la figura de don Rodrigo Manrique era desconocida para mí, si exceptuamos lo que su hijo dice de él en las Coplas. Me agradó conocer detalles, alegres y tristes de su biografía, pero no cesaba de imaginar a Jorge, de niño, allí mismo, donde estábamos sentados a la luz de la luna.
Disfruté. No diré lo contrario.
Gracias por tu enhorabuena.

Rosa Cáceres dijo...

Luis, esa era mi intención: que "estuviérais" conmigo también en esas horas felices, aunque fuera "con efecto retardado" y a través de mis fotos.
Muchas gracias, amigo.

Rosa Cáceres dijo...

Cathy, mi expresiva amiga... muchas gracias, y sí, has acertado, mi marido es un excelente compañero, sin él estas cosas no serían igual para mí.
¿Creerás que me acordé de todos, y de ti, claro, en esos momentos?

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Montserrat, muchas gracias. me ha llevado un tiempo subir las fotos, no creas jajaja, pero aunque no son muy buenas, dan idea del evento ¿verdad?

Un besico

tejedora dijo...

Seguro que ha sido un fin de semana para no olvidar, Rosa.

Me ha gustado toda la crónica del viaje, tanto escrita como fotográfica.

Muchos besos, guapísima.

Gómez dijo...

Gracias por compartir tan bellos y emocionantes momentos en la vida de un escritor. Días como este no se olvidan ¡eh!. Que te lleguen más.
Besos

Cabopá dijo...

La luna, los olivos y la gente del pueblo se pondrían contentos con la "estrella" que estoy segura lució su palabra en la entrega de premios...
Un reportaje hecho con mucho cariño, gracias por compartirlo con los que nos gusta asomarnos a tu ventana...
Besicos salados y levantosos...

Rosa Cáceres dijo...

tejedora, desde luego tienes razón; ha sido un fin de semana inolvidable. No esperaba encontrar un ambiente de tal cordialidad y una organización tan bien llevada, la Concejal de Cultura, Laura, hizo un trabajo extraordinario.
Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Gómez, ¡cuánto te agradezco el deseo de que me lleguen más días, o más premios, como ese! ¡A ver, a ver..., por mí no va a quedar!

Un besico

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, jajaja, qué halagador comentario...¡yo, estrella, nada menos!
Pero sí es verdad que dramaticé mi texto como tengo por costumbre y fueron bastamntes las personas que luego se acercaron a decirme que habían disfrutado con mi intervención, que yo llamaría más "actuación", porque acciono, hago gestos, pongo voces jajaja, vaya, que me olvido de cualquier cosa que quiera decir timidez.
Lo del levante...lo siento por mi hija, que ayer decía que se iban a encontrar olas enormes, pero, hija, con este calor de chicharrero, se agradece el viento algo menos caliente...

Un besico mazarronero

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Enhorabuena

Princesa115 dijo...

De nuevo te doy la enhorabuena por el premio.
Y en las fotos se os ve muy bien, relajados y en un ambiente cordial.

Un beso Rosa

Rosa Cáceres dijo...

Francisco Javier, muchas gracias.

Rosa Cáceres dijo...

Princesa, gracias, y sí, estábamos bien, lo pasamos estupendamente.
un beso

Begoña de Urrutia dijo...

Enhorabuena por tu nuevo premio!!!!. ya se ve que no paras nunca. Y también se ve quehas disfrutado muchísimo y no es para menos, parece un lugar precioso y la cuna de grandes personajes.
Un abrazo fuerte

Vinicius.C dijo...

Hello!

Passandomais un tiempo para mi beso!

Espero ver que en el alma!

besos

Rosa Cáceres dijo...

Begoña, muchas gracias. Es verdad que no paro, aunque hasta finales de septiembre no empiezan las presentaciones de Isla Cueva Lobos. Aquí es mejor tomárselo con calma este mes, hace un calor de verdad agobiante y hasta peligroso; no hay que esforzarse demasiado, ni la cabeza está en lo que debe estar...¡este fin desemana otra vez en alerta por calor! ¡Al agua y buenas siestas jajaja!
Un besico, reina.

Rosa Cáceres dijo...

Vinicius, muy amable.
Siempre agradezco tu visita.
Un abrazo

Myriam dijo...

Mil felicitaciones por tu premio y por esta crónica tan bella.

Besos
Conozco Jaen y sus campos llenos de olivares son una gozada.