miércoles, 1 de julio de 2009

Sueños y ensoñaciones



Anochece. Es la hora en que sobre el mar riela la pálida luz de la luna y sobre el espíritu del que contempla su baile acuático desciende la serenidad, uno de los sentimientos más placenteros que puedan experimentarse.

La serenidad es un premio, una dádiva inestimable que nos trae la luz crepuscular.
Los barcos, amarrados a los norays del puerto, parecen mecerse al son de una dulce canción adormecedora que embruja el espíritu y suspende los sentidos en su maravillosa dulzura.


Una gaviota desciende para posarse en el agua y picotear golosamente los trozos de pan duro que algún paseante ha lanzado al mar para alimento de los peces.
El ave marina se convida con los mendrugos flotantes a la espera de que algún pez incauto se acerque y se ponga al alcance de su cretero y acerado pico, cuyo color amarillo nos revela que es gaviota adulta, con larga experiencia como pescadora.


Las oscuras arenas de las calas cercanas a Playa Negra reciben el embate rítmico de las olas.

Blancas espumas de mar ponen un volante de encaje fino al vestido azul de la mar.

Y cuando amanece...
cuando amanece, es el prodigio del agua cristalina,
es el milagro de los verdes y los azules en sutil mezcla.
es el horizonte infinito, acrecentando nuestro deseo de infinidad...

Y ya no hay sino un canto alegre, como de ave mañanera, al paisaje, a la luz, a la brisa y al mar.


Es entonces cuando descubrimos que no es lo mismo el sueño que la ensoñación.
Porque ante tanta belleza, la ensoñación es lo que nos llega para hacernos volar, en sus alas mágicas, al paraíso que todos podemos crear en nuestro interior.
Y podemos habitar en él, mediante el ensueño, que nos sirve como amigo leal y generoso.
Soñar con algo es desear ardientemente poseerlo.
En la ensoñación ya somos dueños espirituales de lo imaginado.









16 comentarios:

cabopá dijo...

La foto de la gaviota, es genial...Se nota,se nota que estás impregnada de azules,verdes, lunas y soles..Tú misma eres un Sol entre las nubes. Son fabulosas éstas entradas marineras..Besicos.

MiLaGroS dijo...

Muy bonito lo de la ensoñación.
Y las fotos ¡ que envidia!. Un b3so grande y felices y profundas vacaciones. milagros

Rosa Cáceres dijo...

CABOPÁ, las gaviotas son para mí difíciles de fptografíar, se van volando si te acercas, pero la bicha esa que he puesto pescó un montón de pececitos delante de mí.
Las gaviotas son bichos feroces, las he visto atacar a los gatos del puerto pesquero y robarles la comida que los pescadores les ponen jajaja...claro que los pescadores de aquí las cuidan a ellas también, es para morirse de risa, algunos parecen piratas o no sé qué y luego tienen el corazóncito de oro...
Eso de Sol entre nubes...me ha llegado al alma jajaja porque como buena Nefelibata, desde luego, doy paseos diarios por las blandas nubes rosadas del amanecer.

Rosa Cáceres dijo...

Milagros, la del nombre de prodigios, la de los versos sublimes, dime en qué soy objeto de envidia, que no puedo creer que hables en serio...¿Es por el poder de la imaginación, que me permite la ensoñación de paisajes y de historias que se desarrollan a mi antojo? ¡Ese poder lo tienes tú también! ¡Lo tenemos todos! Pero tú,precisamente tú, Milagros, eres dueña de la inspiración poética, y todos sabemos que no hay ser más libre mentalmente que el poeta, que además puede permitirse el lujo de trastocar el idioma y salirse de las normas establecidas en él por medio de los recursos y las licencias poéticas...¿Y no tendrá, entonces, el poder de salirse de la realidad o de embellecerla a su antojo?

Leticia dijo...

Preciosa entrada. Besos.

Marinel dijo...

Hola Rosa. Vengo a agradecerte tu visita a mi isla, y he quedado prendida a tus hermosas palabras e imágenes.
No, no es lo mismo sueño que ensoñación, como muy bien tú relatas...
Precioso lo que he visto y sentido con tus palabras.
Te enlazo,con tu permiso,para volver.
Un beso.

Mónica López Bordón dijo...

Hola Rosa,

muchas gracias por tu visita y por tu comentario, la firma me la regaló un poeta brasileño, y la verdad, me entusiasmó.

un fuerte abrazo
Mónica

preciosas las fotos de este "sueño y ensoñaciones"

tejedora dijo...

Hola, Rosa: Sé que tengo pendiente algo para ti, no lo olvido.
Preciosas tus fotos y letras. Acabo de sentir, de manera fugaz, nostalgia hacia el mar. Sé que este año no lo visitaré, pero tengo unas ganas inmensas.
Muchos besitos.

Amig@mi@ dijo...

Rosa, la gaviota es para NOTAZA.
Gracias por este reportaje tan maravilloso
Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Leticia, la del nombre que dice en lain ALEGRÍA, mucha, muchísimas gracias.
De cuantas cosas son preciosas, la más preciadad es la amistad.

Rosa Cáceres dijo...

Marinel, tu isla es deleitosa, visitarla es un placer, porque en ella crecen flores de sensibilidad que atraen mariposas de colores inimaginables...Gracias por acudir tú también a mi mundo de ensueños.

Rosa Cáceres dijo...

Mónica, me haces un honor con tu visita. Te agardezco mucho tu amabilidad.
Un abrazo.

Rosa Cáceres dijo...

Tejedora, qué alegría verte de nuevo...aunque no te vea más que en forma de gatito jajajaja.
Ya he visitado tu blog y me alivia verlo de nuevo activo. Eso significa que ya has ppasado el trago amargo.
Claro que me acuerdo de lo que me debes. En ascuas me tienes, perlica.
Oye, Sevilla está a un tiro de piedra de la mar Oceana, que diría Colón...no me digas...

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, estos días he hecho fotos preciosas, pero en el ordenador de la playa no se pueden descargar. Ya las mostraré.

Antiqva dijo...

Amiga, que seria de muchos sin las ensoñaciones...

Siempre pense que las cosas nunca sucedieron como realmente sucedieron sino como las recordamos en el mundo de nuestros ensueños...

Que inmensa felicidad poder evocar el mundo pasado a traves de las ensoñaciones... Bueno, y el presente, claro.

Recibe un abrazo, amiga

Rosa Cáceres dijo...

Antiqva. gracias por llamarme amiga, es denominación que honra.