jueves, 11 de junio de 2009

un renacido optimismo, marcapáginas y una coplilla dedicada a los que suelen cocinar y además están enamorados, para que se la canten a su amor.


Recordemos que todos los días amanece; eso significa que todos los días sale el sol, no importa si alguna nube nos lo oculta: el sol está ahí.

Este marcapáginas contiene una cancioncilla que solía cantar mi padre, hombre extremadamente optimista y amante de la naturaleza, para que recobráramos la alegría después de un disgusto.
*****************
Eso me lleva a la siguiente reflexión:
Un ave es feliz simplemente por vivir al sol.
Y al siguiente propósito:
Intentemos cantar a pesar de los pesares.
***************************
No digas que porque canto
tengo el corazón alegre.
que soy como el pajarillo
que si no canta se muere.
*********************************
Así dice la canción popular ¿no?


Un salero de cocina decorado por mí, que tengo que personalizarlo todo, no lo puedo remediar...
Para ilustrar el tema.
*********************
Y una coplilla(mía también) para los cocineros enamorados.
****************
****************
Cuando yo esté cocinando,
no vengas por la cocina,
que de sal que tu derramas
el guiso se me arruína.
**********
**********
Una variante:
Cuando yo esté cocinando
no pases a la cocina
que de la sal que tú tienes
la comida se arruína.
**************
Si ves que estoy cocinando
no te arrimes a mi lado
que cuando estás a mi vera
me sale todo salado.
*****************
Aviso: podría encontrar una docena de variantes, así es que, por no cansar, lo dejo.
Espero que os haya gustado.

15 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Pero... Habrá algo a lo que no le hayas puesto la puntilla???
jaja
Hasta a ún salero le das "tu toque"
Besos

Rosa Cáceres dijo...

Sí, Sí, Sí, AMIGA. Me encanta que mis cosas tengan mi impronta. Ya ves: bordar una flor en una blusa, darle un par de brochazos con estilo a un vaso, a un jarrón...Si ya sabes que pinto hasta las piedras. No puedo evitarlo, no soporto las cosas hechas en serie ¡Viva la artesanía!

angel almela dijo...

Rosa, unir la espontaneidad y la impronta es, para mi, un factor de "buena gente".
SOMOS EL TIEMPO
Somos el tiempo

Soledad Sánchez M. dijo...

Rosa, eres mágica. Me has alegrado la tarde.

Un beso inmenso, amiga.

Soledad.

Rosa Cáceres dijo...

Ángel, qué cosa bonita m dices..."buena gente". Con ser eso de verdad me conformaría, no pediría nada más. Porque tú sabes que ser bueno es lo único que importa. La bondad aporta paz interior, la paz es el germen de la felicidad.
Muchas gracias por tus palabras.

Rosa Cáceres dijo...

Soledad, tú me elevas a la categoría de "mágica". Qué más quisiera yo que serlo, porque entonces no pararía de hacer magia a mi alrededor para que el mundo fuese más habitable.
Pero si te hje alegrado, me alegro yo también.

Clares dijo...

Pues me ha encantado, y me los aprendo para decírselos a mi marido, que es un poco soso, pero por halagarlo.
El marcapáginas me lo imprimo. Gracias.

Arantza G. dijo...

Me encanta.
Estar contigo tiene que ser una gozada; tan alegre, que maravilla.
Un beso

ONE dijo...

Como siempre una entrada inspiradora... ¡Quién fuese pájaro para poder salir volando!¡Huir de los problemas en el nido de la familia!

UN BESAZO!

Rosa Cáceres dijo...

Clares, preciosa, ¿y qué me dices del salero de cocina, que lleva la Virgen de la Fuensanta? Eso te toca muy de cerca ¿no?
A los maridos hay que animarlos, piropearlos, valorarlos, interesarlos, fascinarlos y seducirlos todos los días. Si no lo hacemos le quitamos la mayor parte de la diversión al matrimonio jajaja...
Así es que ya pondré otras coplillas de estas. O si me animo y tal y tal y tal...publico mis poemas serios, amoroos, que no me atrevo...

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, mira que si nos conocemos alguna vez y te caigo fatal... jajaja. Todo podría ser porque mi familia materna (la poca que tengo) es de Vitoria, y viven allí jejeje. Yo no conozco aquella ciudad, porque las veces que nos hemos reunido ha sido en Madrid o en Cartagena. Como vaya alguna vez te busco, por estas, que eres una amiga muy dulce.

Rosa Cáceres dijo...

ONE, no hay UNO como tú. Te quiero un montón. Tú bien lo sabes. El nido de la familia...me gusa la expresión, es cálida y acogedora.
Un beso, malandrín.

Arantza G. dijo...

En el Centro de Vitoria; por favor, avísame cuando vengas.
Estaré encantada de conocerte.
Besos

cabopá dijo...

El marcapáginas es "extraordinariamente" bonico.Las coplillas dulces y populares como las de buen gusto...Eres un cielo le sacas partido a cualquier cosa...Me reitero (No encontraba un adjetivo más largo)Lo de los maridos que dice la amiga Clares me lo apunto...Y por favor decídete a lo de los poemas, seguro que es un éxito. Besicos...

Rosa Cáceres dijo...

Cabopá, lo de los poemas no...que soy pudorosa con las cosas así...Yo tengo que distanciarme, y entonces soy capaz de decir lo que sea, pero la poesía lírica...es demasiado personal.
Seguiré con las coplillas.
Tú si que has puesto hoy un poema amoroso. Me ha encantado. Y lo del pastel de manzana, a través de Fuensanta...tentador para una golosa como yo. Besicos.