jueves, 18 de junio de 2009

Rincones de mi casa de playa. Cuadros, y coplillas.

Las caracolas.
Tu voz cuando tú me llamas
es como las caracolas,
lleva dentro todo el mar
y acuna como las olas.

El abanico abierto
Tienes miradas de miel
y palabritas melosas.
Acércate que te diga
al oído un par de cosas,
que detrás del abanico
que en la mano llevo abierto
te tengo guardado un beso.
Ven y verás como es cierto.



Estos tres acrílicos, enmarcados en blanco, juegan con los tonos rojos, predominantes, cortejados por otros tonos rotundos y simpre planos.
Son algunos de mis cuadros, pintados para la casa de playa. Espero que os gusten.

14 comentarios:

Arantza G. dijo...

Uno de ellos me recuerda la imagen de Lola Flores...
Una casa con colorido; muy bonita sin duda.
Un beso lleno de cariño.

Rosario dijo...

Te felicito es hermoso todo lo que nos muestras.
Una casa llena de vida con colorido como a mi me gusta
Un besito Rosario

Amig@mi@ dijo...

Qué alegría de casa y de pinturas, amiga. Los cuadros son geniales, llenos de color y expresión
un besazo

cabopá dijo...

Muy original la composición floral con caracolas y caparazones de erizo.....muy bonicas las coplillas llenas de sal y mar. El abanico,que nuestro. ¡Cómo alivia la caló! Y si detrás hay un beso y una flor...Besicos Rosa...

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, me salió la Lola, es verdad, y el caso es que en principio iba a ser una cosa más ambigua, pero empecé a ponerle pendientes y el caracolillo y ¡Voilà!
No está mal, Mazarrón es el sur, con el cante de las minas de La Unión a un tiro de piedra...¡ole!

Rosa Cáceres dijo...

Rosario, mi querida amiga extremeña, llamándome de apellido Cáceres me siento un poquito hermanada contigo, aunque sea muy tangencialmente. Ya sé que Mérida está en Badajoz, pero te contaré como reminiscencia que cuando yo era una escolar, siempre mi compañera -fuera la que fuera- los profesores la llamaban "Badajoz", y si nos pillaban hablando la reconvención era: ¡Cáceres y Badajoz!

Rosa Cáceres dijo...

Amig@mí@, desde luego es una casa muy alegre y muy acogedora. Lo de las pinturas ya es aparte. Las dos casas están tapizadas jajaja.
Un día mostraré el patio de detrás y mi enorme colección de pedruscos de mar, de caracolas, estrellas de mar y de todo...
Los colores son deliberadamente chillones. En la ciudad me modero jajaja

Rosa Cáceres dijo...

Ay Maricarmen, por otro nombre, Cabopá, las coplillas las improvisé al teclado cuando vine del instituto. Me encontré con invitados a comer imprevistos y salí pitando a comprar para una mariscada, luego escribí lo que me pareció después de colgar las fotos.

MiLaGroS dijo...

Muy simpáticas las coplas y los cuadros. Un abrazo. milagros

Soledad Sánchez M. dijo...

Unas coplas muy buenas... y unos cuadros muy bonitos.

¡Qué suerte tener casita en la playa, Rosa!

¡A disfrutarla!

Un beso.

Soledad.

Rosa Cáceres dijo...

Milagros, tú tienes nombre
de bendición prodigiosa.
¿Quién no ha pedido un milagro
en esta vida azarosa?

Rosa Cáceres dijo...

Soledad, tú tienes nombre
de la mejor compañía,
que en soledad suele el alma
hallar su rumbo en la vida.

Bueno, me he propuesto hoy repentizaros a todos una respuesta en coplilla.
Los mediterráneos somos muy de playa. Yo creo que algunos tenemos gotas de agua de mar en la sangre.

Alvaro Peña dijo...

Que bonitos y frescos que se ven estos cuadros, Me gusta como te ha quedado todo el conjunto, pero el de la cara es espectacular

Rosa Cáceres dijo...

Álvaro, que te gusten a ti es para mí una satisfacción, porque tú eres un maestro del dibujo y la pintura.