martes, 14 de julio de 2009

Lucha entre el mar y el viento.


Cierta vez, cuando el paisaje de estas playas comenzó a formarse, hablaban la mar y el viento, discutiendo sobre sus poderes.
-¿Quién más poderoso que mis olas, que moldean la costa a mi antojo, desgastando rocas en los acantilados y formando arenales con la piedra molida por sus embates?
Respondió el viento.
- Yo soy más poderoso y te lo demostraré si es que quieres competir conmigo.



Así pues, como la mar aceptó el reto, ambos comenzaron a esforzarse para demostrar su poderío.
Escogieron para su lid las playas de Bolnuevo, allá en Mazarrón.

Batió la mar durante cinco mil novecientos días aquella costa, y al final del plazo marcado había conseguido formar una anchísima playa de finas arenas.
-Ahí tienes mi obra- le dijo orgullosa al viento.
Estaba la mar ufana de su logro y segura de que el viento no conseguiría superar aquel prodigio.
Pero el viento, sin desanimarse, sopló y sopló durante su turno de cinco mil novecientos días, sacando de su pecho toda la variedad de soplidos que poseía. Así, unas veces soplaba lebeche, otras levante, otras terral..., en fin, cada vez de una dirección diferente.
Igualmente, unas veces acariciaba y otras azotaba la montaña.
-Mira mi obra- dijo cuando transcurrió el plazo que le correspondía.
La mar quedó impresionada ante el arte escultórico de los vientos. Pero era tan hermosa la playa que había formado, en la que incluso habían crecido bosquecillos de eucaliptus, que no aceptó darse por vencida.
Recurrieron la mar y el vieno al sol, para que dictaminara, a modo de juez, cuál de ellos merecía la victoria en aquella competición.
-Ambas obras son igualmente hermosas- dijo solemnemente el astro- . Así pues, mi decisión es que reinéis en el Bolnuevo en igualdad, paz y armonía.
Y esa es la razón por la que el paisaje del Bolnuevo es tan original y fantástico.


SOS: he intentado hacer una entrada sonbre la tierra laguena, pero me ha quedado como anterior al Pescador y la estrella. No sé solucionarlo. Si alguien quiere leer lo de la láguena, tendrá que retroceder una entrada.










18 comentarios:

cabopá dijo...

¡¡¡Holaaaaaaaaa!! Acabo de llegar y he leído "Láguena" No te puedo ayudar. Me encantan las fotos y lo que sabes de tierras,mares y nubes..¡Claro que eres mi amiga! Besicos.

cabopá dijo...

¡¡¡¡Ohhhhhhhh!!!!Tienes el reloj en hora...Enhorabuena...Así que sé que estás ahí Besicos...Luego te leo.

cabopá dijo...

El diálogo que establece el mar y el viento es sencillamente precioso..Lo de los cinco mil novecientos días...¿Es verdad?...Vaya imaginción tienes y cómo haces hablar a los elementos..Tienes un poder excepcional...Ya quisieran muchos de los que escriben por ahí...Los domingos ya se ha convertido esto en una costumbre de hacer varios coment...Tenía ganas de hablar con una amiga...BESAZO.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, hola, hola ...y también ola, ola, olas del mar, jajaja
Estoy inmersa en la lectura de mi manuscrito de Isla Cueva Lobos. Lo abandoné hace meses y tengo que recuperar el hilo de la trama, que es histórico y de aventuras incluso policíacas. No me acordaba de lo que temía ya hecho.
Ahora estoy investigando el siglo XVI, época del marqués de los Vélez, y también asuntos de buceo y navegación...tengo tajo, porque además en verano la casa es un casino, unos vienen y otros van y yo soy la madre superiora de este convento, como comprenderás.
El reloj lo puse con tus instrucciones y mi capitana que pisó tierra unas horas y me ayudó un poco.

Cyd Charisse dijo...

