jueves, 23 de julio de 2009

Que sonrían los corazones

Que sonrían los corazones labrados por el mar y hallados en la orilla de la playa.
Que sonrían con mil colores añadidos y pintados con amor, porque mil son los colores de la felicidad.

Que sonrían reposando sobre otros corazones generosos, porque los corazones de los amigos son un buen lugar para ir a posarse.


Que se expandan los corazones encogidos, y sonrían de nuevo, porque una buena palabra derramada sobre ellos tendrá el poder de reanimarlos. Así que sé tú el que diga esa palabra. También tu corazón sonreirá entonces.



Que sonrían los corazones con las pequeñas y humildes alegrías de cada hora, aunque no brillen demasiado, aunque sean alegrías de andar por casa.





Que sonrían los corazones que reposan en la verde esperanza, como estas piedrecitas reposan en las esmeraldas de mar, esos cristales de botella limados y pulidos por las olas.





Que sonrían los corazones multiplicándose para entregarse a todas y cada una de las personas que se acercan a ellos.






Pero la mejor de las sonrisas, es la que partiendo del corazón, se expresa en la palabra.
Que tus palabras sean tan acariciadoras como una pluma, que no pesen sobre el ajeno corazón, sino que lo alivien y eleven.

Para todos los que me visitan en este blog, estas palabras, con las imágenes de las piedras con forma de corazón que todos los días encuentro en la playa.


21 comentarios:

Mariluz dijo...

Gracias Rosa, me has hecho sonreír con tus corazones sonrientes... necesitaba una sonrisa y sin tú saberlo has sido la "reina maga" que la ha hecho brotar.
Nuevamente gracias, aunque no sepas por qué la necesitaba.
un beso costasoleño

Lolami dijo...

Gracias por esta entrada tan cariñosa.
"Que sonrían los corazones con las pequeñas y humildes alegrías de cada hora"
estas pequeñas alegrías son las que nos mantienen despiertos y nos hace levantar el animo caído, nuevamente,gracias.

Un cariñoso abrazo, de todo corazón.

Rosa Cáceres dijo...

Mariluz, si te han servido de algo mis palabras, me han servido a mí doblemente. Sé la importancia, para bien o para mal, que pueden tener las palabras. Yo soy muy sensible a ellas, porque en las palabras viajan los sentimientos, lo queramos o no. Por eso, estimo las tuyas, que son de persona noble y agradecida, que es ser bien nacida, como dice el refrán ¿verdad?
Un beso y cinco mil ochocientos abrazos, que más vale que sobren que que falten...

Rosa Cáceres dijo...

Lolami, gracias a ti. Mira, en este diálogo que se establece de blog a blog, todo es recíproco. Yo te envío mi amistad y tú me envías la tuya. Es un influjo benéfico que viaja en ambas direcciones.
Es curioso, no nos conocemos y sin embargo se establecen lazos de afectu mutuo. Será porque uno se aprpxima moralmente a los que son de su misma pasta.
Yo hablo mucho del metal de las almas, creo que las almas de un mismo metal se comprenden y amigan. Pues eso.
Una sonrisa y un beso.

cabopá dijo...

Que sonrian los corazones que labrados por el mar.
Que sonrian con mil colores.
Que sonrian reposando sobre otros corazones.
También tu corazón sonreirá.
Aunque sean alegrias de andar por casa.
Que sonrian los corazones en las esmeraldas de mar pulidas por las olas.
Porque la mejor sonrisa es la que se expresa con la palabra.
¡Ay Rosa! ¡Qué atrevida soy!...Te he "recompuesto" tus bellas palabras...Me gustan todos tus corazones pétreos pero el que más el de color azul cobalto...¡¡¡Me lo pido!!!! Besicos.

cabopá dijo...

Tan emocionada he hecho el coment que me he comido los acentos... Estos y yo a veces estamos peleados, ya lo habras notado...Vaya cantidad de amigos seguidores tienes...Y seguro que les contestas todos los días aquí y en sus blog por lo que leo...Mas besicos.

tejedora dijo...

Son preciosos tanto lo que transmites con tus letras, como con tus fotos. Imagino que seguirás buscando piedrecitas. Tienes una bonita afición para con ellas.
Sigo debiéndote algo e intuyo que lo sabes. Me pondré en ello en cuanto pueda.
Por aquí hace calor, aunque llevamos dos días con temperaturas algo más bajas, aunque el fin de semana se prevé con demasiado calor. Lo llevo como puedo: intento salir temprano si tengo algo que hacer y con agua fresquita y abanico en el bolso.
Muchos besos y espero que lo estés pasando muy bien.

MiLaGroS dijo...

