martes, 14 de julio de 2009

FÁBULA DE LAS FLORES BELLAS Y LAS NUBES

Las margaritas blancas presumían
de su belleza y de su armonía.
-¿Quién como nosotras es tan bella?
Somos tan lindas como las estrellas.


Respondió al reto la flor de madreselva,
que miraba a la que habló
enredada en lo alto de una reja.
-Más bellas aún somos las madreselvas,
como la nieve blancas y limpias somos,
de oloroso perfume estamos plenas.

-Necias- tronó una nube-
las dos de vanidad estáis enfermas.
¿Qué sería de vuestra lozanía
si no lloviera y os quedarais secas?




La moraleja de esta fábula es
que todos han de cumplir con su tarea,
ya sea dar lustre de belleza,
ya sea regar la fértil tierra.
Y presumir de lo que uno solo hace
es tan tonto como sembrar entre las piedras.
Uno a uno, todos son importantes,
como lo es cada pata de una mesa,
que si faltara una se caería
y con las cuatro firmes...es más mesa.

20 comentarios:

Leticia dijo...

Con lo fáciles que serían las cosas entre todos...

Rosario dijo...

Hermoso post, con lo facil que seria haser las cosas mas sencillas
Me encantan las margaritas

Un besito Rosario

Rosa Cáceres dijo...

Leticia, tienes razón, claro. Todos somos importantes en la sociedad o en la familia. cada cual a su manera y con sus dotes personales. Desdichados seríamos si todos fuésemos iguales y no supiésemos hacer más que una cosa, por muy difícil que ésta fuese. Tú que eres farmaceútica comprendes muy bien que la combinación de principios diferentes es imprescindible para la consecución de una fórmula eficaz.

Rosa Cáceres dijo...

Rosario. la sencillez se nos hace difícil porque somos tan fatuos que pensamnos que ser sencillo es valer menos, cuando es todo lo contrario.

MiLaGroS dijo...

Exacto todos somos iguales pero hay mucho fantasma suelto. Mucha titulitis, mucha tontería. Un beso. milagros

Normis dijo...

Uno a uno todos somos importantes , claro que si amiga !!!! me gusto esta moraleja , para tenerla muy en cuenta ... y las imagenes que siempre nos regalas son fantasticas !!!!
abrazos y feliz semana

Rosa Cáceres dijo...

Milagros, yo creo-como creía Cervantes- que cada uno es hijo de sus obras.
La sencillez y humildad es la mejor opción.

Rosa Cáceres dijo...

Normis, ¿qué sería del agricultor sn el herrero? ¿qué sería de nosotros ssin los albañiles, los carpinteros, los tejedores? Y la lista es tan numerosa como numerosas son las necesidades cubiertas por tantos y tantos trabajadores.
Luego están los que nos procuran diversión, entretenimiento, evasión mental, los que nos deleitan con la música, pintura, los que nos hacen reír...bendotos sean los que nos hacen reír, y los actores, que escenifican historias maravillosas...
Todo es importante.

Amig@mi@ dijo...

cada conteninte tiene su contenido, no más ni menos importante, pero igual de imprescindible ;)
besos Rosa

cabopá dijo...

¡Hola! Fabulista, fabulera; Fabuleas muy bien.... ¡Ay la madreselvas ! Me recuerda su olor mi infancia por los caminos de la huerta, aquellos que llevaban a casa de mis abuelos paternos.Muy bueno lo de las nubes las haces hablar con mucho ingenio y sensatez.....Besicos.

tejedora dijo...

Menos mal que la nube puso a ambas flores en su sitio.
Pienso que desde que nacimos, estamos encomendados a hacer tareas, la mayoría comunes.
Si no hubiese tareas, estaría al acecho el aburrimiento.
Buena fábula, Rosa.
Besos.

Lolami dijo...

Una fabula muy bonita y una gran moraleja, todos tenemos un cometido en esta vida, aunque algunos se crean el ombligo del mundo.

Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, qué bien lo expresas. Es la vida la que ha de llenarse a base del esfuerzo de todos, y sólo los que no hacen nada, sino escandalizar con su frivolidad y su prepotencia, desperdician su oportunidad de tener una vida plena. pero creen lo contrario, porque la llenan -eso creen- a base de objetos y bienes materiales.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, de camino al IES en que trabajo hay un inmenso macizo de madreselvas, que invade la acera. Su fino perfume me transporta a mi casa de la playa, aunque allí las madreselvas son del vecino de al lado, pero se cuelan a mi jardín y yo las disfruto igual.

Rosa Cáceres dijo...

Lolami, los que son el ombligo del mundo se pierden la satisfacción de ser su corazón.

Rosa Cáceres dijo...

tejedora, el aburrimiento acecha al ocioso, es cierto. Por eso tal vez hay y simpre hubo tantos paniaguados e hijos de papá que son unos verdaderos muermos.

Tchi dijo...

Las margaritas agradecen. Y yo también, pues me gusta cantidad contemplarlas.

Dichosas palabras llenan tu fabula.

La vida es hecha de contrastes, por eso la diversidad, que es necesaria, de lo contrario nos aburriríamos...

Besos.

Caminodelsur dijo...

Hermosas las fábulas d elas flores, este y el anterior post, que importante es la aceptación del otro y sus diferencias para una sana convivencia

Rosa Cáceres dijo...

Tchi, tienes razón, si todo fuera igual, hablemos tanto de personas como de paisajes o de flores, sería todo monótono.

Rosa Cáceres dijo...

Caminodelsur, la eceptación de los demás es importante, pero no nos engañemos, es dificilísima. Lo más dificultoso es aceptar a alguien que no te acepta a ti y te ataca sin motivo. Eso es heroico. Si fuera fácil ¿a qué hablar tanto de ese tema? ¿verdad?