sábado, 6 de junio de 2009

SIxto, con rumor de olas rompientes. Segunda entrega de ilustraciones. DE MI CUADERNO DE SUEÑOS

Unas pocas líneas para presentar la segunda entrega de dibujos para mi novela.
En Mazarrón había en esos tiempos mujeres que iban con su cesto al brazo vendiendo pomos de jazmines que ellas habían unido primorosamente, para adornar el pelo o el escote.
Santa con dos pomos.


La procesión de la Virgen del Carmen: Sixto tiene el honor de ser uno de los portadores del trono. Santa y los padres del joven lobo de mar lo contemplan con orgullo y emoción.
Las tres palmeras,lugar predilecto de la pareja . Y el mío también, desde siempre.

En el pueblo había un perro (hace poco) muy especial. LO quise recordar en este episodio, por eso lo he situado en aquellos años. Yo misma tengo fotos con él.
Era un romántico, se sentaba a contemplar el mar como si fuera un poeta. Libre, sin amo, era a la vez el perro de todos. Nadie lo rechazaba, se le permitía entrar a tiendas, bares, casas y hasta a la iglesia. Por cierto, el Rubio acudía diariamente a misa, se ponía al final de la iglesia, se echaba si había que arrodillarse, se ponía en pie si había que estar así, y en la comunión acudía al presbiterio y se situaba al lado del sacerdote como si fuera el monaguillo. No lo echaban de allí, en ese pueblo he conocido más casos de perros cuidados por todos. Al Rubio había gente voluntaria que lo llevaba al veterinario anualmente y se ocupaba de su salud.
Esto que cuento es rigurosamente verídico. Lo he redactado en el color del pelaje del Rubio en cuestión.


Santa hace reposo durante su embarazo, por prescripción médica.





Continuará.
Porque aunque parezca una exageración, tengo aún más dibujos sobre esta novela. Sin contar con las fotos de la casa y los lugares que menciono...y hasta de los personajes.








6 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Sigo preguntándome de dónde sacas tiempo para tanta cosa.
Yo creo que tus días son más largos que los del resto de los mortales.;)
jaja
Besosss
¡Eres genial!

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, estas cosas son mi descanso. Además soy capaz de dibujar- casi sin mirar el papel- mientras veo una película, por ejemplo.
Soy famosa en Claustros, COCOPES y COnsejos Escolares porque saco folios y folios de abigarrados diseños, y de vez en cundo meto baza, que me entero de todo.

Charo dijo...

Preciosos dibujos y hermosa descripción!
Me ha llamado poderosamente la atención, la historia del perro...
Lo que voy a relatar, es verídico, yo tuve una perra que todos los domingos, al toque de las campanas que anunciaban la misa, se acercaba hasta el pórtico de la iglesia, en una esquina se quedaba tumbada hasta que terminaba la misa.
Cala era su nombre, de raza Pastor Alemán, noble como nadie, pero al repique de la primera campana, te abandonaba...sabiendo donde se hallaba.
Bueno perdón, que esto en vez de comentario, parece un texto, jajaja!!

Hermoso fin de semana.

Un abrazo

Rosa Cáceres dijo...

Charo, muchas gracias por la historia que compartes conmigo. Ciertamente, los animales nos dan motivos la ternura. Me ha encantado que añadas ese comentario con argumento porque refuerza la veracidad del mío. Podría narrar otros casos también muy curiosos de perros que parecen tener alma. Creo que fue Juan XXIII el que sostuvo que así era en muchos casos. Algo he leído sobre ese tema y es para reflexionar, creo.

cabopá dijo...

¡¡¡Lo estoy leyendo!!! Me gusta y llevo poquito todavía...soy lentica, que se le va a hacer... Te adelanto es magnifico; cómo me gustan tus dibujos.Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, ¡Me he librado, jajaja! Pasaré el día en casa. Voy a desobedecerte y voy a publicar una cosilla en este blog. Co todo cariño.