viernes, 12 de junio de 2009

COPLILLAS AMOROSAS.LO MIsmo para hombra que para mujer. UN PAISAJE AMADO Y UN CUADRO POR MÍ PINTADO. COMPARANDO MAZARRÓN Y CABO DE PALOS

Empecemos por el paisaje anunciado. Son dos naves fenicias que se hallan a la entrada del Puerto de Mazarrón, pueblo que amo tanto como CABOPÁ a su Cabo de Palos.
Ambos son paisajes que se meten en el alma. CABOPÁ lo sabe.
Me necantaría que todos cuantos me visitan me dijeran cuál es el paisaje de su amor. SU particular PARAÍSO TERRENAL. Porque todos tenemos uno.


Y aquí está mi cuadro.
Y una reflexión a propósito:
Hay que clavarle el diente a lo bueno que nos ofrece la vida, saborearlo con fruición, como quien degusta una tajada de roja sandía (El melón de agua, dicen en Murcia) jugosa, fresca...Capaz de reconciliarte con la vida.
Uno de los placeres de la vida es el AMOR, de ahí que ahora os ofrezca unas cuantas coplillas amorosas, que he compuesto.
Leer coplillas, escribir coplillas, cantar coplillas, bailar coplillas amorosas...y siempre LA MULTICOLOR Y ALEGRE DICHA QUE LAS COSAS SENCILLAS NOS PUEDE DAR.

Que os guste, prendas.

Juguemos a una cosa: decidme la coplilla que os ha agradado.

14 comentarios:

Antonio Verdú Asís dijo...

A mí me encanta todo lo que haces Rosa, sería muy dificil decirte cual me gusta más. Mi paisaje favorito es de la Torre de la Horadada, pero también el urbano en general, depende para qué lo necesite en un determinado momento.

Arantza G. dijo...

Me gustan todas pero en particular la tercera.
Creo que con un beso se pueden decir muchas cosas.
A propósito, Un beso.

Rosa Cáceres dijo...

Bueno, bueno, bueno...Ya tengo dos respuestas a mi particular encuesta. Pero cada una responde a una de las dos preguntas que hago.
***********
Antonio Verdú, responde a la del paisaje.
Antonio solamente he estado en La Torre de la Horadada una vez, hace años. Recuerdo que me encantó. Y clao está que el paisaje urbano tiene un encanto que tú interpretas como nadie en tus lienzos. A mí también me encanta la ciudad.

**********
Arantza, gracias por hacer de jurado en este concurso coplero jajaja.
Qué frase de despedida más oportuna e ingeniosa.
Otro beso para tí, bonica.

Annabel M. Z. dijo...

Me gusta el cuadro y entre las coplillas me quedo con las mareas y la libertad plegada. :)))

Gracias por venir a mi blog, Rosa.
Un abrazo.

(el título El sabor de las cerezas es por la película de Abbas Kiarostami, si no la has visto te la recomiendo).

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Querida Rosa, me han dicho que te envídia la primavera, que no hay rosal ni estrella, que no te adore. Así me ocurre a mi que, cada vez que me escribes, me siento más poeta, gracias amiga, mil besos.

Rosa Cáceres dijo...

Annabel, muchas gracias por devolverme la visita. He vuelto a deleitarme con tus poemas esta tarde.

cabopá dijo...

¡ay Rosa!LLevo ya dos semanas comiendo "melón de agua", me encanta...cuando era pequeña mi abuelo al cortarlo siempre decía: el corazón para ti,ahora no ha mucha diferencia de sabores pero yo guardo el recuerdo del corzón de la sandía como un bocado exquisito.
Mi paisaje es cualquier "horizonte que tenga mar"...o una postal de Madrid, o una foto encimica del Puente Viejo o de los Peligros...o muy particularmente un paisaje visto desde la ventanilla de un tren atravesando la Mancha, con toda la gama de colores de cualquier estación del año...
Y las coplillas me gustan por que suenan a caricias,todas...¡Ah y de Mazarrón me gustan las playas grandes que hay cerca del Alamillo..creo que una se llama la de las piedras ¿no?..hay o había una casa "roja"como un oasis habitado.Hace tiempo que no voy por ahí.Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

Carlos Gargallo, poeta insigne, me abruman tus palabras, que no podían sino provenir de un auténtico dominador de la poesía. Ojalá fuera cierto lo que dices, y ojalá alguna vez vea esa palabras escritas de tu puño y letra.
No todo el mundo puede presumir de tener conocidos así.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, doña Cabopá, como decía Arantza, ¿conoces el refrán que dice que de lo que se come se cría? A mí también me vuelve loca el corazón del melón de agua ¡es lo mejor! Espero que las dos hayamos "críado" un corazón dulce, dulce, delicioso, como el del melón de agua.
Hoy lo he tomado por primera vez esta temporada.
.........
Coincido contigo en el paisaje de mar y en el manchego...he vivido seis años en La Mancha y eso imprime carácter.
Adoro el paisaje urbano de Murcia, pero ya no lo disfruto. Voy a Murcia poquísimo, como no tengo ya a nadie allí...
::::::::::
La playa que dices es, creo, la del Rihuete, o quizás playa Negra...Hay 35 kms de costa en el Puerto de Mazarrón, sin contar las playas de Isla Plana, San Ginés, la Azohía, que son ya de Cartagena pero sentimos como de Mazarrón, porque están a este lado de las montañas de cabo Tiñoso.

Ramón de Mielina dijo...

Hacía tanto que no oía la palabra "prenda" así utilizada... me trae muy buenos recuerdos... ¡¡gracias por tu visita, me apunto tu blog!!

Rosa Cáceres dijo...

Ramón, muchas gracias por tu vista. Ya ves, utilizo un léxico del todo anticuado jajaja..

YO dijo...

QUE BONITA FOTO DE LOS BARCOS FENICIOS DE PUERTO LA SEMANA PASADA MI HIJA TUVO LA SEMANA CULTURA ROMANA Y FENICIA BESOS

Rosa Cáceres dijo...

BYo, me ha encantado ver en tu blog la foto del barco fenicio de tu niña. Encantadora dulzura infantil.
desde luego, los barcos fenicios de esta rotonda son una maravilla.

Cyd Charisse dijo...

Rosa, me gusta sobre todo la última coplilla, ese sentimiento de que vale la pena perder la libertad por el amor de una persona.
En cuanto al paisaje, hay muchos, claro, pero a mí especialmente me llega al alma el amanecer en el Mar Menor. Cuando llega el verano me gusta coger la bicicleta en el momento en el que amanece por encima de los balnearios de La Ribera y voy recorriendo todo el paseo marítimo de Lo Pagán hasta llegar a las Encañizadas, ese punto donde se unen el Mar Menor y el Mediterráneo. Te aseguro que la luz del amanecer es única aquí, Rosa.Los árabes llamaron a Murcia el Serenísimo Reino de la Luz y en esos momentos comprendo por qué.
Besos mil en esta madrugada del domingo.