Muchas gracias Rosa pero ¿ de verdad que encuentras esos tesoros en la arena?. ¡ Que gozada!. Un abrazo. milagros

Ruy dijo...

Arrebatas los corazones de piedra,
que mil embates de mar han tallado, han pulido para asombro y recreo de cuantos los divisan abandonados.
Donde estaban, cantaban,jugaban arrullados, acarariciados por la blanca y delicada espuma de olas enamoradas.
Ahora los tienes tú,pintándolos con tus manos delicadas, movidas por tu corazón de tierna carne, y los muestras ufana, para solaz , recreo y arrobamiento de gentes que te admiran.
No sé. Creo que los habría dejado
donde estaban para asombro de muchos. Deu vos guard.

"Boutade" sin más .Gracias

Beatriz dijo...

Disfrutamos de orillas distintas tú en el sur (mi tierra) y yo en el mediterráneo(mi otra tierra) pero las emociones atraviesan mares y los corazones hacen viajes invertidos y se encuentran, y se multiplican las sonrisas y las palabras llegan envueltas en olas.
Y aparecen personas como tú, sensibles,imaginativa-
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, mis palabras- como las del Arcipreste de Hita- las regalo aquí para que tú y quien las quiera, las haga suyas, las perfile y les dé su personalidad. Y es que, más que palabras, son sentimientos.
Voy siempre corriendo, porque estoy inmersa en la relectura de Cueva Lobos, que como la tenía abandonada meses, ni recordaba ya por dónde iba. Y ¿sabes? ¡me está interesando a mí misma! ¡jajaja! Como es de aventuras incluso policiacas, me tiene intrigada...Ventajas de haber olvidado lo que yo miosma he escrito jajaja

Rosa Cáceres dijo...

tejedora, no me olvido de ti ni un solo día. Te he tomado un cariño especial. Yo también tengo abanicos por doquier, por supuesto en el bolso no me falta el mejor, de esos que se cimbrean y hacen un aire divino.
Cuando estoy al borde del mar, disfruto de la brisa- el soplo de Dios, le llaman algunos con muy buen criterio- y os recuerdo a todos los que estáis en la costa o en el interior. Ya somos un grupo de amigos ¿no?
Y en lo de las piedras...es que ni las busco, las encuewntro que ya estoy mosca perdida ¿de dónde salen que parece que sólo yo las veo?

Rosa Cáceres dijo...

Milagros, estas playas mazarroneras son diversas y especiales. hay una de arenas totalmente negras, otra de piedras que no son piedarsa sino trozos de metal de las minas, otra _Nares_ sembrada de corazones, otra-Puntabela- llena de piedras negras con una O enorme blanca, como dibujada con tiza...y las de greda, que hace espuma en el mar...
Las encuentro, las encuentro...y ya voy tirando las que no son perfectas, para no ir cargada cuando paseo por la orilla de la playa. En la del Puerto, no hay ni una sola piedra, sólo flores de posidonia cuando es época. La posidonia es un alga, aclaro.
Ahora mismo estoy en Oriola, a punto de salir otra vez para Mazarrón.

Rosa Cáceres dijo...

Ruy, muchas gracias por tus palabras, que no considero una boutade sino muy amables.
Sigue encantándome tu saludio de despedida. Que Dios te guarde a ti también.
Una vez leí en la visera de un camión: Lo que me desees a mí, Dios te lo conceda a ti". Pues, eso digo yo.

Rosa Cáceres dijo...

Beatriz, háblame de tu orilla del mar. Díme cómo es ese mar que contemplas. Cómo son las piedras que encuentras en la orilla de la playa ¿Hay caracolas que contengan el eco sonoro de las olas?

fonsilleda dijo...

Yo también busco piedrecillas y conchas en las playas. A mí también me gusta imaginar.
Me incluyo, por lo tanto, gracias por el pequeño trocito que pueda corresponderme.
Bicos

Rosa Cáceres dijo...

fonsilleda, por lo menos un corazoncito de piedra te corresponde, faltaría más...

Flor dijo...

Querida, mi corazón y mis labios todavia tienen una sonrisa maravillosa que me la pusiste con todos esos corazones playeros!

Besos
Flor

Rosa Cáceres dijo...

Querida flor, un corazón tiene forma de sonrisa o una sonrisa tiene el contorno de un corazón, no lo sé. Solamente sé que una sonrisa hace bien al corazón.
Un beso.

Alma Mateos Taborda dijo...

Que bonita colección de corazones y qué infinitos mimos al alma de tus lectores en lo que has escrito. Me encantó esto, es una maravilla, es el resumen de tu ternura y el mar. Besitos

Alvaro Peña dijo...

que bonita coleccion de corazones