Rosa. la verdad es que no había visto un relato más certero sobre esa maravilla que es la playa de Bolnuevo. Afortunadamente, por allí todavía se puede hablar de lucha entre los elementos de la naturaleza y no entre el mar y los bloques de cemento, que sería el tema de La Manga, por ejemplo.
En cuanto a que la casa está a tope y tú la madre superiora, aquí tienes a una homóloga tuya. Madre, pareja, hija, nieta, sobrinos y perro, todos son responsabilidad mía además de la casa, el jardín y el trabajo. Somos mujeres sandwich, es decir, el relleno del sandwich. Creo que así se nos define, aunque yo diría mejor que somos el chorizo del bocata, queda más castizo.
Un beso y feliz verano.

Rosa Cáceres dijo...

Cyd Charisse, veo que no tengo la exclusiva de la polivalencia femenina jajajajaja!!! Muchas veces me gustaría ser pulpo, por lo de las ocho patas, no por otra cosa jajaja
El Bolnuevo ha cambiado también mucho, hay una montaña alicatada de casas ya casi hasta la cumbre, pero algo se conserva, en especial las gradas, tan fantásticas.
Un beso

Eduardo dijo...

Para mi esta genial, realmente te introduces y es entretenida… no te aburre y no se vuelve monótono.
Mágico, creativo, nada mas que decir.

Cuídate, un abrazo

Eduardo dijo...

PD: Lindas imágenes

Lolami dijo...

Las fotografías son preciosas, buen trabajo hicieron el viento y la mar, según he leído ya no esta así, pues es una lastima, por que se empeñan en hacer casas rompiendo los maravillosos paisajes.

Un abrazo.

Beatriz dijo...

HABER LLEGADO HASTA TUS RINCONES ES UN VERDADERO PRIVILEGIO.
HERMOSO TRABAJO LITERARIO. USAR LOS ELEMENTOS DE LA NATURALEZA Y DARLES VIDA ES UN DESAFÍO PARA MANEJARLOS Y QUE MANTENGAN LA TENSIÓN EN EL RELATO. TÚ LO LLEGAS A CONSEGUIR Y EL TEXTO SE LLENA DE IMÁGENES PLENAS DE POESÍA.
ENHORABUENA

Rosa Cáceres dijo...

Eduardo, he visitado también tu blog y me encanta. Muchas gracias por pasar por aquí...que te pilla tan lejos.

Rosa Cáceres dijo...

Lolami, el paisaje sigue inalterado, excepto en esa montaña, algo alejada de lo que estás viendo. Esto de las gredas del Bolnuevo, por ahora, es intocable.
Antes llamábamos a ese paraje La ciudad encantada de Bolnuevo, pero, claro, el nombre de ciudad encantada ya tiene dueño, ahora se llama Gredas, porque es ese tipo de tierra, que emulsiona con el agua y es un champú natural bastante bueno.

Rosa Cáceres dijo...

Beatriz, muchas gracias por tu visita. Llegué a tu blog por azar, como suele suceder cuando se pasea por el espacio cibernético, y me gustó mucho. Lo digo sinceramente.
Un beso.

fonsilleda dijo...

Yo retrocederé y te enlazaré en mis blogs para no olvidarme de pasar por aquí.
Me ha gustado mucho el diálogo entre un viento y una mar concursando por hacer bellas sus tierras. Han quedado maravillosas, el sol ha sido justo.
Bicos.

Amig@mi@ dijo...

Qué maravilla!!
¿Y esas playas están en Mazarrón?
qué paisaje tan "lunático"
Un besote

Rosa Cáceres dijo...

Fonsilleda, muchas gracias.

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, este paisaje es mazarronero, y sólo os he puesto una parte de él, es grandioso.
te voy a poner en el blog los corazones hallados este verano jajaja

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, este paisaje es mazarronero, y sólo os he puesto una parte de él, es grandioso.
te voy a poner en el blog los corazones hallados este verano jajaja