martes, 2 de junio de 2009

Diario de una profesora experimentada. Los alumnos también conceden Diplomas

Vengo del Instituto más alegre que unas pascuas.
La razón es que los alumnos de 2º de Bachillerato de Ciencias me han concedido un diploma. La verdad es que me lo concedieron este pasado viernes, en su fiesta de graduación, pero yo no asistí, ya que este año no son alumnos míos, aunque sí lo fueron el curso pasado.
Me han buscado y...aquí está:
DIPLOMA A LA MÁS NEFELIBATA
Imposible sería hallar un título que me agradara tanto. Soy Nefelibata de la cabeza a los pies, de toda la vida, y a esa cualidad debo mucha parte de la felicidad que me es dado disfrutar.
Recordaré, por si alguien lo ha olvidado, que nefelibata es la persona que vive en las nubes, en su mundo personal de imaginación, elevándose sobre el realismo prosaico.
Aristófanes, en su obra "Las nubes", elogiaba su eterna fluencia. También yo creo que debemos fluir con los avatares de la vida.
Estoy orgullosa de que los alumnos me recuerden con afecto y recuerden lo que significa el término nefelibata. Para mí es fundamental poseer un léxico rico y preciso.


Este es el otro diploma que he obtenido en este curso.
Es un Diploma de Honor, que me concede el IES "El Palmeral", por ser la titular del Concurso de Ex Libris Rosa Cáceres, que va ya por su séptima edición.

Así pues, Diploma para una pasión :los libros, y Diploma para una característica personal: la ilusión y el ensueño.

Desde aquí: ¡Suerte en la Selectividad, muchachos!






18 comentarios:

Alvaro Peña dijo...

Da gusto que tus alumnos te recuerden y además que te recuerden bien. Creo que a mi tambien me hubiera gustado haber tenido una profesora como tu. Seguro que te llevaste una gran sorpresa cuando viste ese diploma, no es fácil que los alumnos se acuerden con agrado de una profesora, lo normal es lo contrario. Te lo mereces

Susy dijo...

Yo tengo una hija que es... nefelibata,jajaja,gracias por darle un nombre a lo que yo no sabia describir.
Nunca te acostarás sin saber una cosa más.Gracias de nuevo ¡¡Ah!! y enhorabuena.
Besos

Soledad Sánchez M. dijo...

Enhorabuena, Nefelibata declarada y confesa... ¡cuánta falta nos hacen muchas, muchas, más!

Un beso.

Soledad.

Amig@mi@ dijo...

Enhorabuena!!!
hoy estarás que no entras por la pantalla y con todo el motivo del mundo
Besos

Rosa Cáceres dijo...

Álvaro, es que los alumnos se lo pasan bien conmigo, como yo con ellos, porque pongo tanta pasión en explicar la Literatura y la Lengua que recito, dramatizo y les arrastro a lo mismo, jajaja. Si supieras que un grupo me ha regalado la espada laser de la Guerra de las Galaxias...El caso es que no se dan cuenta de que les amplío la materia y les enseño palabras rarísimas.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Debe haber sido un momento especial.

Rosa Cáceres dijo...

Susy, auguro una vida muy feliz a tu hija. Poder escapar con la imaginación es poder volar, poder vivir mil vidas diferentes, en épocas y lugares lejanos que YA no serán jamás desconocidos para ti.
Yo estoy que recrujo de gusto de ser Nefelibata.

Rosa Cáceres dijo...

Soledad, estoy muy contenta porque...¡He terminado de corregir las pruebas de imprenta definitivas! ¡Mañana las envío al Editor! ¡Ah, qué descanso...! Ahora a por la montaña de exámenes.
Muchas veces hablamos de Aristófanes mi compañero de Griego y yo...
Nefelibata confesa y- como dice otro compañero- contumaz.

Rosa Cáceres dijo...

¡Ay, Amig@! Cómo lo sabes...Esas criaturicas, que son de Ciencias, oye, no son de Letras...Aunque me han dicho que el grupo de Letras, aunque no hizo Diplomas, me dio las gracias por haberlos hecho entusiasmarse con la Literatura. Es lo del Carpe Diem, que no me canso de inculcárselo.

Rosa Cáceres dijo...

ILlán, sí que fue un momento especial, de esos que tú tienes que haber experimentado hace poco con los niños que fueron a tu cursillo de Literatura fantástica. Me imagino que te mirarían como a un dios mitológico, como a Nébulos.

Arantza G. dijo...

Que bonito ser reconocida, admirada y querida por los alumnos, eso es algo para no olvidar jamás.
Muy bello detalle.
Un beso y felicidades.

Rosa Cáceres dijo...

Arantza, muchas gracias. Es verdad que la labor del profesor suele ser reconocida por los alumnos que han pasado por su aula, pero también hay momentos duros. Yo a esos chicos del Diploma lwes di clase el curso pasado, este curso no. Si les hubiera dado, seguro que más de uno estaría descontento con las notas y culpándome de mil cosas.

cabopá dijo...

Es tardissssssimo pero te diré algo, "no tan en las nubes a tenor de tus seguidores que aumentan día tras día" Enhorabuena amiga....¡hasta mañana! Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá,bonica ¿como llevas el rumor de las olas?

tejedora dijo...

Cosas como estas engrandecen, ¿verdad, Rosa? Recuerdo que lo escribí una vez por aquí, y lo escribo nuevamente: me hubiese gustado ser alumna tuya. Aisss, la distancia.
En es instituto, al menos, en los cursos que estaba, también teníamos bonitos detalles con los profesores.

Besos, guapa.

Rosa Cáceres dijo...

Gracias, Tejedora. Me imagino que de ser mi alumna, serías de las de Sobresaliente, o mejor, de las de Matrícula de Honor.

Antonio Verdú Asís dijo...

Enhorabuena Rosa por el diploma, todo eso que te ocurre tiene que ser una gozada. Creo que, efectivamente, eres soñadora, pero evidentemente no estás en las nubes, pisas la tierra en firme.

Rosa Cáceres dijo...

Antonio, si de poetas y de loscos todos tenemos un poco, es porque de soñadores también tenemos alguna porción. Y es la mejor. No renunciaré a ella.