miércoles, 8 de julio de 2009

Leyendas inventadas y marinas ingenuas. Pintando la poesía.


Cuenta una leyenda tan antigua como el más antiguo de los antecesores humanos, que el litoral de aquel remoto lugar se formó con convulsiones de cataclismo.


La tierra abrió sus entrañas y se desangró en torrentes de láguena violácea y de amarillas gredas.





Fue entonces cundo emergió de las aguas del mar, que parecían en ebullición -tal era la agitación que mostraban- un águila gigantesca, do corvo y acerado pico, dispuesta a destrozar a todo humano que pudiera encontrar, como si de gusanos se tratara. El águila había surgido de lo más profundo de la noche convulsa, una noche en que incluso la Luna- diosa celeste- se ocultaba temerosa envolviéndose en un manto negro como el pecado.



Dice la leyenda que al amanecer del día que siguió a aquella horrible noche, el sol, al frente de un ejército de nubes, blancas como las espumas del mar, presentó batalla a la tiniebla y consiguió vencerla.

Entonces, aquella terrible águila, engendro del caos, se transformó en un montículo de piedra que se hundió por su base en el mar.

Muchos siglos después, los pobladores prehistóricos se asentaron en ese cabezo con forma de águila, que consideraron sagrado.

Bueno, ahora mis marinas.

Mar, mar,

mar, mar, mar...

Sólo una palabra

y ya tiene sal.

(Yo soy la autora)


¿ A dónde irá ese barquito,

que surca la mar serena?

Unos dicen que a Almería,

otros que pá Cartagena.


(Copla popular)

Bueno, pues me han salido fatal los escaneos, pero fatal, fatal...
Al natural resultan mejor estos cuadritos.
Lo mejor que tienen es que son imágenes captadas por mí con mi cámara de fotos.

Aquí se ven mates, sin brillo. Pero lo tienen, naturalmente, es óleo.


La tercera marina no la he terminado del todo. Falta un detalle: las luces nocturnas en el horizonte.

































19 comentarios:

Lourdes dijo...

Me ha encantado la historia...
Si es que, claro, tiene que salir el rey Sol a poner paz, eh?
Las fotillos están chulas, aunque como tú dices, se ven un poquillo regular... Pero es que, claro, como al natural no hay nada...

Un beso, Rosa!

cabopá dijo...

La tierra "láguena" esta es una palabra de las que tengo en la alacena como interesante y guardada en un micro-re de "La tertulia" que un día de estos colgaré . Yo así tan campate me inventé un premio, el premio:"Láguena"...Fue un día visitando el museo de R.Gaya, hay unos tejados cubiertos de esa tierra,por cierto muy tipicos en el sur,sureste nuestro..Tus leyendas muy bien narradas,como siempre...Besicos...Y las fotos también....

Normis dijo...

Una historia magnifica , no sabes como disfruto estos relatos , y con esas fotos acompañando parece que viajaramos un poco ...otro regalo de la madre naturaleza ...
besitos y linda noche

Amig@mi@ dijo...

Qué venga el barquito a Almería
y, tú en él,
que te espero paciente en el puerto,
que te quiero conocer.
Besos

Rosa Cáceres dijo...

LOurdes, ya sé por qué no se ven bien: porque quedan separadas del cristal del escaner al ser de mayor tamaño. Veré si en foto de máquina quedan mejor.
La leyenda me costó sólamente el tiempo de teclearla. Es un tema manido, pero el cabezo del pico del Ágila, con los restos del poblado prehistórico están realmente allí.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, la casa de veraneo de mi familia, por cierto, el caserón enorme, para ser exactos, tiene rerrados de láguena, porque así recoge el agua de lluvia que va a parar a un aljibe. También hay pozo, pero ese me da pánico, de tan profundo que es. Antiguamente se echaba al pozo el cubo con la sandía y se dejaba allí colgando, sin meterlo al agua, claro. Salía como el hielo de fría.
Todos los años han de venir hombres con cargamentos de láguena a reponer la que se ha escurrido por los desagües y ha ido a parar a las tajeas. La apisonan cuidadosamente, y no hay goteras. Los techos de la casa son de pino del Canadá talladas, tan altos como los de una iglesia. Casa con tras puertas.
Yo tengo un duplex normalico, pero veo muchos montes de láguena por Puntabela.

Rosa Cáceres dijo...

Normis, si te gustan mis relatos, procura oír el de "memorias de lo imaginado", que lo puse en audio.
No sabía yo que podía escribir relato corto, lo mío es el largo recorrido jajaja

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, qué bonito lo que dices. ERs una coplilla marinera. Yo también quisiera conocerte a ti. Quién sabe...
Este mes de enero estuvimos en Almería, en el Hotel Torreluz...Ya conocíamos Almería, pero hacía mil años de eso.
¡Lo que disfrutamos! La Alcazaba, el Museo Arqueológico...Una gozada que estoy deseando repetir.

Alvaro Peña dijo...

Pues yo si les nto los brillos que te han salido muy bien. Especialmente me gusta la del barquito, además las acompañas con unas estrofas muy graciosas.

Eurídice-v dijo...

Bellísimo relato, eres una enamorada del mar….....las imágenes son muy ilustrativas también. Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Álvaro, muchas gracias. Lo bueno que tienen es que son paisajes vistos realmente por mí la semana pasada y que el soporte es madera de barco, magnífica, claro.

Rosa Cáceres dijo...

Eurídice, es un honor recibir tu visita.
Cuéntame algo de Infierno del cual fue a rescatarte tu amado Orfeo.
Tu nombre posee ecos clásicos, que me encantan. Mito y poesía en unión...y leyenda.

MiLaGroS dijo...

Muy lindo todo. Un abrazo. milagros

Tchi dijo...

Gracias Rosa por tus amables palabras y visita. Perdóname mis errores en la escritura. Delante de una maestra de literatura seguro que tendré oportunidad de perfeccionar el idioma que tanto aprecio,lo tuyo.

Vendré a visitarte con más tiempo.

He apreciado tus pinturas poéticas y, presupuesto, su contenido.

Un beso.

Hasta pronto.

Rosa Cáceres dijo...

Milagros, un saludo muy cordial.

**********

Tchi, yo si que estoy en inferioridad contigo respecto al idioma. Apenas sé nada del tuyo, aunque me encanta como suena. Intentaré refrescar lo poquito que estudié en la Carrera.

YO dijo...

hola amiga te envio un saludo con todo mi cariño visito poco por que estoy muy ocupada con los peques saludos

Graça dijo...

Rosa,

Agradeço-te as palavras que deixaste no meu blog.

Adorei chegar aqui... voltarei.

Un beso

Rosa Cáceres dijo...

YO, comprendo que el verano es el verano ¡qué agobio, Señor! Se pasa bien, pero entre el calor y los líos de la playa y demás...Muchas gracias por vistitarme a pesar de todo.

Rosa Cáceres dijo...

Graça, me encanta tu blog y lo digo sinceramente.
Me hace mucha ilusión que me hayas visitado tú también. Bienvenida.