lunes, 10 de agosto de 2009

Amanece


Amanece,
el sol refulge
con la primera sonrisa,
que dedica al
nuevo día.
¿Y en mi vida?
¿Ha amanecido
o es de noche
todavía?
Yo quisiera
sonreír,
brillar con nueva
alegría,
como brilla el sol
que nace,
cuando la mar ilumina.

14 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Vaya!!! si que hacia tiempo que no me pasaba.
precioso
besitos y mucho amor, (no pasarme no quiere decir que no me acuerde)
je

Flor dijo...

Rosa, nombre de una flor bella que siempre se despierta al amanecer para que todos la miremos y ella se sentiendo bella deja exhalar su perfume que hace con que la noche se vuelva dia y que él dia nos traiga alegria y quedemos brillando todos e todas con la luz de ese sol que él tuyo, querida Rosa.
Vés ? ya estás sonreindo?!

Besitos
Flor

Rosa Cáceres dijo...

sedemiuqse, qué sorpresa. te creía perdida por esos mundos poéticos a los que los simples narradores no podemos ascender jajaja
Acabo de dejar el bolígrafo (me encanta escribir a mano) después de toda una mañana con mi novela, pues el tiempo está ventoso e incluso ha caído un chaparrón y no hemos ido a la playa. Pero el calor sigue siendo infernal. Claro que ya voy por la página 1042. Me salen unos novelones que...

Rosa Cáceres dijo...

Flor, es cierto, me has hecho sonreír.
Aciertas en que, como la rosa,el amanecer es la hora en que comienzo el día. Me parece que a esa hora todo se estrena y las ilusiones encuentran un aire más puro para respirar y despertar dentro de los corazones.
Hoy había unas nubes bellísimas en el cielo, apenas iluminadas por los primeros albores del día aún naciente.
No envidio a quienes duermen insensibles a tanta belleza, porque no la saborean y no se alimentan de ella.

MiLaGroS dijo...

Precioso Rosa. Brillar como en sol en la mar. Un brillo en movimiento. Querer dicen que es poder pero a veces cuesta.¿ verdad?. Un beso y que consigas lo que quieres.

Rosa Cáceres dijo...

MiLaGroS, muchas gracias. Que cuesta mucho es innegable, pero hay que intentar brillar un poquito, porque si cada uno no encendiera su pequeña luz, el mundo se cubriría de tinieblas.

Amig@mi@ dijo...

Uno de los mayores placeres que existen captado por tu cámara y bañado en bellas palabras...
Un abrazo

anna dijo...

Bello poema, a veces es verdad no sabemos en que momento estamos, pero si es placentero que mas da, verdad??

Mil besos.

Rosa Cáceres dijo...

Amig@, la mañana en que hice esta foto me pareció que estrenaba el mundo.

Rosa Cáceres dijo...

anna, placer y dolor se alternan en toda vida humana. Hay que saber beber el vino dulce y el vino amargo. Sin embargo, a veces ocurre que nos desubicamos, que no sabemos encontrar nuestro lugar, aquel en que somos realmente nosotros mismos.
Gracias por tus palabras, las estimo en mucho.

cabopá dijo...

Rosa, hago tus palabras, las de este poema......MIAS La de veces que digo hay que sonreir ¡¡Qué sale el sol todos los días!!!....Bueno llevo un poco de retraso...Enfín hoy tu amaneces yo atardezco ja,ja,ja, Un día deberíamos hacer un blog "juntas"...Besicos.

Rosa Cáceres dijo...

cabopá, te hacía en viaje de turismo jajaja
Ahora está chispeando un poco, he salido al jardín a recibir esas gotas de lluvia, que aquí casi son una rareza exótica.
Hace poco vi que Ángeles de Irisarri y Magdalena Lasala, dos de las novelistas que más admiro, habían publicado una novela escrita entre las dos, sobre mujeres judías, arabes y cristianas en la época medieval en España. No sabes las veces que he intentado líar a alguien para que escriba a medias una novela conmigo, pero me dejan la tarea a mí jajaja
Claro que un blog, es otra cosa. Has tenido una idea ¿Cómo lo llamaríamos? jajaja: ¿DE Cabopalos a Mazarrón?

TriniReina dijo...

Será por esto que dices, que me gustan tanto los amaneceres. Porque son como un resucitar diario. Resucitar a la esperanza.

Saludos

Rosa Cáceres dijo...

Trini. No soy la única que siente el embrujo de esa hora naciente.
Igual que renece la luz, renace en cierto modo el optimismo.